Relaciones Argentina-Canadá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Relaciones Canadá-Argentina
Flag of Argentina.svg Flag of Canada.svg
Argentina-Canadá.png
     Argentina      Canadá

Argentina está representada en Canadá a través de la Embajada Argentina en Ottawa, con consulados en las ciudades de Montreal y Toronto. Canadá tiene representación en Argentina a través de la Embajada de Canadá en Buenos Aires.

Historia[editar]

En abril de 1940, se iniciaron negociaciones para el establecimiento de relaciones diplomáticas de Argentina con el Dominio de Canadá, mediante la apertura de Legaciones en Ottawa y Buenos Aires. En 1945 la Legaciones fueron elevadas al rango de Embajadas. El primer Embajador argentino ante Ottawa fue Honorio Leguizamón Pondal.El primer Embajador de Canadá basado en Buenos Aires, Warwick Chipman, comenzó su misión en 1945.

En noviembre de 1961 Arturo Frondizi visitó Canadá, respondiendo a una invitación del Gobierno, en lo que se constituyó en la primera visita de un presidente argentino. Frondizi fue recibido por el Gobernador General George Vanier, el Primer Ministro John Diefenbaker. La Universidad de Ottawa le otorgó el título de Dr. Honoris Causa.


En 1972 se anunció en Ottawa la creación del Instituto canadiense-argentino para incrementar las relaciones en los campos de la ciencia, la educación y el comercio.

En 1973, el Ministro canadiense de Energía, Minas y Recursos, Donald Mc Donald, encabezó la delegación de su país para la ceremonia de transmisión del mando presidencial.

En 1976 tuvo lugar la firma del acuerdo para la construcción de la central nuclear en el Embalse de Río Tercero; y en el año 1977 comenzaron a efectuarse las instalaciones del reactor Candu en la Central Nuclear de Río Tercero en Provincia de Córdoba.

En 1978 se efectuó el primer vuelo de Aerolíneas Argentinas a Montreal.

Durante las décadas de los años ´80 y ´90, la fuerte desregulación y apertura de las economías de nuestra región, crearon numerosas oportunidades comerciales para las inversiones canadienses. Desde el punto de vista político, el proceso de democratización en América Latina creó un campo propicio para que Canadá buscara nuevos socios en la región en temas como la promoción de la democracia y los derechos humanos, el buen gobierno, la no proliferación de las armas de destrucción masiva, la promoción del derecho internacional, etc.

El proceso por el que atravesaba Canadá en este período se vio acompañado de otro paralelo en Argentina: desde fines de los años ´80, Argentina comenzó a percibir que la relación con Canadá revestía el mayor interés: el paralelismo en el desarrollo de ambos países se había quebrado a mediados de los años ´30, tal vez porque entre muchos otros factores, Canadá decidió diseñar su perfil futuro a través de la reinversión de los beneficios que le producían excelentes condiciones agrícolas en la promoción de la educación y el desarrollo de una tecnología selectiva. Argentina tenía una comprobada facilidad para adaptar esa tecnología y convertirla en un instrumento utilizable que estuviera al alcance de otros países de menor desarrollo relativo. Este marco impulsó la creación de joint ventures para aprovechar las capacidades de ambos países en el campo nuclear, la construcción de motores, la provisión de turbinas y la aplicación de la sofisticada tecnología de comunicaciones canadiense en Argentina.

En este período, las relaciones bilaterales estuvieron guiadas por la filosofía que Canadá era el menos desarrollado de los países del G-7, mientras que Argentina era uno de los más avanzados en vías de desarrollo. Este marco abrió excelentes posibilidades de diálogo entre ambos países que se encuentran en los extremos del continente americano y que pueden ser eslabones y factores de equilibrio entre el Norte y el Sur.

En los años 90, con el ingreso de Canadá como miembro pleno de la OEA, Argentina y Canadá profundizaron sus coincidencias, especialmente en áreas como derechos humanos, promoción de la democracia, no proliferación de armas de destrucción masiva, y medio ambiente. Así, hubo varios temas concretos donde se trabajó mancomundamente, como la defensa de la democracia en Perú y Haití (país al que ambos enviaron tropas), la negociación del Estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional, la importancia de las Naciones Unidas en la resolución de conflictos internacionales o intraestatales, la Convención de Ottawa sobre minas antipersonales, los Protocolos de Kyoto sobre Cambio Climático y de Montreal sobre la capa de ozono, posiciones similares con respecto al ALCA, votaciones coincidentes en las Naciones Unidas, OEA –donde ambos países mantuvieron posiciones coincidentes para el establecimiento de la Carta Democrática de la organización-, etc. .

Los cambios institucionales positivos que experimentó Argentina vinieron acompañados por visitas de alto nivel, y con ello los lazos bilaterales fueron reforzados de manera importante. Una de estas primeras visitas fue la del Canciller Di Tella en noviembre de 1991, seguida de la Visita de Estado del Presidente Menem en junio 1994 y que fuera conrrespondida por la visita del Primer Ministro Jean Chrétien en enero de 1995.

En enero de 1998 el Primer Ministro retornó a Argentina al frente del “team Canadá”, importante delegación de hombres de negocios y funcionarios, integrada por aproximadamente 600 personas. Durante el primer viaje de Jean. Chrétien – que significó además la primera visita de un jefe de gobierno de Canadá a Argentina - se firmaron memoránda sobre consultas políticas, minería, medio ambiente, transferencia de tecnología, servicios geológicos y energía atómica.

A partir de entonces y gradualmente, comenzaron a llegar inversiones canadienses a la Argentina, particularmente en el sector minero (se comenzaron a desarrollar áreas como las de Pascua Lama, Bajo la Lumbrera y Pachón), industria y los servicios.

Durante este período se abrió el Consulado Argentino en Toronto y, en 1997, la Argentina abrió su Agregaduría de Defensa en Ottawa. Asimismo, se firmaron numerosos instrumentos bilaterales como el Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones en 1991 que permitió el importante crecimiento de las inversiones canadienses en Argentina, llevando a Canadá a ocupar el cuarto lugar entre los países inversores en la actualidad.

Por otra parte en noviembre de 2000 la provincia de Neuquén firmó con la provincia de Alberta un “Memorandum de Entendimiento de Cooperación Económica” con el objeto de fortalecer la cooperación en el área de educación y capacitación laboral.

La actualidad de las relaciones bilaterales[editar]

[editar]

En este marco de confianza y respeto crecientes en el que se desarrollaban las relaciones, se crearon mecanismos bilaterales regulares de concertación, tales como las Reuniones de Alto Nivel de Consultas Políticas y las de Consulta sobre Temas Nucleares, de Seguridad Internacional y sobre Derechos Humanos

Estas reuniones se celebran con una periodicidad anual alternando entre Ottawa y Buenos Aires. En estos encuentros se tratan temas de la agenda internacional, regional y bilateral, temas de seguridad y los importantes asuntos vinculados con las inversiones crecientes de Canadá en áreas sensibles como minería, gas, petróleo y telecomunicaciones. Asimismo se ambos países consultan sobre los principales temas relativos a la situación de los derechos humanos en la región y el mundo. También se coordinan posiciones sobre estas cuestiones que son tratadas en en los organismos internacionales.

Cooperación con Haití[editar]

La Argentina y Canadá han participado en forma activa en los distintos esfuerzos realizados por la comunidad internacional a través de la OEA y la ONU para apoyar el desarrollo y la seguridad en Haití. Desde el año 2004 ambos países participan en la operación MINUSTAH de las Naciones Unidas y han estado otorgando en forma individual cooperación para el desarrollo a ese país caribeño. En septiembre de 2008 ambos países y Haití firmaron en Puerto Principe, un Memorandum de Entendimiento con el objeto de implementar el “Programa de Cooperación Triangular Pro Huerta”. El objeto de este Programa es incrementar la seguridad alimentaria de Haití a través de la producción en huertas urbanas o rurales de alimentos frescos para el consumo de los sectores más marginados de ese país. Este Programa, basado en un proyecto de origen argentino, es financiado por Canadá, Argentina y Haití y tiene por objeto asegurar y mejorar la calidad de la alimentación de unas 180.000 personas en alrededor de 90 localidades a través de la produccción de vegetales en parcelas de uso familiar o comunitario, basandose en el voluntariado y la participación personal. Este programa está actualmente en pleno proceso de implementación.

La cooperación en el campo nuclear[editar]

Con el antecedente de la firma, en 1976, del acuerdo para la construcción de la central nuclear en el Embalse de Río Tercero, la relación bilateral en este ámbito experimentó un salto importante con la suscripción, en mayo de 2006, del Acuerdo para la Cooperación en Energía Nuclear entre la empresa “Atomic Energy Canada Ltd.” (AECL) y Nucleoeléctrica Argentina S.A (NASA). El acuerdo estableció el marco para el desarrollo, diseño, construcción, servicio y operación de la tecnología nuclear canadiense CANDU en la Argentina. Otro objetivo del acuerdo fue estudiar la factibilidad de construir una cuarta y posiblemente una quinta estación nuclear en Argentina, en adición a las dos que ya están en operaciones: Atucha I y Embalse, así como la colaboración de AECL para finalizar la construcción de Atucha II que se espera terminar para 2010. El acuerdo también prevé que, como resultado del alto nivel de comportamiento de la estación de Embalse, NASA recibirá el apoyo de AECL para extender su vida útil. Los estudios de factibilidad de estos proyectos fueron concluidos en abril de 2007. Los días 27 y 28 de julio de ese año, el Ministro de Recursos Naturales de Canadá, Gary Lunn visitó nuestra país y se entrevistó con el Ministro de Obras y Servicios Públicos, Ing. Julio de Vido. Durante su visita, y en presencia de los dos ministros, NASA y AECL suscribieron un Memorandum de Entendimiento para la implementación del acuerdo suscripto en 2006 y la posibilidad de construir el quinto reactor en la Argentina.

Antártida[editar]

Desde el año 1985 existe una sólida relación entre la Dirección Nacional de Antártico y el Institut des Sciencies de la Mer a Rimouski (ISMER), a través de la cual se realizaron intercambios científicos y se formó investigadores a a nivel de maestría y doctorado. En 2001 las partes firmaron un acuerdo de colaboración cientifico-tecnológica que fue renovado en el año 2006, a través del cual se realizaron dos programas de investigación científica vínculados al cambio climático. Actualmente se está en conversaciones entre la Dirección Nacional del Antártico y el ISMER con el objeto de que ambas instituciones instalen en la Base argentina de Jubany generadores de energía eolica con el objeto de reducir, en parte, la dependencia del combustible proveniente de la Argentina y experimentar en condiciones extremas con una energía renovable que no contamina el medio ambiente.

La presencia canadiense en la Argentina[editar]

En la Argentina, los estudios canadienses exhiben una excelente trayectoria desde la creación del primer Centro de Documentación Canadiense en 1985 en la Universidad Nacional de Córdoba. La Asociación Argentina de Estudios Canadienses, creada en 1996, tiene siete centros regionales ubicados en Buenos Aires, Comahue, Córdoba, Cuyo, La Plata, Rosario y Tucumán y cuenta con más de 500 miembros. La Asociación es ahora un miembro pleno del Consejo Internacional de Estudios Canadienses.

A partir del año 1998 está funcionando el Centro de Educación Canadiense (CEC Network) que ofrece información y apoyo a los Argentinos interesados en estudiar en Canadá. Asimismo, el desarrollo de proyectos académicos originó varios acuerdos internacionales de cooperación con instituciones como la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (ACDI), el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (CIID) y el Instituto para la Conectividad en las Américas (ICA).