Operación Masacre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Operación Masacre
de Rodolfo Walsh Ver y modificar los datos en Wikidata
OpMasacre-Original1957.jpg
Portada de la primera edición.
Género No ficción, literatura y novela testimonio Ver y modificar los datos en Wikidata
Tema(s) Fusilamientos de José León Suárez
Revolución Libertadora
Terrorismo de Estado
Resistencia peronista
Edición original en español Ver y modificar los datos en Wikidata
Ilustrador Francisco de Goya
Cubierta Magdi Kelisek
Editorial Ediciones Sigla
Ciudad Buenos Aires
País Argentina
Fecha de publicación 1957
Formato libro impreso
ISBN 978-950-515-352-7 Ver y modificar los datos en Wikidata
OCLC 11558530 Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Operación Masacre es la primera obra de «no ficción periodística» o novela testimonio de Rodolfo Walsh, escrita en 1957 . Se adelantó nueve años a A sangre fría (In Cold Blood) de Truman Capote, el libro a menudo citado como iniciador de este género.[1] La novela-investigación revela una serie asesinatos de prisioneros peronistas en 1956, conocidos en la historia como los «fusilamientos de José León Suárez», cometidos durante la dictadura cívico-militar autodenominada Revolución Libertadora. En 1972 fue llevada al cine bajo el título homónimo.

Resumen[editar]

En 1956 fracasó un levantamiento cívico-militar de inspiración peronista, contra la dictadura autodenominada Revolución Libertadora, liderado por el general Juan José Valle. Durante el proceso de represión del mismo, cinco civiles fueron clandestinamente fusilados sospechados de estar en el alzamiento, en un terreno descampado de José León Suárez, en el conurbano de Buenos Aires. Seis meses después del hecho, "alguien" le dice a Walsh: «Hay un fusilado que vive».[2] En el curso de los meses siguientes Walsh descubrió que había siete sobrevivientes de esa masacre y los va encontrando uno a uno, para entrevistarlos y reconstruir los hechos. Esa investigación será el material de base con el que escribirá Operación Masacre.

Con la publicación del libro en 1957, Walsh no dio por terminada la investigación. En las sucesivas ediciones fue incorporando nuevos elementos y variando su reflexión final sobre los hechos, a medida que variaba su concepción sobre el sistema que regía a la Argentina. Los fusilamientos quedaron impunes, pero Operación Masacre sacó a la luz los hechos mediante la creación de un nuevo género literario, pulverizó la versión oficial, documentó un caso de terrorismo de Estado que se volvería una práctica generalizada de las dictaduras latinoamericanas en las tres décadas siguientes bajo la Doctrina de la seguridad nacional promovida por Estados Unidos y se constituyó como un fragmento de la historia popular de la Argentina: "primero rumor, luego suceso y finalmente acontecimiento político", dice de la obra Rita De Grandis, académica de la Simón Fraser University.[3] Para Osvaldo Bayer:

Operación Masacre es el gran grito de alerta. Nadie como Walsh supo describir a los verdaderos fundadores de la gran masacre que vendría después.

Osvaldo Bayer[4]

Estructura externa[editar]

La obra se divide en:

  • Prólogo: cuenta cómo se entera de la existencia de los sobrevivientes y los primeros pasos de la investigación
  • Primera parte: LAS PERSONAS: presentación de los personajes que serán fusilados y su entorno.
  • Segunda parte: LOS HECHOS: narra cómo se llevaron a cada uno de los hombres del departamento, el traslado a la Unidad regional de San Martín, el traslado al lugar de fusilamiento, las conversaciones entre los presos y sus sentimientos, el fusilamiento propiamente dicho y el modo en que se salvaron los que pudieron lograrlo.
  • Tercera parte: LA EVIDENCIA: reproducción del expediente formado por la denuncia de Livraga, las declaraciones de los implicados, víctimas y victimarios y el fallo final.
  • Apéndice: habla sobre la filmación de la película Operación masacre.
  • Secuencia final: especie de alegato final en la que participan el pueblo, los fusilados, políticos y diferentes personalidades con hondo contenido social y emocional.

Cada capítulo, a su vez, se divide en secciones. La primera parte del 1 al 13; la segunda del 14 al 31 y la tercera del 32 al 37, cada una de ellas con título.

La primera edición de este libro fue hecha en 1957. En 1964, editorial Continental realiza una edición en la que se incluye el expediente Livraga. La edición analizada corresponde a Ediciones de la Flor y es la décima novena de febrero de 1994. Consta de 204 páginas. En 2011 la misma editorial publicó, en edición definitiva, este clásico de la literatura política argentina incluyendo comentarios de Osvaldo Bayer.

La historia[editar]

A las 23:30 del 9 de junio de 1956, la policía de la Provincia de Buenos Aires allana una casa en la localidad de Florida y detiene a doce civiles que suponen implicados en la rebelión liderada por el general Juan José Valle contra la dictadura del general Pedro Eugenio Aramburu. Unas seis horas después, antes de amanecer, los detenidos fueren llevados por la policía a un basural de José León Suárez, en el conurbano de Buenos Aires, donde les dispararon con la intención de matarlos. Cinco detenidos fueron asesinados y siete sobrevivieron, algunos de ellos con graves lesiones. Las cinco personas asesinadas fueron Nicolás Carranza, Francisco Garibotti, Carlos Alberto Lizaso, Mario Brión y Vicente Damían Rodríguez. Los siete sobrevivientes fueron Reinaldo Benavidez, Rogelio Díaz, Horacio Di Chiano, Norberto Gavino, Miguel Ángel Giunta, Juan Carlos Livraga y Julio Troxler.

Para contar las vidas y los últimos pasos de los protagonistas, narrar lo sucedido la noche de los asesinatos y mostrar el expediente judicial que se genera posteriormente, el autor elegirá una forma llana de escritura, manteniendo un cuidadoso equilibrio entre lo novelado y lo testimonial.

La tensión sube y el ritmo de la novela aumenta mientras avanza. Walsh utiliza recursos sencillos para consolidar la veracidad de lo narrado, como la descripción de las emociones y pensamientos que razonablemente pudieron haber tenido esos hombres. Des ese modo, el relato de la masacre suma a los fríos hechos, los últimos diálogos y pensamientos de las víctimas antes de morir en aquel basural. El libro incluye también el estremecedor relato verídico de Horacio Di Chiano, uno de los sobrevivientes, cuando luego del tiroteo, ha quedado ileso boca abajo entre la basura y comprende que están rematando a los caídos y que ahora le toca a él:

No los ve pero sabe que le apuntan a la nuca. Esperan un movimiento. Tal vez ni eso. Tal vez le tiren lo mismo. Tal vez les extrañe justamente que no se mueva. Tal vez descubran lo que es evidente, que no está herido, que de ninguna parte le brota sangre. Una náusea espantosa le surge del estómago. Alcanza a estrangularla en los labios. Quisiera gritar. Una parte de su cuerpo -las muñecas apoyadas como palancas en el suelo, las rodillas, las puntas de los pies- quisiera escapar enloquecida. Otra -la cabeza, la nuca- le repite: no moverse, no respirar.

El tiro de gracia nunca llegó y Don Horacio, como le decían en el barrio, sintió que había nacido de nuevo. A Livraga le perforaron la cara con el tiro de gracia, pese a lo cual logró sobrevivir malherido, para volver a ser detenido en el hospital al que había sido llevado por dos policías ajenos a la matanza, con la intención de que muriera en la comisaría de San Martín (Buenos Aires) por falta de atención médica. Luego lo pasaron a la cárcel de Olmos, donde estuvo se encontró con Giunta, que antes había sido sometido a tortura psicológica. Allí también fue llevado Díaz. Gavino, Benavídez y Julio Troxler (asesinado por la Triple A el 20 de septiembre de 1974) huyeron del país y se exiliaron en Bolivia.

Texto y hechos posteriores a su publicación[editar]

Fue la investigación de Walsh la que reveló los asesinatos, que hasta ese momento habían permanecido ocultos. El sobreviviente Juan Carlos Livraga, defendido por el abogado Máximo von Kotsch, cercano al futuro presidente Arturo Frondizi, hizo la denuncia, pero el juez castrense que intervino consideró que no ningún funcionario policial había cometido delitos en el caso.[5] Walsh detalla en su libro nombres, fechas, horas y situaciones, que muestran no sólo la profundidad de su investigación, sino la impunidad con que obraron las autoridades, encubiertas por gran parte de la prensa.

Cuando los asesinatos ocurrieron, los diarios más importantes del país no registraron nada. No fue sino hasta el 23 de diciembre de 1956, en que Leónidas Barletta publicó en su periódico Propósitos, la denuncia del sobreviviente Livraga. Hoy se sabe que esa iniciativa fue de Walsh, preocupado por la negativa de las editoriales a publicar el libro, como él mismo lo dice en una difundida frase escrita en el prólogo:

Esta es la historia que escribo en caliente y de un tirón, para que no me ganen de mano, pero que después se me va arrugando día a día en un bolsillo porque la paseo por todo Buenos Aires y nadie me la quiere publicar, y casi ni enterarse.

Rodolfo Walsh, Prólogo a Operación Masacre

Al final y desde el 15 de enero y hasta el 30 de marzo de 1957, el autor publicó una serie de notas en el periódico Revolución Nacional. Después, del 27 de mayo al 29 de junio del mismo año, publicó nueve artículos más en la revista Mayoría de los hermanos Tulio y Bruno Jacovella. Walsh se presenta en el Estudio Ramos Mejía, donde funcionaba el semanario Azul y Blanco, y pide hablar con el dirigente nacionalista Marcelo Sánchez Sorondo, quien era director de esa publicación, y es así que la primera edición del libro aparecerá unos meses después en Ediciones Sigla, que era sostenida por Jorge Ramos Mejía y propiedad de Sánchez Sorondo, con el título: Operación Masacre: un proceso que no ha sido clausurado y un dibujo pequeño del célebre cuadro de Los fusilamientos del tres de mayo Goya.[6]

El texto del libro fue cambiando en sucesivas ediciones, al compás de desmentidas, réplicas, apéndices, corolarios y la propia evolución política y militante de Walsh. Cuatro son las ediciones que se consideran esenciales en la construcción definitiva del libro, la de 1957, la de 1964, la tercera de 1969, y la cuarta y definitiva edición del libro en 1972, con la conocida portada con una reproducción en toda su superficie y en blanco negro del cuadro de Los fusilamientos de Goya. Al cabo de la tercera edición el relato señala la continuidad de la lucha del peronismo luego de su derrocamiento en el golpe cívico-militar de 1955, desde los fusilamientos cometidos por la dictadura del general Aramburu de 1956, hasta la ejecución ejecución del general Aramburu en 1970.[3]

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. Martínez-Salanova Sánchez, Enrique. «La novela testimonio. Non-fiction Novel». Universidad de Huelva. 
  2. Walsh, 1972, p. Prólogo.
  3. a b De Grandis, Rita. «Lo histórico y lo cotidiano en Operación Masacre de Rodolfo Walsh: del suceso a la guerra popular». JPFeinmann. 
  4. Walsh, Rodolfo (2005). Operación Masacre (con un prólogo de Osvaldo Bayer). Buenos Aires: Ediciones de la Flor. 
  5. Osojnik, Andrés (11 de noviembre de 2007). «Juan Carlos Livraga, el último sobreviviente de la Operación Masacre. Relato de un fusilado». Página/12. Consultado el 14 de diciembre de 2015. 
  6. Sánchez Sorondo, Marcelo (2001). Memorias. Buenos Aires: Sudamericana. 

Bibliografía[editar]

Referencias generales[editar]