Sepulcro de Beatriz de Portugal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Detalle del sepulcro de la reina Beatriz de Portugal en el Convento del Sancti Spiritus, Toro, Zamora

Sepulcro de Beatriz de Portugal. Sepulcro en el que reposan los restos de la reina Beatriz de Portugal, reina consorte de Castilla y esposa del rey Juan I de Castilla.

El sepulcro se encuentra colocado en el coro de la iglesia del monasterio de Sancti Spiritus el Real de Toro, y está realizado en alabastro.

Historia[editar]

La reina Beatriz de Portugal, esposa del rey Juan I de Castilla, se retiró a Toro tras la tregua de 1411. Falleció hacia el año 1420. Cerca del sepulcro de la reina Beatriz de Portugal están las tumbas de Leonor Sánchez de Castilla, priora del monasterio de Sancti Spiritus y nieta de Alfonso XI de Castilla, y la tumba de Teresa Gil, fundadora del monasterio.

Descripción[editar]

El sepulcro de Beatriz de Portugal se encuentra colocado en el coro de la iglesia del monasterio de Sancti Spiritus de Toro, y está realizado en alabastro, y aún conserva abundantes restos de su policromía original.[1]​ Sobre el sepulcro está colocada la estatua yacente que representa a la reina Beatriz de Portugal.

El sepulcro es rectangular y está soportado por un zócalo donde aparecen diez leones que devoran o retienen en sus garras a diferentes animales. aunque dichos leones alternan con clípeos que muestran el escudo del reino de Portugal.

Sobre el zócalo está situada el arca sepulcral, que está decorada con diferentes relieves en todos sus lados. En el frontal del sepulcro aparece representado el Calvario entre dos ángeles. En el lateral izquierdo, alojados en diferentes hornacinas, aparecen seis santos dominicos, entre los que se cuentan San Luis Beltrán, San Pedro de Verona, Santo Tomás de Aquino, San Jacinto de Polonia, San Raimundo de Peñafort y Santa Catalina de Siena, falnqueados por las imágenes de San Pedro y San Pablo.

En el frontal del sepulcro correspondiente a los pies de la difunta aparece representada la Anunciación, y sobre el búcaro de azucenas aparece una pequeña mandorla con la representación del Padre Eterno. El lateral derecho del sepulcro está ocupado por una lápida que representa a la priora Leonor Sánchez de Castilla, nieta de Alfonso XI, de cuerpo entero, vestida con los hábitos de la Orden de los Dominicos y tocada con velo y corona real.

Sobre el sepulcro está colocada la estatua yacente que representa a la reina Beatriz de Portugal. La cabeza de la reina Beatriz aparece apoyada sobre almohadones, viste una amplia saya y manto real, y la cabeza está cubierta con una toca de rico brocado. Las manos de la reina están enlazadas sobre el pecho y sostiene un libro abierto y un rosario, y calza chapines a la moda de la época. Dos ángeles, apoyados en los extremos del almohadón superior, sostienen la corona real sobre la cabeza de la difunta.

Numerosos expertos consideran que el autor del sepulcro fue el mismo que talló el del arzobispo de Sevilla Diego de Anaya, fallecido en 1437, y cuyo sepulcro se encuentra en la capilla de San Bartolomé de la Catedral Vieja de Salamanca.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Elorza, 1990, p. 65.
  2. Puente, 2005, p. 44.

Bibliografía[editar]

  • Elorza, Juan C.; Lourdes Vaquero, Belén Castillo, Marta Negro (1990). Junta de Castilla y León. Consejería de Cultura y Bienestar Social, ed. El Panteón Real de las Huelgas de Burgos. Los enterramientos de los reyes de León y de Castilla (2ª edición). León: Editorial Evergráficas S.A. ISBN 84-241-9999-5. 
  • Puente, Ricardo (2005). Toro, guía artística y monumental (1ª edición). León: Editorial Albanega. ISBN 84-933601-1-2.