Quebrada Santa Elena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Quebrada Santa Elena
Quebrada Santa Elena-corregimiento.JPG
Vista de la quebrada Santa Elena a su paso por el corregimiento homónimo.
Ubicación geográfica y administrativa
Cuenca hidrográfica Mar Caribe
Nacimiento Cerro Del Espíritu Santo; Medellín (Antioquia)
Desembocadura

Río Medellín


País(es) ColombiaFlag of Colombia.svg Colombia
Departamento Flag of Antioquia Department.svg Antioquia
Dimensiones
Longitud 25 km lineales, si se cuentan meandros y caídas la longitud es mucho mayor
Altitud Nacimiento: 2.680 m
Desembocadura: 1.453m apx
Mapa(s) de localización

La Quebrada Santa Elena es la corriente de agua más importante del oriente de la ciudad de Medellín. Nace a 2680 msnm en el Cerro Espíritu Santo, tiene una longitud de 25 km y desemboca en el río Medellín a 1453 msnm al frente de la desembocadura de la Quebrada La Iguaná y al costado de la Plaza Minorista, después de atravesar sectores de Santa Elena, Buenos Aires, Villa Hermosa y La Candelaria.[1]

Cauce y hechos históricos[editar]

La quebrada Santa Elena es el sitio que vio nacer a la ciudad de Medellín, es una de las pocas quebradas nacidas en el Altiplano de Oriente que se despeñan hacia la ciudad, razón por la cual su recorrido geomorfológico tiene 3 tipos, la parte alta de la cuenca corre sinuosa por el altiplano, la parte media se compone de una serie de desfiladeros y cascadas al bajar por la vertiente; y la parte baja corrresponde a la llanura aluvial del río Medellín.

Allí en sus márgenes dentro del Valle de Aburrá, se dio el primer asentamiento de lo que hoy en día es la ciudad; también el poblado naciente se desarrolló a su costado antes de la construcción del puente de Guayaquil sobre el río Medellín, que propició el poblamiento del costado occidental del mismo.

"Con el creciente desarrollo de la ciudad, la quebrada Santa Elena, que recorría una de las avenidas más bellas, comenzó a ser un estorbo a pesar de los argumentos de personas como Ricardo Olano, que aún veía en las fuentes de agua un elemento embellecedor, los recursos hídricos fueron convertidos en cloacas.[1]

El agua entonces, dejó de ser ese elemento fundacional para convertirse en una vergüenza que había que cubrir y aunque se podía fácilmente pensar en otra forma de regulación de la contaminación sobre los lechos, pues ya iniciaban trabajos similares en otras partes del mundo, se decidió taparlos o canalizar sus cauces.[1]

A partir de los años 20 la quebrada perdió su papel de eje de atracción para la élite, cuando se convierte en corriente de aguas negras por la inexistencia de un alcantarillado en la ciudad. Cubrirla fue objeto de higiene pública. La S.M.P. se abanderó de este proyecto, el cual se adelantó en los años 30 entre las calles Junín y Palacé, tramo que se denominó Avenida Primero de Mayo (actualmente conocido como la Plazuela Nutibara). Luego, mediante el sistema de valorización se continuó cubriendo el resto de su cauce entre Junín y Sucre, después entre Palacé y las Empresas Públicas. Más tarde se cubrió el trayecto de las Empresas Públicas hasta Cundinamarca y entonces el proceso se frenó. De ahí para abajo, se demoró más tiempo en cubrirse entre 1946 y 1950 más o menos. hasta el sector de la Estación Villa al occidente, y el puente de hierro -Teatro Pablo Tobón Uribe- al oriente. La calle en su parte alta se llamó Avenida de la República, hoy Avenida La Playa y en su parte baja hasta su llegada a la glorieta de Fatelares, Avenida de Greiff. Todavía quedan 2 partes donde se puede ver arriba del Pablo Tobón Uribe y ahí abajo por la glorieta de Fatelares."[1]​ Es así como la quebrada Santa Elena terminó siendo cubierta a su paso por el centro de Medellín, sin embargo aún conserva su lecho natural desde su nacimiento hasta el teatro Pablo Tobón Uribe; además en las comunas de Villa Hermosa y Buenos Aires es aún un referente ambiental sumamente importante, teniendo un parque lineal y propiciando que el Tranvía de Ayacucho rodee sus márgenes en algunos puntos de su recorrido. La Santa Elena tiene charcos naturales en la parte alta y media de su cuenca, además de abastecer varios acueductos; se caracteriza también por tener un recorrido relativamente calmo (al menos en comparación con otras quebradas del Valle de Aburrá), los registros de avenidas torrenciales no han sido tan elevados, a pesar de haber generado más de un desastre en la época reciente principalmente en el barrio Caicedo, costando incluso vidas humanas.

La quebrada Santa Elena hoy en día cumple un papel fundamental en el abastecimiento de algunos acueductos de la parte alta de la ciudad; motivo por el cual algunas personas ven con preocupación la actual construcción del Túnel de Oriente, que pretende atravesar la cuenca de manera transversal, pudiendo ocasionar una posible infiltración del afluente.

Afluentes[editar]

La quebrada Santa Elena cuenta con numerosos afluentes entre los que se destacan las quebradas La Castro (principal tributaria), San Pedro, La Bocana, La Palencia, La Loca, Chorro Hondo, Media Luna, Avícola, Santa Bárbara, entre otras.

Referencias[editar]

6°14′33.42″N 75°32′59.63″O / 6.2426167, -75.5498972Coordenadas: 6°14′33.42″N 75°32′59.63″O / 6.2426167, -75.5498972