Partisanos albaneses

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los partisanos albaneses fueron un movimiento comunista de resistencia a la ocupación italiana (entre 1939 y 1943) y después a las fuerzas alemanas en Albania, que condujo a la exitosa liberación del país en 1944, durante la Segunda Guerra Mundial.

Historia[editar]

Invasión italiana de 1939[editar]

Bandera de Albania bajo la ocupación italiana.

Albania no puso resistencia organizada a la invasión italiana del 7 de abril de 1939, por medio de la cual el país pasaba a ser un protectorado (Albania Italiana) gobernado por el recién fundado Partido Fascista de Albania. No obstante, algunos grupos de patriotas albaneses ofrecieron cierto grado de resistencia el día de la invasión, al mando de algunos líderes como Abas Kupi, quien llegó a ser conocido dada su breve resistencia a la fuerza de invasión en Durres.

Durante los pimeros años de ocupación no existía una resistencia general a los italianos, aunque algunos líderes locales como Myslym Peza, Baba Faja, Abaz Kupi etc., habían creado pequeñas "çetas" (destacamentos), que de vez en cuando realizaban pequeños ataques a las fuerzas italianas.

Surgimiento de los partisanos comunistas[editar]

Luego de la invasión alemana de la Unión Soviética, en junio de 1941, la actividad comunista en Albania aumentó, culminando con la creación el 8 de noviembre de 1941 del Partido Comunista de Albania, bajo la dirección de Enver Hoxha. Los comunistas comenzaron a crear sus propios grupos partisanos de resistencia, a partir de diciembre de 1941 y comienzos de 1942, participando en diversos actos de sabotaje y de difusión de propaganda con el objetivo de ganar la atención y el apoyo de las masas.

A partir de 1942 la prensa local y los consulados extranjeros comenzaron a informar sobre un número creciente de ataques de los partisanos comunistas. El acto más espectacular de sabotaje fue la interrupción de todas las comunicaciones telegráficas y telefónicas en Albania en junio y julio de 1942. Aunque la actividad comunista fue aumentando la preocupación principal para los italianos, seguían siendo las bandas del norte del país, zona que había sido virtualmente abandonada por los italianos.

Mientrás que la resistencia de los líderes locales del norte se mantenía a nivel regional, los comunistas convocaron a una conferencia, invitando a todos los líderes de la resistencia para formar un frente común de carácter nacional, incluyendo incluso a aquellos anti-comunistas. En la Conferencia de Pezë, realizada en septiembre de 1942, se dio forma al Movimiento Nacional de Liberación de Albania (Levizja Nacional Clirimtare), bajo la conducción de los partisanos comunistas, quienes habían incrementado considerablemente su popularidad entre la población, recibiendo las fuerzas partisanas el nombre Ejército de Liberación Nacional.

En octubre de 1942 surgiría paralelamente un movimiento de resistencia de tipo nacionalista, pro-occidental y anti-comunista llamado Frente Nacional (Balli Kombëtar), el cual se alimentó especialemtne de terratenientes y campesinos. Sin embargo, actuaron conservadoramente por temor a las represalias que pudiesen tomar los italianos y para prevenir la confiscación de las propiedades. De hecho a menudo pactaron con los italianos -y después con los alemanes- para prevenir la pérdida de su riqueza y poder. Todo lo cual, los hizo poco populares entre la población.

El fin de la ocupación italiana[editar]

Con el derrocamiento de Benito Mussolini y la rendición de Italia en 1943, las fuerzas italianas de ocupación en Albania colapsan. La guerrilla albanesa logra diezmar a cinco divisiones italianas, lo que le permite ganar muchos seguidores entusiasmados con el fin de la ocupación. Los comunistas toman el control de la mayoría de las ciudades del sur del país, excepto Vlorë, donde el Frente Nacional es muy fuerte; mientras que los nacionalistas miembros del Ejército de Liberación Nacional dominan el norte del país. En agosto de 1943, los aliados convencen a comunistas y nacionalistas para que se reúnan y formen un Comité de Salvación para Albania encargado de coordinar las acciones militares guerrilleras.

La colaboración entre ambos bandos del finaliza, por el desacuerdo que existe sobre el estatus de Kosovo luego de la guerra. Los comunistas apoyan el retorno de Kosovo a Yugoslavia, confiando que Tito la cedería posteriormente a Albania pacíficamente; mientras que los nacionalistas plantean mantener la región bajo soberanía de Albania. Los delegados acuerdan que un plebiscito en la región debe decidir la cuestión, pero los comunistas pronto reniegan del acuerdo, declarando que los delegados comunistas no habían seguido las órdenes dadas por el líder del partido. Un mes más tarde, los comunistas son atacados por las fuerzas nacionalistas, iniciando una guerra civil que durante todo el año siguiente asolaría la zona sur del país.

Ocupación alemana[editar]

Bandera del gobierno partisano comunista de Albania de 1944.

En septiembre de 1943 las fuerzas alemanas entran en Albania, ocupando Tirana, antes que la guerrilla pudiera tomarla. Obligan a las guerrillas a retirarse hacia las montañas y al sur del país. Anuncian su intención de reconocer la independencia de una Albania neutral y organizar un gobierno, una policía y un ejército albanés. Los alemanes ejercieron un control menos férreo que en otros países ocupados y buscando apoyo apelando a causas populares, como la permanencia de Kosovo bajo dominio albanés. Esto provocó que algunas unidades del Frente Nacional colaboraran con los alemanes en su lucha contra la guerrilla comunista, llegando a alistarse como voluntarios en la División SS Skanderberg.

El 29 de noviembre de 1944 los partisanos albaneses completaron la liberación de Albania de la ocupación alemana, con la liberación de Tirana. Los partisanos albaneses, además, liberaron Kosovo, parte de Montenegro y el sur de Bosnia y Herzegovina. El Ejército de Liberación Nacional, llegó a contar con 70 mil personas, siendo reconocidos como fuerza beligerante de los aliados, siendo para los albaneses uno de los capítulos más gloriosos de su historia.

Administración provisional comunista[editar]

Hacía comienzos de 1944 los partisanos comunistas se habían reagrupado, logrando el control del sur de Albania en enero de 1944. En mayo se convocó a un congreso de los miembros del Frente de Liberación Nacional (FLN) en Permet, en el cual se eligió un Consejo Antifascista de Liberación Nacional para que actuase como el légitimo gobierno y el legislativo de Albania. Enver Hoxha fue ungido como presidente del comité ejecutivo del Consejo, alzandose además como el comandante supremo del Ejército de Liberación Nacional.

A mediados del verano de 1944 los comunistas habían ya vencido la resistencia de los últimos restos del ejército de Balli Kombëtar, entrando al centro y norte de Albania a fines de julio. La misión militar británica instó a los restos de los nacionalistas a no oponerse avance de los comunistas, y los aliados evacuaron Kupi a Italia. En octubre los partisanos comunistas habían formado un gobierno provisional, en Berat, con Enver Hoxha como primer ministro. Antes de finales de noviembre, las tropas alemanas se habían retirado de Tirana, y tomando los partisanos el control de la capital.

Véase también[editar]