Organista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Joven organista

Un organista es un músico que toca cualquier tipo de órgano. Un organista puede interpretar piezas para órgano solo, tocar con un grupos de instrumentos u orquesta, o acompañar a uno o más cantantes o instrumentistas. Además, un organista puede acompañar himnos corales religiosos e interpretar música litúrgica.

El músico que tocaba el órgano hidráulico (hydraulis) se denominaba hydraulés.

Teniendo en cuenta las dificultades que se ofrecen en el arte de tocar este instrumento parecería imposible encontrar quien lo desempeñara con perfección pero el órgano tiene recursos inmensos y estos recursos cubren muchas veces las medianías. La facultad de servirse de tres o cuatro teclados ya uniéndolos ya separándolos, de tener a su disposición tantos instrumentos diferentes en otros tantos registros que le proporcionan medios de inventar combinaciones nuevas, todo esto puede hacer brillar a un organista. Comúnmente se cree que un buen organista es lógicamente también un buen pianista, sin embargo ambas técnicas (de piano y de órgano) son muy diferentes, esto se debe a que el funcionamiento de los órganos y los pianos son totalmente distintos.

El tacto, es decir la pulsación de las teclas, indispensable para tocar bien el piano no se parece al del órgano que debe ser más bien ligado que brillante. Las fugas o sea el estilo fugado debe ser el carácter distintivo de la ejecución en el órgano que es el género que se adapta más á este instrumento.

Si en general un organista debe estar adornado de muchos conocimientos músicos muchos más necesita tener uno de la Iglesia Católica. Este debe conocer bien todos los tonos del canto llano y los varios modos de acompañarlos, ya sea colocándolos en el bajo o dejándolos oír en los sonidos altos. Con este conocimiento podrá acompañar con propiedad las misas, los salmos, los himnos, las antífonas y el Te Deum, según las festividades del rito.

Muchos son los organistas que en siglos anteriores han brillado y su número es tanto que seria difuso el querer enumerar tanto de Alemania como de Francia e Italia los que han conseguido una fama inmortal por sus obras, pero entre todos destacan las brillantes cualidades de Johann Sebastian Bach, que se puede decir que las reunió todas. Su superioridad como compositor y como ejecutor fue tal, que sirvió de modelo a todos sus sucesores.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]