Sinapsis eléctrica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Una sinapsis eléctrica es el tipo de sinapsis en la que la transmisión entre la primera neurona y la segunda neurona no se produce por la secreción de un neurotransmisor, como sucede en las sinapsis químicas, sino por el paso de iones de una célula a otra a través de «uniones gap». Las uniones gap son pequeños canales formados por el acoplamiento de complejos proteicos, basados en proteínas llamadas conexinas, en células estrechamente adheridas. Cada neurona aportan 6 conexinas y a su vez forman un canal por donde circula agua que es una vía de conexión.

Las neuronas participantes en sinapsis eléctrica están separadas por apenas 3.5 nm, mucho más cercanas que los 20 a 40 nanómetros que separan a las células durante sinapsis química. Las zonas contiguas de las neuronas se comunican por canales proteicos llamados conexones, formados por un anillo de proteínas integradas en la membrana llamadas conexinas; se trata de uniones gap de un tipo particular. Los iones pueden así moverse del citoplasma de una neurona a la contigua, transmitiendo directamente el potencial de acción, sin necesidad de un neurotransmisor que provoque el potencial en la segunda célula al ser alcanzados por el que recorre la primera.

Este tipo de sinapsis está presente en invertebrados y en vertebrados inferiores, aunque también se lo identificó en ciertas zonas del cerebro de mamíferos. En el cuerpo humano, esta sinapsis se observan en la retina, donde las señales nerviosas mantienen contracciones musculares firmes y rítmicas.

Las sinapsis eléctricas tienen tres ventajas muy importantes:

  1. La sinapsis eléctrica posee una transmisión bidireccional de los potenciales de acción, en cambio la sinapsis química solo posee la comunicación correccional.
  2. En la sinapsis eléctrica hay una sincronización en la actividad neuronal, lo cual hace posible una acción coordinada entre ellas.
  3. La comunicación es más rápida en la sinapsis eléctrica que en la química, debido a que los potenciales de acción pasan a través del canal proteico directamente sin necesidad de la liberación de los neurotransmisores.