Papelera Española

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nicolás Urgoiti en una fábrica de papel de la empresa

Papelera Española fue una empresa española fundada en 1901[1]​ por Nicolás María de Urgoiti y Rafael Picavea, a partir de la fusión de cerca de diez empresas.[2]​ Tuvo su sede en la ciudad vizcaína de Bilbao.[2][3]​ Controló el mercado del papel en el país durante buena parte del siglo xx,[4]​ hasta el punto de ejercer un monopolio sobre este.[5]​ Por este motivo, Urgoiti y su empresa fueron el blanco de numerosas críticas por parte de sus competidores, especialmente en el mundo de la prensa.[6]

Historia[editar]

Fábrica de papel de Rentería

Los primeros años del negocio fueron económicamente complicados, especialmente entre 1902 y 1908.[7]​ Hacia 1907 la empresa disponía de 14.000 trabajadores y sus fábricas disponían de una potencia de 12.000 caballos de vapor.[7]​ En 1902 la producción anual de papel fue de 21,1 toneladas y las ganancias de Papelera Española fueron de 1.143.000 pesetas.[8]​ En 1929 la producción anual había aumentado hasta casi 60 toneladas y las ganancias se habían multiplicado, alcanzando los 8.022.000 pesetas.[8]

La empresa llegó a ejercer un cuasi monopolio sobre el mercado del papel, y en cierta medida, contó con la protección del Estado, que solía fijar unos fuertes aranceles para el papel que se importaba desde el extranjero.[9]​ A comienzos de la década de 1920 esta situación había llevado a la empresa papelera a ganarse numerosos enemigos.[10]

Sin embargo, los negocios de la Papelera Española fueron más allá de la producción y el comercio del papel, diversificando sus operaciones. En 1913 la Papelera Española participó en la constitución de la compañía Prensa Gráfica,[11]​ que sería propietaria de importantes publicaciones ilustradas como Mundo Gráfico, Nuevo Mundo o La Esfera.[12][13]​ Posteriormente Urgoiti puso en marcha sus dos propios periódicos, El Sol y La Voz,[14]​ para competir con los principales diarios de la época, y años después —en 1924— creó su propia agencia de noticias, Febus.[15]​ El servicio de noticias de Febus llegó a ser uno de los más importantes de España, en parte porque los diarios que tenían problemas para pagar la adquisición de papel a su matriz —la Papelera Española—, a cambio, solían estar suscritos al servicio ofrecido por Febus.[15]​ En 1918 Urgoiti puso en marcha la Editorial Calpe,[16]​ con lo que también entró en el negocio editorial. Calpe se uniría con la editorial Espasa en 1925, dando lugar a una poderosa editorial.

Hacia 1935 el capital social de la Papelera Española era de unos trescientos millones de pesetas de la época.[17]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]