Reflujo gastroesofágico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Reflujo gastro-esofágico»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico
Gastroesophageal reflux barium X-ray.jpg
Imagen en rayos X del tórax y abdomen de un paciente que tiene una gastrostomía. Se inyectó medio de contraste (líquido opaco) en el estómago, y se puede ver como el líquido se desplazó hacia arriba, llenando todo el esófago. Este paciente tenía una severa esofagitis inducida por reflujo.
Clasificación y recursos externos
Especialidad Gastroenterología
CIE-10 K21
CIE-9 530.81
OMIM 109350
DiseasesDB 23596
MedlinePlus 000265
PubMed Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés)
eMedicine med/857 ped/1177 radio/300
MeSH D005764
Sinónimos
  • GERD / ERGE
  • Esofagitis péptica
  • Reflujo por esofagitis
  • Acidez crónica
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La palabra reflujo significa ir en contra de un flujo, en este caso, del flujo normal de los alimentos. Al ser tragados, los alimentos pasan de la boca a la garganta (faringe), luego al esófago y después al estómago. En el estómago, los alimentos se mezclan con los jugos gástricos, que entre otras cosas se componen de ácido (el cual es necesario para digerir las proteínas). Este ácido no daña al estómago porque el órgano produce una sustancia mucosa que lo protege de la acción del ácido clorhídrico; sin embargo, este mucus protector no es producido por el esófago,[1] la faringe o la boca. Si los alimentos y el ácido del estómago regresan al esófago, producirán irritación y quemaduras. Cuando el esófago está constantemente irritado por el ácido del estómago, se presentan los síntomas del reflujo gastroesofágico: agruras (pirosis), tos crónica (que dura más de un mes), falta de aire (a causa de un broncoespasmo), dificultad para tragar (disfagia) y en los casos más graves, dolor al tragar (odinofagia) o dolor en el pecho que se puede extender al cuello y la mandíbula; este dolor se debe a inflamación del esófago (esofagitis)[2] y puede ser fácilmente confundido con un infarto de corazón.

Es importante el diagnóstico precoz de esta enfermedad, debido al elevado riesgo asociado de desarrollar cáncer de esófago si no se recibe tratamiento oportuno, así como un aumento del riesgo de desarrollar cánceres en la cabeza y el cuello, y cáncer de pulmón.[3]

Definición con términos médicos[editar]

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) se refiere a una enfermedad que se caracteriza por la presencia de síntomas crónicos y/o daño en la mucosa del esófago a causa de un reflujo anormal del contenido del estómago hacia el esófago.[1]

Lo anterior es debido comúnmente a cambios transitorios o permanentes en los mecanismos que naturalmente evitan que el contenido del estómago regrese al esófago. Las causas pueden ser una insuficiencia del esfínter esofágico inferior, relajación transitoria del esfínter esofágico inferior, una alteración en la expulsión del reflujo gástrico desde el esófago o una hernia hiatal. Si el reflujo alcanza la faringe, se llamará enfermedad por reflujo laringo-faríngeo y producirá pirosis con mayor frecuencia.

Fisiopatología[editar]

Las relajaciones transitorias del esfinter esofagico inferior son el principal mecanismo causante de la Enfermedad por Reflujo Gastroesofagico(ERGE). La enfermedad del reflujo no es causada por gastritis como comúnmente se cree.[4]

El Esfínter Esofágico Inferior (EEI) es la parte final del esófago en su unión con el estómago, y, aunque anatómicamente no posee características notables, funcionalmente es el encargado de mantener la presión esofágica a ese nivel, mayor que la presión intragástrica, impidiendo el paso de contenido gástrico en sentido inverso.

El RGE ocurre cuando el EEI no se cierra correctamente y el contenido de estómago se escapa o refluye, hacia el esófago.

El contenido gástrico es de pH ácido por lo cual produce la sensación de ardor epigástrico (en la boca del estómago) y si llega a la garganta o boca, tiene un sabor ácido y amargo, síntoma que se denomina pirosis. El ardor y la pirosis son síntomas comunes, pero no necesariamente significan la existencia de una RGE. Sólo cuando estos síntomas son reiterativos puede ser considerado el RGE. Cualquier persona, incluyendo bebés, niños, y mujeres embarazadas, pueden presentarlo.

Después de una comida, el EEI sigue estando generalmente cerrado. Cuando se relaja, permite que partículas de ácido y/o de alimento refluyan hacia el esófago. En pacientes con RGE, la distensión gástrica inducida experimentalmente aumenta el número de relajaciones transitorias de EEI, que son la causa principal de los episodios del reflujo. A medida que el número de relajaciones transitorias del EEI aumenta, la frecuencia de los episodios de reflujo incrementa, de tal modo que el tiempo acumulativo de contacto del material ácido con la mucosa esofágica aumenta.

Otro factor que aumenta el tiempo de exposición al ácido del esófago en pacientes con RGE es la peristalsis esofágica ineficaz. Aunque ocurre la peristalsis, la onda generada es ineficaz debido a la amplitud disminuida de las ondas peristálticas secundarias.

Los pacientes con reflujo patológico experimentan a menudo muchos episodios de reflujo de corta duración y/o varios episodios prolongados donde el ácido puede permanecer en el esófago por hasta varias horas.

Aunque la duración de la exposición ácida del esófago se correlaciona con la frecuencia de síntomas, y con el grado y la severidad de lesión mucosal del esófago, el grado de daño de la mucosa esofágica puede aumentar marcadamente si el pH luminal es menor a 2, o si la pepsina o las sales de bilis conjugadas están presentes en el reflujo.

Las lesiones histopatológicas asociadas al RGE incluyen eritema, erosiones aisladas, erosiones confluentes, erosiones circunferenciales, úlceras profundas, el reemplazo del epitelio del esófago normal con el epitelio intestinal (esófago de Barrett[5] ).

Otras lesiones asociadas indirectamente son la aspiración pulmonar, la tos crónica, y la laringitis.[6]

La hernia hiatal es una condición que predispone al reflujo.[7] Ocurre cuando parte del estómago se desplaza a través del hiato diafragmático (agujero en el diafragma por el que el esófago pasa al abdomen) desde la cavidad abdominal hacia el tórax. La localización anormal del estómago hace que se ejerza presión externa sobre el contenido gástrico lo que promueve el reflujo. Además en ausencia de hernia hiatal, el EEI y el hiato diafragmático están alineados y de alguna forma el segundo refuerza al EEI; esta relación está perdida en la hernia hiatal.

Síntomas[editar]

El reflujo puede ser asintomático. La pirosis es el síntoma más frecuente, pudiendo aparecer también regurgitación, dolor torácico o disfagia. La odinofagia (dolor con la deglución) es un síntoma raro en esta enfermedad y si es importante se debe sospechar la existencia de una erosión o una úlcera esofágica.

También pueden aparecer hemorragias, faringitis, laringitis, crisis de broncoespasmo (similares a las crisis asmáticas), neumonías aspirativas o incluso fibrosis pulmonar. Las manifestaciones en el aparato respiratorio pueden deberse a aspiraciones directas del contenido refluido hacia el árbol respiratorio o a reflejos de broncoespasmo desencadenados por la presencia del ácido en el esófago, vía nervio vago.

El dolor de esófago puede ser producto además del exceso de alcohol durante un período extendido. Principalmente cuando no se le da mayor descanso a los órganos.

Factores predisponentes[editar]

El reflujo puede ser desencadenado por una serie de factores como: el aumento de la presión abdominal (por embarazo, obesidad, uso de fajas), por ciertos medicamentos (antagonistas del calcio, anticolinérgicos), por el tabaco.[8] [9]

Ciertas enfermedades pueden provocar reflujo gastroesofágico, tales como la enfermedad celíaca sin tratamiento y la esclerosis sistémica.[10] [11] En las personas con enfermedad celíaca activa, el reflujo gastroesofágico crónico y posterior esofagitis crónica parecen ser las causas de la elevada prevalencia de cáncer de esófago.[10] El riesgo es alto cuando la enfermedad permance sin diagnosticar y disminuye una vez instaurado el tratamiento con la dieta sin gluten estricta y mantenida, que parece ejercer un efecto protector.[10]

La hernia hiatal predispone al reflujo como se explicó en la fisiopatología.[12]

Ni el estrés ni las comidas con alto contenido en grasas son causantes del reflujo gastroesofágico.[13] Asimismo, si bien algunos autores han apuntado la posibilidad de que ciertos alimentos desencadenan síntomas de reflujo, como el chocolate, el café, el alcohol, los zumos ácidos, las bebidas carbonatadas y las cebollas, no hay pruebas concluyentes.[13]

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico de RGE es clínico y depende de los síntomas, sin embargo es posible la objetivización médica de la patología por medio de algunos estudios.

  • La esofagogastroduodenoscopia es el examen más utilizado para el diagnóstico de reflujo gastroesofágico. Puede detectar lesiones en la mucosa esofágica como erosiones y úlceras que son producidas por el reflujo gástrico ácido. Al encontrarlas se puede diagnosticar una esofagitis por reflujo gastroesofágico. También puede diagnosticar la hernia hiatal que predispone al reflujo. Es posible y frecuente que este estudio sea normal en un paciente con RGE. Cuando hay reflujo y no se encuentran erosiones se suele clasificar como enfermedad por reflujo gastroesofágico no erosiva.
  • La pH-metría es la medición de pH de 24 horas es un estudio en el que, como su nombre lo indica, se monitoriza por medio de una sonda en el esófago el pH de este. El paciente anota cuando tiene síntomas y el estudio es leído posteriormente por el médico. Con frecuencia, los síntomas se asocian a los episodios de reflujo (medición más baja del pH) pero esto no siempre ocurre.
  • La Manometría esofágica es otro estudio utilizado, en el cual se mide la presión del EEI y la movilidad del esófago asociada a la ingesta de líquidos.
  • La impedanciometría es un estudio más avanzado el que registra y diferencia el pasaje por el esófago de sólido (bolo alimenticio), líquido (reflujo) y gas, a la vez que registra una pHmetría de 24 h. Es de particular utilidad cuando el reflujo es de sustancias no ácidas (que tienen un pH alto) pero que producen síntomas, como la pepsina y los ácidos biliares. El principio se basa en medir las diferencias de conductividad eléctrica en el esófago distal provocadas por la presencia de distintas sustancias en la luz del mismo, por tanto no depende del pH del líquido asociado al reflujo.

Tratamiento[editar]

Recomendaciones generales[editar]

Entre las recomendaciones efectivas para disminuir los síntomas del reflujo cabe destacar la pérdida de peso, dejar de fumar, cenar temprano y elevar la cabecera de la cama.[8]

Tratamiento farmacológico[editar]

Actualmente el tratamiento del reflujo se basa en la supresión del ácido provocado en el estómago. Los medicamentos que han mostrado ser efectivos son los inhibidores de la bomba de protones como el omeprazol, el lansoprazol, el pantoprazol, el rabeprazol y el esomeprazol. Los síntomas de la esofagitis erosiva característica de ciertos estudios avanzados del reflujo gastroesofágico tienden a recurrir en más del 80% de los pacientes antes de los 6 meses después de descontinuar la administración de inhibidores de la bomba de protones. Por esa razón, puede que sea necesaria una terapia de mantenimiento a largo plazo con una dosis completa o a mitad de la dosis para inhibir la recurrencia u otras complicaciones de la enfermedad.[14]

Otros medicamentos como los bloqueadores de los receptores de histamina 2 (cimetidina, famotidina, nizatidina, ranitidina) y los promotílicos como la metoclopramida y la domperidona no son tan efectivos en el tratamiento de esta patología.

No obstante, la eficacia tanto de los inhibidores de la bomba de protones como de los bloqueadores de los receptores de histamina 2 es cuestionable y actuales evidencias demuestran que el riesgo de efectos secundarios adversos es elevado, especialmente en tratamientos de larga duración y en los niños.[8] [15] Entre ellos, cabe destacar el aumento del riesgo de fracturas (por desmineralización ósea, probablemente debida a la malabsorción del calcio), de infecciones del tracto gastroitestinal, de alergias a alimentos y de neumonías; interacciones con otras medicaciones; y aparición o aumento de los síntomas de reflujo al retirar la medicación con inhibidores de la bomba de protones.[8] [16] [17] [18] Por lo tanto, en los niños estas medicaciones se deben evitar o usar con precaución, y solamente después de que otras medidas no farmacológicas hayan fracasado.[15] [17]

En episodios de reflujo no ácido, el tratamiento supresor del ácido no tiene ninguna utilidad. Hay crecientes evidencias de que la mayoría de los síntomas de reflujo podrían no estar relacionados con el ácido. No obstante, cada vez se prescriben más los inhibidores de la bomba de protones, a menudo sin realizar una evaluación completa del paciente y sin evidencias objetivas de una esofagitis.[16]

Tratamiento quirúrgico[editar]

Cuando existe hernia hiatal, se puede usar la alternativa quirúrgica para el tratamiento del RGE. La cirugía más utilizada es la fundoplicatura de Nissen. En esta cirugía se toma parte del fondo gástrico y se tracciona alrededor del EEI, posteriormente se fija. Esto cura la hernia hiatal. Es efectivo para los pacientes que han mostrado respuesta adecuada a los inhibidores de bomba de protones. Los pacientes refractarios a este tratamiento son malos candidatos para esta cirugía. Anteriormente se usaban técnicas diferentes a la fundoplicatura de Nissen o de Toupet. Lo que se buscaba era fijar el hiato esofágico al EEI, pero la efectividad de la cirugía no tenía buen pronóstico. Posteriormente se hacían cirugías como la gastropexia de Hill, en la cual se fija la curvatura mayor del estómago a la pared abdominal anterior, aunque la efectividad de la cirugía era mejor, muchos de los pacientes seguían teniendo ERGE después del tratamiento quirúrgico, por lo que se propusieron las fundoplicaturas.

Referencias[editar]

  1. a b DeVault KR, Castell DO (1999). «Updated guidelines for the diagnosis and treatment of gastroesophageal reflux disease. The Practice Parameters Committee of the American College of Gastroenterology». Am. J. Gastroenterol. 94 (6): 1434-42. PMID 10364004. doi:10.1111/j.1572-0241.1999.1123_a.x. 
  2. Kahrilas, PJ (2008). «Clinical practice. Gastroesophageal reflux disease.». New England Journal of Medicine. 359 (16): 1700-1707. PMID 18923172. doi:10.1056/NEJMcp0804684. 
  3. Herbella FA, Neto SP, Santoro IL, Figueiredo LC (21 de enero de 2015). «Gastroesophageal reflux disease and non-esophageal cancer». World J Gastroenterol (Revisión) 21 (3): 815-9. PMC 4299333. PMID 25624714. doi:10.3748/wjg.v21.i3.815. 
  4. «The saliva PH test and cancer». Healingdaily.com. Consultado el 19 de agosto de 2009. 
  5. Sampliner RE. Practice Parameters Committee of the American College of Gastroenterology. Updated guidelines for the diagnosis, surveillance, and therapy of Barrett's oesophagus. Am J Gastroenterol 2002;97:1888-1895.
  6. «Consumer Health Information». Healthlink.mcw.edu. Consultado el 19 de 2009-08-19. 
  7. «Spitting Up in Babies». familydoctor.org. Archivado desde el original el 24 de noviembre de 2015. 
  8. a b c d Ness-Jensen E, Hveem K, El-Serag H, Lagergren J (febrero de 2016). «Lifestyle Intervention in Gastroesophageal Reflux Disease». Clin Gastroenterol Hepatol (Revisión) 14 (2): 175-82.e1-3. PMC 4636482. PMID 25956834. doi:10.1016/j.cgh.2015.04.176. 
  9. Quartarone G (octubre de 2013). «Gastroesophageal reflux in pregnancy: a systematic review on the benefit of raft forming agents». Minerva Ginecol (Revisión) 65 (5): 541-9. PMID 24096290. 
  10. a b c Han Y, Chen W, Li P, Ye J (2015). «Association Between Coeliac Disease and Risk of Any Malignancy and Gastrointestinal Malignancy: A Meta-Analysis.». Medicine (Baltimore) (Meta-análisis) 94 (38): e1612. PMC 4635766. PMID 26402826. doi:10.1097/MD.0000000000001612. 
  11. Carlson DA, Hinchcliff M, Pandolfino JE (enero de 2015). «Advances in the evaluation and management of esophageal disease of systemic sclerosis». Curr Rheumatol Rep (Revisión) 17 (1): 475. PMC 4343525. PMID 25475597. doi:10.1007/s11926-014-0475-y. 
  12. Böhmer AC, Schumacher J (febrero de 2017). «Insights into the genetics of gastroesophageal reflux disease (GERD) and GERD-related disorders». Neurogastroenterol Motil (Revisión) 29 (2). PMID 28132438. doi:10.1111/nmo.13017. 
  13. a b Bujanda L, Cosme A, Muro N, Gutiérrez-Stampa Mde L (14 de abril de 2007). «[Influence of lifestyle in patients with gastroesophageal reflux disease] [Article in Spanish]». Med Clin (Barc) (Revisión) 128 (14): 550-4. PMID 17433211. 
  14. Katzung, Bertram G. (2007). «Chapter 63. Drugs Used in the Treatment of Gastrointestinal Diseases». Basic & Clinical Pharmacology (9 edición). McGraw-Hill. ISBN 0071451536. 
  15. a b Chung EY, Yardley J (enero de 2013). «Are there risks associated with empiric acid suppression treatment of infants and children suspected of having gastroesophageal reflux disease?». Hosp Pediatr (Revisión) 3 (1): 16-23. PMID 24319831. 
  16. a b Safe M, Chan WH, Leach ST, Sutton L, Lui K, Krishnan U (6 de noviembre de 2016). «Widespread use of gastric acid inhibitors in infants: Are they needed? Are they safe?». World J Gastrointest Pharmacol Ther. 2016 Nov 6;7(4):. (Revisión) 7 (4): 531-539. PMC 5095572 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 27867686. 
  17. a b Cohen S, Bueno de Mesquita M, Mimouni FB (agosto de 2015). «Adverse effects reported in the use of gastroesophageal reflux disease treatments in children: a 10 years literature review». Br J Clin Pharmacol (Revisión) 80 (2): 200-8. PMC 4541968. PMID 25752807. doi:10.1111/bcp.12619. 
  18. Bavishi C, Dupont H (diciembre de 2011). «Systematic review: the use of proton pump inhibitors and increased susceptibility to enteric infection». Aliment Pharmacol Ther (Revisión sistemática) 34 (11-12): 1269-81. PMID 21999643. doi:10.1111/j.1365-2036.2011.04874.x. 

Enlaces externos[editar]