Obispado de Litomyšl

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Obispado de Litomyšl (en latín, Diœcesis lutomislensis, en checo, biskupství litomyšlské, en alemán Bistum Leitomischl) fue una diócesis medieval de la Iglesia católica erigida en 1344 en el territorio de la actual República Checa. Fue la segunda diócesis en la región de Bohemia después de la archidiócesis de Praga, de la que fue diócesis sufragánea. Desapareció en 1554 como consecuencia de las guerras husitas, que obligaron al último obispo de Litomyšl a huir de su palacio episcopal incendiado en 1425, con el triunfo momentáneo de la Reforma protestante en tierras checas. Hoy es una diócesis titular de la Iglesia Católica en Chequia.

Historia[editar]

Escudo del Obispado de Litomyšl.

Cuando el 30 de abril de 1344 el Papa Clemente VI separó del arzobispado de Maguncia los obispados checos de Bohemia y Moravia, elevó a arzobispado la diócesis de Praga, haciendo sufragánea de ésta a la diócesis morava de Olomouc y a un obispado de nueva creación con sede en Litomyšl formado con parroquias de ambas diócesis (pero mayoritariamente de las de Praga).

Instaurando un nuevo obispado en Litomyšl, se marcaba así la importancia que empezaba a tener la Bohemia oriental en la política territorial de los nuevos emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico y reyes del reino de Bohemia de la Casa de Luxemburgo. La Santa Sede apoyó las intenciones políticas del emperador Carlos IV de Luxemburgo, rey de Bohemia, que después de la incorporación de Silesia a la corona checa, intentó llevar a la diócesis de Breslavia a la sujección de la iglesia de Praga, separándola de la provincia eclesiástica de Gniezno (Polonia). Para ello tuvo el apoyo de su consejero y obispo de Breslavia Precislao de Pogorcela pero no consiguió el apoyo del capítulo catedralicio de Breslavia, que impidió el traslado. Siguiendo los planes del emperador Carlos, el obispo Precislao de Pogorcela fue el encargado de las tareas administrativas y de organización durante la creación del obispado de Litomyšl. La diócesis se creó con un total de 151 parroquias que las diócesis de Praga y de Olomouc tuvieron que ceder.

Las posesiones materiales del obispado fueron las del monasterio premostratense de Litomyšl, fundado por el obispo Enrique II Zdík de Olomouc a mediados del siglo XII, sobre las ruinas de una fortaleza slavníkida anterior del siglo X. Los bastimentos del monasterio (situados en el solar de lo que ahora es el Castillo de Litomyšl) se convertirían en el palacio episcopal, incluyendo la iglesia abacial, que fue la sede del obispado, la iglesia-catedral de San Clemente. El primer obispo, Juan I, fue antes abad premostratense de la abadía de Louka, en Znojmo (sur de Moravia). Los clérigos del monasterio formaron el cabildo catedralicio y el monasterio dejó de existir, con sus propiedades divididas entre el obispo y el cabildo, lo que fue el origen de fuertes disputas legales que no se solucionaron hasta la intervención de Precislao de Pogorcela en 1347, que en nombre del Papa, estableció y aclaró la estructura de la propiedad del cabildo y del obispo. Al mismo tiempo, el emperador Carlos IV confirmó para la diócesis la libre disposición de los bienes del obispo. Por otra parte, las disputas territoriales con las diócesis de Praga y Olomouc, que tuvieron que ceder a la nueva diócesis de Litomysl las parroquias que la formaron, se extendieron hasta 1350. Entre 1349 y 1350, el primer arzobispo de Praga Ernesto de Pardubice organizó el obispado de Litomyšl dividiéndolo en los archidiaconados de Chrudim, Vysoké Mýto, Polička y Lanškroun.

Aunque en la diócesis había muchos monasterios, pocos tenían una existencia boyante ya que estaban situados en una región económicamente poco importante. Con el fin de estabilizar su situación económica, los obispos de Litomyšl fundaron numerosos monasterios, así por ejemplo se fundó un monasterio de agustinos en la propia Litomyšl (1356), una colegiata de canónigos regulares de San Agustín en Lanškroun (1371) y una cartuja en Tržek (1372). En esa época, dado que los obispos eran a menudo consejeros de la corte en Praga al servicio de la Casa de Luxemburgo, se descuidó la administración de la diócesis con el absentismo de sus titulares. La atención de los obispos por el obispado mejoró con el episcopado de Alberto de Sternberg: en 1376, durante su segundo mandato como obispo de Litomyšl se trajo de Magdeburgo (donde había sido anteriormente su arzobispo por influencia del emperador Carlos IV) los huesos del Papa San Víctor como reliquia para la diócesis, de la que fue a partir de entonces su santo patrón.

Durante el largo mandato del obispo Juan IV de Bucca, la vida eclesiástica comenzó a florecer lentamente. En 1391 se nombró a un predicador diocesano, que predicaba en el lenguaje del pueblo en vez de en latín; en 1401 se celebró un sínodo diocesano y en 1406 realizó una visita pastoral a las parroquias del obispado. Juan IV también fundó una escuela y una biblioteca de la catedral en Litomyšl. Fue un fiel seguidor del emperador Segismundo de Luxemburgo y oponente de la doctrina de Juan Hus y los husitas. Participó en el concilio de Constanza (1414-1418) como delegado checo.

Final[editar]

El sucesor de Juan IV fue Alejo de Březí, que tuvo que contemporizar con los husitas por sus victorias iniciales. En el sitio de Litomyšl, en 1421, el líder husita Jan Žižka ocupó la ciudad cuando el obispo huyó dejando el campo abierto. Cuando los taboritas, el ala extrema de los husitas, reocuparon la ciudad incendiando la catedral y el palacio episcopal, también huyeron los canónigos del cabildo catedralicio y se refugiaron en Svitavy, una ciudad 18 km al sureste de Litomyšl que pertenecía al obispado de Olomouc.

Así terminó la existencia de facto del obispado de Litomyšl, aunque todavía fueron nombrados administradores apostólicos y algún obispo (el último en 1474). Cuando la Reforma protestante triunfó en la ciudad de Svitavy, se puso fin a la existencia del capítulo catedralicio lutomislense y en 1554 se extinguió la diócesis legalmente. Las parroquias del obispado retornaron a sus respectivas archidiócesis de Praga y de Olomouc. Casi un siglo después, el 10 de noviembre de 1664, se fundó la diócesis de Hradec Králové en la Bohemia oriental, con parroquias de la archidiócesis de Praga, de la que es sufragánea desde entonces.

Diócesis titular[editar]

Hoy, el obispado de Litomyšl es desde 1970 un obispado titular de la Iglesia católica.

Véase también[editar]

Referencias[editar]