Seguridad privada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La seguridad privada es la que prestan las empresas de servicios de seguridad con objeto de proteger el conjunto de bienes y derechos para los que han sido contratadas. Estos intereses protegidos suelen tener naturaleza privada: edificios, almacenes, hogares, terrenos, etc.

Son servicios que suelen llevar a cabo la seguridad privada: la protección de mercancías e inmuebles, así como de sus ocupantes y el control de acceso a los mismos —los realizan vigilantes de seguridad—; la investigación relacionada con intereses privados de las personas o las empresas —que llevan a cabo los detectives privados—; la protección de personas —escoltas—; o la instalación y explotación de sistemas que protejan dichos intereses como sistemas de alarma o sistemas de vigilancia.

Para la prestación de estos servicios suele ser necesario que las autoridades del lugar otorguen las licencias correspondientes a las compañías que los prestan y a sus trabajadores. También cabe la posibilidad de que el Estado pague por los servicios de estas empresas como complemento a las actividades que realizan los organismos y funcionarios públicos para salvaguardar la seguridad ciudadana.

Marco histórico[editar]

Los orígenes de la seguridad privada remontan a fabricas o industrias donde no es la policía quienes ejercen control. Con el correr de los tiempos han surgido distintos segmentos siendo en la actualidad uno de los más comunes la seguridad privada en edificios (propiedad horizontal).

Funciones[editar]

La seguridad privada cumple funciones en ámbitos privados o ámbitos privados de acceso público como puede ser un centro comercial, estadios[1] , etc.

Si bien muchas veces se entremezclan las funciones y pueden confluir ambos tipos de seguridad (pública y privada) las regulaciones[2] marcan los límites de unas y otras.

Más allá de la prevención del delito[editar]

El personal de seguridad privada, específicamente los vigiladores que cumplen la denominada Seguridad Física, muchas veces realizan tareas más allá de la prevención del delito. Desde la revisión de que la mercadería llegue en condiciones (por ejemplo la temperatura de mercadería congelada) hasta la revisión del correcto orden de materiales o la carga de extintores manuales, los límites de la Seguridad Privada exceden la prevención del delito permitiendo proteger a los beneficiarios del servicio de distintos riesgos. Estos límites no deben ser tales que dejen de cumplir el rol de Seguridad (gestión del riesgo), pero deben permitir ser flexible dentro de los alcances de sus funciones de acuerdo a los objetivos impartidos.


Referencias[editar]