Operación Príncipe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El secuestro de Carlos Carreño, también conocido como "Operación Príncipe" fue un acto de reivindicación desarrollado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) entre el 1 de septiembre de 1987 y el 3 de diciembre de 1987,[1]​ y que consistió en la captura y retención bajo amenaza de muerte del Coronel de Ejército Carlos Carreño Barrera, subdirector de la Fábrica de Armas y Maestranza del Ejército (FAMAE). El militar fue liberado tras 92 días de cautiverio en la ciudad brasileña de São Paulo.[1]

Desarrollo[editar]

A las 7.15 del 1 de septiembre de 1987,[1]​ al salir de su casa en la comuna de La Reina, el coronel Carlos Carreño, de 39 años, perteneciente al arma de ingenieros, fue encañonado y obligado a subir a un furgón que simulaba ser de una empresa sanitaria que hacía trabajos en una alcantarilla frente a su domicilio, por seis miembros del FPMR que se dieron a la fuga. Horas después, el diario La Época recibió una llamada anónima que indicaba que dentro de un papelero de un baño en un local del centro de Santiago de Chile había un comunicado importante. En un sobre blanco, se hallaba una carta firmada por el FPMR adjudicándose el secuestro del uniformado.[1]

Inmediatamente de ocurridos los hechos se tendió un cerco militar sobre todo Santiago y la investigación de los hechos recayó sobre la Fiscalía Militar a cargo del fiscal Fernando Torres Silva. Alfredo Soiza Piñeiro, un miembro de la Iglesia católica, comenzó a hacer de mediador entre el FPMR y el gobierno, el cual se opuso terminantemente a negociar. Durante todo este período se realizaron grandes operativos militares, allanamientos sectoriales y numerosas detenciones de opositores al gobierno.[1]

Carreño fue recluido durante las tres primeras semanas en un cuarto subterráneo de unos seis metros cuadrados, sin poder bañarse ni cambiarse de ropa. Luego permaneció en otros dos refugios habilitados por el FPMR para la ocasión. Durante su reclusión, el uniformado no fue golpeado ni amenazado, por lo que nunca temió por su vida. Tanto así, que para matar el ocio conversaba con sus secuestradores sobre temas políticos. Su mayor preocupación era un posible intento de rescate por parte de las autoridades, pues estaban rodeados de explosivos. Aunque nunca vio los rostros de sus captores, por las voces concluyó que eran jóvenes.[1]

El 23 de septiembre, la policía logró detener al frentista Juan Carlos Cancino Acevedo acusado de ser uno de los secuestradores. Un mes más tarde fue detenida su hermana Patricia. En el marco de otro operativo, el 1 de noviembre fue detenida Karin Eitel Villar, quien fue acusada de ser la vocera del Frente ante el secuestro del comandante. A pesar de estas detenciones, la policía no pudo obtener mayores antecedentes del paradero de Carreño.[1]

Negociaciones[editar]

El FPMR comenzó a comunicarse indirectamente con Soiza Piñeiro para explicar cuales eran las condiciones para liberar al militar; la publicación de una proclama política en todos los medios de prensa chilenos, el canje por algunos prisioneros políticos y el reparto de víveres, ropa, juguetes y materiales de construcción en 13 poblaciones de Santiago. Aunque las demandas estaban dirigidas a la familia de Carreño, el destinatario final de estas peticiones era el gobierno. La postura del gobierno ante estas condiciones fue de rechazo, indicando el propio General Augusto Pinochet que en estos casos no se podía actuar con miramientos, y que seria necesaria la mayor dureza posible. Debido a esto, las negociaciones entre el FPMR y la familia de Carreño prosiguieron con escaso éxito durante los meses de octubre y noviembre de 1987.[1]

Aparición en Brasil[editar]

Finalmente Carlos Carreño fue liberado a las 16 horas del 3 de diciembre en la ciudad brasileña de São Paulo, luego de 92 días de cautiverio. Carreño fue sacado hasta Brasil por un paso fronterizo clandestino, disfrazado y viajando como pasajero en el asiento trasero de una camioneta. Ante el riesgo de perder la vida, Carreño aceptó colaborar con su papel de pasajero durante el maratónico viaje que incluyó el sur de Chile, Argentina, y finalmente Brasil.[1]

Vestido con un traje de color marrón que sus secuestradores le compraron antes de liberarlo, el coronel apareció en la entrada del periódico "O Estado" de Sao Paulo. Su liberación se produjo luego que su familia pagara 13 camionadas de ropa y comida, que fueron distribuidas en poblaciones pobres de Santiago, y que los frentistas se desistieran de su principal demanda: la liberación de algunos presos políticos.

Carlos Carreño brindó clases de balística para la Universidad Tecnológica Metropolitana, para la carrera de Criminalística que esta impartió.

Referencias y notas de pie[editar]

Bibliografía
  • Bardini, Roberto; Bonasso, Miguel y Restrepo, Laura, Operación Príncipe, editorial Sudamericana-Planeta, Buenos Aires y México, 1988. ISBN 950-37-0378-6

Enlaces externos[editar]