Pedro I de Portugal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Pedro I
Rey de Portugal y Algarve
D. Pedro I (Quinta da Regaleira).png
Representación del siglo XIX del rey Pedro I, en el techo de la Sala de los Reyes, Quinta da Regaleira, Sintra.
Reinado
8 de mayo de 1357 - 18 de enero de 1367
Predecesor Alfonso IV
Sucesor Fernando I
Información personal
Nombre secular Pedro Alfonso
Nacimiento 19 de abril de 1320
Coímbra, Reino de Portugal
Fallecimiento 18 de enero de 1367 (46 años)
Estremoz, Reino de Portugal
Entierro Monasterio de Alcobaça
Familia
Casa real Borgoña
Padre Alfonso IV de Portugal
Madre Beatriz de Castilla
Consorte
Descendencia véase Matrimonios e hijos
Shield of the Kingdom of Portugal (1248-1385).png
Escudo de Pedro I

Pedro I de Portugal (Coímbra, 8 de abril de 1320 - Estremoz, 18 de enero de 1367) fue rey de Portugal. Era hijo del rey Alfonso IV de Portugal y de Beatriz de Castilla. Es conocido por su relación con Inés de Castro.

Primeros años[editar]

Nacido durante el reinado de su abuelo Dionisio I, su padre subió al trono en 1325. Poco se sabe de sus primeros años. Sin embargo, son conocidos, a través de fuentes escritas, por su amante, Leonor; el mayordomo y mayordomo López Fernandes Pacheco; el guardia, Domingos Anes; la moratoria, Gonzalo Lobato; y cortinas, Alfonso Domingues y Alfonso Esteves. También se sabe que, alrededor de los quince años, en 1335, ya tenía una casa. Los cronistas mencionan un defecto de tartamudeo y, en el ámbito psíquico, " pasiones exaltadas y violentas, ira explosiva, perversiones diversas"; también se caracteriza por ser un amante de la fiesta y la música, cantando y bailando por Lisboa al son de los "rasgos" con lo popular.

Relación con Inés de Castro[editar]

Pedro, por ese entonces príncipe heredero, estaba casado con Constanza Manuel de Villena, pero se enamoraría de una de las doncellas de su mujer, Inés de Castro (de la Casa de Castro y emparentada con los reyes de Castilla). La relación comenzó a ser notoria y mal aceptada por Alfonso IV y la corte, que temían la influencia castellana en el reino y la posible anexión de Portugal a Castilla. Al fallecer la infanta Constanza en 1345 (a consecuencia del parto del futuro Fernando I de Portugal), Pedro se instala en el palacio de Albuquerque con Inés de Castro (en total tendrían cuatro hijos).

En 1355 Inés, cuya influencia fue notable en la política interna de Portugal durante el reinado de Alfonso IV, fue asesinada en el marco de un complot montado por la corona y la corte (durante un conflicto dinástico entre Portugal y el Reino de Castilla que culminaría más tarde en el interregno de 1383-1385). Tres consejeros de su padre, Pedro Coelho, Diego López Pacheco y Álvaro Gonçalves, fueron los principales implicados (señalados como los más incisivos en presionar al rey para que se la asesine) pero protegidos por Alfonso IV hasta su muerte (1357), provocando el repudio del infante Pedro hacia su padre.

Después de la muerte de Inés de Castro, el indignado infante heredero Pedro se levantó en arma contra su padre (teniendo a la familia Castro como aliados), se puso al frente de un ejército, rodeó la ciudad de Oporto durante dos semanas y devastó el país entre los ríos Duero y Miño. La reconciliación entre padre e hijo llegó solo a principios de 1357, cuando el enfermo Alfonso IV delegó gran parte de su poder al príncipe heredero.

En plena guerra civil el infante Pedro comenzó una relación amorosa con plebeya lisboeta (o gallega) Teresa Gille Lourenço. De esta relación nació el 11 de abril de 1357 un hijo ilegítimo llamado Juan, el cual en el futuro sería rey de Portugal y fundador de la Dinastía de Avís. Ya que no podía ser criado en la Corte, por encargo de su padre el infante Pedro, Juan fue criado y educado por su abuelo materno, el mercader Lourenço Martins da Praça.

Al suceder a su padre en la corona en mayo de 1357, reveló un casamiento encubierto con Inés, datado en 1354, y manifestó su intención de que fuera proclamada reina de Portugal en una ceremonia oficial. También se ocupó de ajusticiar a los principales implicados. A Coelho, que había sido tutor de Pedro I, se le arrancó el corazón por el pecho y a Gonçalves por la espalda. El único que logró escapar, asentándose como ricohombre en el Reino de Castilla fue Diego López Pacheco (en 1361 Pedro le perdonaría la vida).

Reinado[editar]

Como rey, Pedro demostró ser un buen administrador, valiente en la defensa del país de la influencia papal (fue él quien promulgó el famoso Beneplácito Régio, que impedía la libre circulación de documentos eclesiásticos en el país sin su autorización expresa) y defendía a los sectores más desfavorecidos de la población. Aplicó la justicia brutalmente, de forma "democrática", castigando ejemplarmente sin mirar a quién. Para no demorar la aplicación de las sentencias, castigó el ejercicio de la abogacía con la pena de muerte, lo que provocó protestas en los tribunales de 1361. Hizo poco por frenar el poder de la nobleza, pero esto temía al rey.

En política exterior, Pedro ayudó a su sobrino Pedro I de Castilla, el rey de Castilla, en la guerra contra su medio hermano.

Su relación con el clero era algo conflictiva, en relación a la nobleza era magnánimo. Dio el título de Conde de Barcelos a Juan Alfonso Telo con derecho hereditario y cedió tierras a los hijos de Inês. En 1364 su hijo ilegítimo Juan, de siete años, fue consagrado maestre de la Orden de Avís. Se inició la nacionalización de las órdenes militares.

Durante su reinado realizó reformas institucionales para liberar a la corona de la intervención papal y de la Iglesia. Su esposa Constanza era una princesa castellana, hija del Príncipe de Villena; tal vez por esa razón Pedro se unió a una invasión del Reino de Castilla planeada por la Corona de Aragón.

La forma en que ejercía la justicia, hoy parece cruel, pero era costumbre en aquellos tiempos difíciles. Se dice que ordenó que se sirviera un banquete mientras contemplaba la ejecución de Pêro Coelho y Álvaro Gonçalves. Preferiría ser verdugo que juez, como atestiguan algunas de las sentencias que dictó.

Pedro reinó diez años, siendo tan popular que Fernão Lopes escribió "que nunca hubo diez años en Portugal como estos en los que reinó el rey Don Pedro". Su reinado fue el único en el siglo XIV sin guerra y marcado por la prosperidad financiera, por lo que permanece en la memoria como uno bueno. Para Fernão Lopes fue el abuelo de la dinastía Avis.

A su muerte en el año 1367 le sucedió en el trono su hijo Fernando I de Portugal.[1]

Se encuentra en el Monasterio de Santa María de Alcobaça.

Matrimonios e hijos[editar]

Pedro I de Portugal se casó tres veces. Su primer matrimonio en 1335 fue con Blanca de Castilla, hija del infante Pedro de Castilla, prima del rey Alfonso XI y nieta de Sancho IV y María de Molina. Nunca se consumó, pues la joven a los catorce años, parecía ser tan enfermiza que el infante renunció a casarse con ella. Blanca se convirtió en señora, y no abadesa, del Monasterio de las Huelgas de Burgos.

En el año 1340 contrajo matrimonio por segunda vez con Constanza Manuel de Villena (1316-1345), hija de Juan Manuel, príncipe de Villena. De esta unión nacieron tres hijos:

En el año 1354 se casó secretamente con la noble gallega Inés de Castro (1320-1355), con la cual tuvo cuatro hijos:

De sus relaciones con Teresa Gille Lourenço nació un hijo ilegítimo:

Ancestros[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. «Pedro I de Portugal». Consultado el 23 de junio de 2020. 


Predecesor:
Alfonso IV
Brasão de armas do reino de Portugal (1247).svg
Rey de Portugal y Algarve

1357-1367
Sucesor:
Fernando I