Ping de la muerte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un ping de la muerte es un tipo de ataque enviado a una computadora que consiste en mandar numerosos paquetes ICMP muy grandes (mayores a 65.535 bytes) con el fin de colapsar el sistema atacado.

Los atacantes comenzaron a aprovecharse de esta vulnerabilidad en los sistemas operativos en 1996, vulnerabilidad que en 1997 sería corregida por lo que este tipo de ataque no tiene efecto sobre los sistemas operativos actuales.

Es un tipo de ataque a computadoras que implica enviar un ping deformado a una computadora. Un ping normalmente tiene un tamaño de 64 bytes; algunos sistemas operativos no podían manejar pings mayores al máximo de un paquete IP común, que es de 65.535 bytes. Enviando pings de este tamaño era posible hacer que esas computadoras dejaran de funcionar.

Este fallo fue fácil de usar. Si bien, enviar un paquete de "Ping de la Muerte" de un tamaño de 65.536 bytes es inválido según los protocolos de establecimiento de una red, se puede enviar un paquete de tal tamaño si se hacen fragmentos del mismo. Así, cuando la computadora que es el blanco de ataque vuelve a montar el paquete, puede ocurrir una saturación del buffer, lo que a menudo produce como consecuencia un fallo del sistema.

Este exploit ha afectado a la mayoría de Sistemas Operativos, como Unix, Linux, Mac, Windows, a impresoras, y a los routers. No obstante la mayoría de los sistemas operativos desde 1997-1998 han arreglado este problema, por lo cual el fallo está solucionado.

En la actualidad otro tipo de ataques con ping han llegado a ser muy utilizados, como por ejemplo el "Ping Flooding".

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]