Punto de cadeneta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Flores infantiles, bordadas a punto de cadeneta.

El punto de cadeneta es un tipo de bordado que se trabaja sobre un patrón lineal previamente trazado en la tela. Consiste en una especie de anillas consecutivas. Se emplea en multitud de productos: mantelerías, paños, souvenirs e incluso en la confección de prendas. Junto al punto yugoslavo, es una de las primeras lecciones a los aprendices del noble arte del bordado.

Procedencia[editar]

Nace paralelamente en dos lugar sin aparente conexión, en:

  • Rusia, en la época de los zares, donde es idéntico al actual, usándolo en ropa de hogar en las casa más adineradas.
  • Arabia, donde es tradicional la pasamanería típica de las chilabas y demás ropajes.

Así y todo, se desconoce a ciencia cierta cuál es el verdadero origen del punto.

Elaboración[editar]

En primer lugar, se anuda el hilo a la tela. Si se trabaja sobre lino, se aprovecha el entramado del hilo y se anuda sobre él. En caso de utilizar un granité, el primer nudo deberá hacerse a mano y pasar la aguja hacia el derecho del tejido. Después del primer nudo, se recomienda vivamente anudar sobre el revés de labor ya realizado. El punto se basa en clavar la aguja a muy poca distancia del sitio de partida y a continuación devolver la aguja al derecho dejando que quede una anilla.

En la mayoría de las ocasiones, se combina la cadeneta con demás puntos de realce (por ejemplo, bodoques) o bien con festones, punto de cruz, y demás.

Materiales[editar]

Se recomienda vivamente el uso de:

  • Una tela de hilo (= lino) o semihilo, por su naturaleza, aunque también su acabado es perfecto en tela de granité, de menor coste.
  • El hilo puede ser perlé, que da un mayor realce y brillo, o bien mouliné (mate).
  • Algunos lo hacen con bastidor, aunque la mayoría prefiere hacerlo en el dedo.

Usos[editar]

Se puede ver con mucha facilidad en mantelerías, colchas de cama, bolsitas de aromas, cojines, etc. Quizá no sea tan frecuente en obras de media envergadura, como paños, ya que generalmente se basa en motivos repetitivos y no conviene saturar una labor. Actualmente, los países árabes lo sustituyeron por las más rentables pasamanerías mecánicas, principalmente por su elevadísimo coste. En algunas ocasiones, los bordadores limitan su uso a hacer un simple remate, sustituyendo la vainica, como también se suele hacer con el punto de cruz, porque tiene una gran facilidad y una discrección total.