San Cristóbal (El Bosco)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hieronymus Bosch 085.jpg
San Cristóbal
El Bosco, Hacia 1494 o después
Óleo sobre tabla • Gótico
113 cm × 71,5 cm
Museo Boymans Van Beuningen, Rotterdam, Flag of the Netherlands.svg Países Bajos

San Cristóbal es un cuadro del pintor flamenco El Bosco, ejecutado al óleo sobre tabla y que mide 113 centímetros de alto por 71,5 cm. de ancho. Actualmente se encuentra en el Museo Boymans van Beuningen de Rótterdam (Países Bajos).

Historia[editar]

Carece de fecha segura. Baldass entendía que debía ser de la misma época que el San Juan en Patmos (1490-1500). Pero los autores, en general, apuntan al periodo 1504-1505. La dendrocronología ha aportado el dato de la fecha de la tabla, haciendo que este cuadro sea de hacia 1496 o después.

El Bosco probablemente ejecutó este San Cristóbal para el altar de la confraternidad de Nuestra Señora en la catedral de Bolduque, cofradía religiosa de laicos en la que había entrado a formar parte en 1486 o 1487.

Estuvo en una colección italiana, y luego en la Koenigs de Haarlem, pasando al Museo Boymans gracias al legado Beuningen (1940).

Análisis[editar]

Representa a san Cristóbal, conforme a la iconografía clásica y la Leyenda dorada de Jacobo de la Vorágine. Conforme a esta tradición católica, era un gigante cananeo, que tras su conversión al cristianismo ayudaba a los viajeros a atravesar un peligroso vado llevándolos sobre sus hombros. La leyenda afirma que en una ocasión, ayudó al Niño Jesús a cruzar el río; sorprendido por el peso del infante, éste le explicó que se debía a que llevaba sobre su espalda los pecados del mundo, tras lo cual bautizó al gigante y le encomendó la prédica.

Esta es la escena representada en el cuadro. El santo viste un colorido manto rojo y apoyándose en un bastón que echa brotes, y del que cuelga un pez, símbolo de la Cuaresma. Atraviesa un río con el Niño Jesús a sus espaldas, con una túnica de color marrón oscuro. Se mueven en un paisaje de suaves tonalidades verdes y azuladas. En el fondo, puede verse un naufragio, un castillo en el que asoma un dragón y al fondo una ciudad en llamas, todo ello símbolos del mal.

Referencias[editar]

  • Romano, E. (dir.), "Bosco", "Los grandes genios del arte", n.º 25, Unidad Editorial, S.A., 2005, ISBN 84-89780-69-2