Philosophes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Denis Diderot, impulsor de L'Encyclopédie junto a D'Alembert. Retrato de Louis-Michel van Loo, 1767.
Turgot.
Buffon.
Lavoisier y su mujer,[1]​ de Jacques-Louis David (1788). Marie-Anne Pierrette Paulze fue esposa y colaboradora de Lavoisier, y también pintora.

Philosophes o parti philosophique ("filósofos" y "partido filosófico" en lengua francesa) eran denominaciones que en la segunda mitad del siglo XVIII se dieron a sí mismos los intelectuales franceses identificados con una posición ilustrada (en francés éclairée, lo relativo a "las luces" -lumières-)[2]​ que exigía la crítica de toda clase de dogmas y privilegios (considerados como "supersticiones" y reminiscencias "feudales"), todo lo que representara algún obstáculo para la reforma social y la búsqueda del progreso basado en la razón, el libre pensamiento y la tolerancia religiosa. Su posición religiosa no era tanto el ateísmo o el agnosticismo como el deísmo y el panteísmo, siendo indiferentes ante las religiones organizadas. También se les llamaba "enciclopedistas", por su estrecha relación con la aparición de L'Encyclopédie (1751) y Napoleón llamó "ideólogos" a sus últimos representantes, que se solían reunir en la Sociedad de Auteuil, entre ellos él mismo. Con el estallido de el Terror revolucionario (1793) puede darse por terminada su época, junto con el Ancien Régime: la République n'a pas besoin de savants ("la República no necesita sabios"), se dijo al condenar a la guillotina a Lavoisier en 1794. Y la Ilustración se transformará en Liberalismo.

Pocos de los philosophes pueden considerarse realmente filósofos en el sentido de cultivadores de lo que posteriormente se entiende por filosofía; la mayor parte eran literatos, artistas, juristas, políticos, historiadores, economistas o científicos de muy distintas disciplinas que formaban una verdadera "República de las Letras"[3]​ por encima de las fronteras nacionales y practicaban un libre intercambio de libros e ideas. Aunque la mayor parte eran varones, también había mujeres (Émilie du Châtelet, traductora al francés de los Principia de Newton, fue la maestra de Voltaire).[4][5][6]

A semejanza de sus modelos entre los filósofos de la Antigüedad, pretendían dedicarse a resolver los problemas del mundo real. Escribían de toda clase de asuntos y para un amplio público que esperaba con ansiedad sus últimas novedades, a pesar de la presión de la censura política y religiosa, utilizando toda clase de medios a su alcance. Así Jean-Jacques Rousseau escribió textos políticos, pedagógicos, crítica literaria, novela, ópera y su propia autobiografía.

En 1784 Immanuel Kant resumió el programa de los philosophes en el lema latino sapere aude ("atrévete a saber" -ten el valor de pensar por tí mismo-), definiendo la Ilustración (Aufklärung) como "salida del hombre de su autoculpable minoría de edad". Voltaire (Dictionnaire philosophique, 1764) tomó como objetivo principal de su crítica el fanatismo religioso, pues "una vez que ha corrompido una mente, la enfermedad es casi incurable... el único remedio para esa epidemia es el espíritu filosófico". Confiaban en que la expansión del conocimiento impulsaría la reforma en todos los aspectos de la vida (desde el comercio de granos hasta el sistema penal). La principal pretensión era obtener la libertad intelectual: libertad de usar la propia razón y publicar los resultados (libertad de creencias, libertad de expresión, libertad de prensa), los primeros entre los derechos naturales que estarían en la base del progreso.[7]

Apoyos y enemigos[editar]

Entre 1740 y 1789 (el comienzo de la Revolución francesa), el creciente prestigio de los philosophes les facilitó, con altibajos, el apoyo de las altas instancias del gobierno en Francia y en el resto de la Europa gobernada por los déspotas ilustrados (Portugal, España, Nápoles, Austria, Prusia, Rusia), e incluso en las colonias americanas en vísperas de la independencia.

A pesar de no ser una organización política, ni siquiera un club como los que funcionaron a partir de la Revolución, sí podían considerarse una fuerza política reconocible, incluso con un "candidato" o político preferido: Turgot (su nombramiento como contrôleur général des finances en 1774 suscitó grandes esperanzas, pronto frustradas con su caída en 1776); y una oposición claramente definida: el llamado parti dévot ("partido devoto"),[8]​ con cuyos miembros se mantenían polémicas en la prensa y con el que se disputaba ferozmente los puestos en la Academie Française. Concretamente, el dévot Charles Palissot de Montenoy[9]​ fue un enconado enemigo del philosophe Diderot. Los dévots (Joseph Giry de Saint Cyr[10]​ -confesor del Delfín-, Jacob-Nicolas Moreau)[11]​ llamaban peyorativamente cacouacs a los del parti philosophique. Muy significativa fue la protección que dio a los philosophes la dama más influyente de la corte: madame de Pompadour, que logró reconciliar a Voltaire con Luis XV (obtuvo el cargo de historiador real en 1745 y el sillón académico en 1747) y silenciar al fermier général Claude Dupin,[12]​ que había escrito en 1749 una refutación de El espíritu de las leyes de Montesquieu (1748). Aun así, la obra de Montesquieu fue incluida en el Índice de libros prohibidos por la iglesia en 1751.[13]

En la Inglaterra contemporánea el término se usaba de forma peyorativa en algunos círculos: Horace Walpole en 1779 consideraba que "los philosophes, excepto Buffon, son petimetres solemnes, arrogantes, dictatoriales".[14]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Metropolitan Museum de Nueva York, fuente citada en fr:Portrait d'Antoine-Laurent Lavoisier et de sa femme
  2. Exposition virtuelle « Le siècle des Lumières : un héritage pour demain » (Bibliothèque nationale de France). Fuente citada en en:Lumières (philosophie)
  3. Brockliss, LWB (2002), Calvet's Web: Enlightenment and the Republic of Letters in Eighteenth-Century France, Oxford: Oxford University Press. Fuente citada en en:Republic of Letters
  4. Kishlansky, Mark, et al. A Brief History of Western Civilization: The Unfinished Legacy, volume II: Since 1555. (5th ed. 2007).
  5. Richard Hooker, "The Philosophes," (1996) online
  6. I. Krannick, The Portable Enlightenment Reader, Harmondsworth, 1995, p. 21-22
  7. L. Hunt, "The Making of the West" Volume C, Bedford St. Martins, 2008, p. 556
  8. Con el nombre de parti des dévots se conocía a los miembros de la Compagnie du Saint-Sacrement, una institución creada en 1630, cuyo líder fue posteriormente Nicolas Fouquet y a la que pertenecieron Bossuet y San Vicente de Paúl (la denominación alude inequívocamente a la Compañía de Jesús). Su postura religiosa era ultracatólica, y políticamente se les acusaba de ser agentes del Papa y de España, y de pretender ejercer una especie de inquisición sobre la sociedad francesa. Mazzarino intentó en 1660 disolver la Compañía, pero resistió, a pesar del encarcelamiento de Fouquet (1661). En 1664 los dévots protagonizaron una polémica con Moliére (por Tartufo), que causó la prohibición de la obra, pero terminó con la disolución de la Compañía y la recuperación del favor del rey hacia Molière en 1669. Jean-Pierre Gutton, Dévots et société au XVIIe siècle. Construire le Ciel sur la Terre, Paris, Belin, 2004. Fuente citada en fr:Compagnie du Saint-Sacrement
  9. Comité des travaux historiques et scientifiques (CTHS). Fuente citada en fr:Charles Palissot de Montenoy
  10. Gerhardt Stenger, L'Affaire des cacouacs : trois pamphlets contre les Philosophes des Lumières, Saint-Étienne, Université de Saint-Étienne, coll. « lire le xviiie siècle », 2004, fuente citada en fr:Joseph Giry de Saint Cyr
  11. Blandie Hervouet, Jacob-Nicolas Moreau, le dernier des légistes, une défense de la Constitution monarchique au siècle des Lumières, Paris, éd. LGDJ, 2009. Fuente citada en fr:Jacob-Nicolas Moreau
  12. Julie Ladant, Le fermier général Claude Dupin (1686-1769), Thèse Écoles des Chartes, 2000fr:Claude Dupin
  13. César Chesneau Dumarsais, Voz "philosophe" de l’Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers, 1751-1772. Melchior Grimm, Correspondance littéraire, philosophique et critique. Charles de Lacretelle, Histoire de France pendant le dix-huitième siècle, v. 4, Paris, Delaunay, 1830. Fuentes citadas en fr:parti philosophique
  14. "The philosophes, except Buffon, are solemn, arrogant, dictatorial coxcombs." (Oxford English Dictionary, 2nd ed. online 2009).

Bibliografía[editar]

  • The Philosophes
  • Gay, Peter. The Enlightenment - An Interpretation 1: The Rise of Modern Paganism, (1995). ISBN 0-393-31302-6.
  • Reill, Peter Hans and Ellen Judy Wilson. Encyclopedia of the Enlightenment (2004)