Rudraksha

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Árbol rudraksha (Elaeocarpus ganitrus).
Semillas de rudraksha de cinco facetas.
Yapa mala (‘rosario de rezo’) fabricada con 27 semillas de rudraksha (26 comunes y una bindu sobresaliente).
Guirnalda de rudrakshas dobles, consideradas más sagradas que las rudrakshas comunes.

Rudraksha es una planta cuyas semillas se utilizan tradicionalmente como cuentas para orar en el hinduismo y el budismo.

Descripción[editar]

La semilla es producida por varias especies de árboles perennes de grandes hojas del género Elaeocarpus, siendo Elaeocarpus ganitrus la principal especie utilizada para fabricar joyería orgánica y yapa malas.[1]

Nombre sánscrito[editar]

  • rudrākṣa, en el sistema AITS (alfabeto internacional para la transliteración del sánscrito).[2]
  • रुद्राक्ष, en escritura devanagari del sánscrito.[2]
  • Pronunciación:
    • [rudráksha] en sánscrito[2]​ o bien
    • [rudráksh] en varios idiomas modernos de la India (como el bengalí, el hindi, el marathi o el pali).
  • Etimología: ‘ojos de [el dios] Rudra’, siendo[2]
    • rudra: antiguo nombre del dios Shiva (antes del siglo III a. C. el dios Shiva todavía no era mencionado, mientras que Rudra ya aparece mencionado en el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. C.);
    • akṣa: ojo.

Leyenda[editar]

Cuenta la leyenda que el dios Shiva, mientras bailaba su danza tándava de contemplación y regocijo, viendo los sufrimientos y penurias de los seres humanos comenzó a llorar. Sus lágrimas, al entrar en contacto con la tierra, se transformaron en las semillas de rudraksha.

Importancia[editar]

Por lo general las cuentas de rudraksha se enhebran formando una yapa mala (‘rosario’, o literalmente: ‘cuentas para rezar’).

Para enhebrar las semillas se les hace un agujero en el punto donde se unen al árbol de rudraksa. Las cuentas de rudraksha se enhebran en un cordel de algodón o seda.[3]​ Si se utiliza un cordel es conveniente cambiarlo una o dos veces al año, ya que se desgasta con el uso.

Tradicionalmente, el rosario debe tener 108 cuentas. El número 108 es una cifra mística (cabalística). Además de las 108 cuentas debe haber una cuenta adicional, que se llama bindu (‘gota’). La yapa mala siempre debe tener una bindu.[4]

Las semillas se distinguen entre sí en base al número de caras o facetas (mukhis, en sánscrito) que muestran, que pueden variar desde una sola a veintiuna. De acuerdo con el número de mukhis, varía el significado espiritual de las semillas.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Koul, M. K. (13 de mayo de 2001). «Bond with the beads». Spectrum. India: The Tribune. 
  2. a b c d Véase la entrada Rudrâksha, que se encuentra 14 renglones antes del final de la tercera columna de la pág. 883 en el Sanskrit-English Dictionary del sanscritólogo británico Monier Monier-Williams (1819-1899).
  3. Según una afirmación sin referencias, nunca se debe utilizar una cadena metálica, debido a que la semilla de rudraksha es una pieza de joyería orgánica. Sin embargo, en la India no es raro ver rudrakshas enhebradas con cadenitas de cobre, plata u oro.
  4. Según una afirmación sin referencias, la yapa mala ―sin importar el número de cuentas― debe tener una bindu aparte, fácilmente reconocible (generalmente atada de manera diferente, lo que hace que sobresalga de la hilera de cuentas); de lo contrario el rezante dará vueltas a la mala continuamente, sin un final que interrumpa la repetición mecánica del mantra, lo que le haría adormecerse al recitar su yapa (‘rezo’).
  5. Según una afirmación sin referencias, las semillas de rudraksha tendrían fuertes propiedades electromagnéticas y «paramagnéticas».