Monedas de euro de Bulgaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

🤓🤓🤓😄😄😄😀😀😀😊😊😊😜😜😜

El euro (EUR o ) es la moneda común para las naciones que pertenecen a la Eurozona. Las monedas de euro tienen dos lados diferentes, un lado común (anverso) para todos los países, el cual indica el valor de la moneda y un lado nacional (reverso) con el diseño escogido por cada uno de los países.

Bulgaria es miembro de la Unión Europea desde el 1 de enero de 2007. Sin embargo, su moneda, el lev búlgaro todavía no se encuentra en el ERM II. Para poder adoptar el euro, deberá adherirse a dicho mecanismo y permanecer en él durante al menos dos años.

El lev búlgaro no forma parte del ERM II, pero está vinculado al euro desde su creación en 1999 (1,95583 BGN = 1 euro), ya que previamente estuvo vinculado al marco alemán a través de un acuerdo monetario firmado en 1997 para ayudar a poner fin a la grave crisis financiera y a los problemas de pago de la deuda externa. Bulgaria se incorporó a la Unión Europea el 1 de enero de 2007. Ese mismo año, el ministro de Finanzas búlgaro Plamen Oresharskise puso como objetivo entrar en el ERM II en 2009 y adoptar el euro en 2012.

A pesar de que la vinculación del lev al euro se había visto como algo beneficioso para que el país cumpliera varios criterios de adhesión tan pronto, la Unión Europea estuvo presionando a Bulgaria para que abandonase el tipo de cambio fijo respecto al euro. Algunos factores en contra de la continuación del régimen de convertibilidad eran el alto nivel de inflación, un tipo de cambio irreal y la baja productividad en el país. Sin embargo, el ministro de Finanzas, Plamen Oresharski, dijo que el país debía mantener la convertibilidad hasta que adopte la moneda única europea.

En 2007, Bulgaria cumplía tres criterios para poder entrar en la zona del euro: déficit inferior al 3% del PIB, deuda pública inferior al 60% del PIB y tipos de interés a largo plazo inferiores al valor de referencia (que en aquel momento era del 6,5%). El criterio de estabilidad de precios no lo cumplía debido a que la inflación en Bulgaria en los 12 meses anteriores a marzo de 2008 llegó al 9,4%, muy por encima del valor de referencia (que en aquel momento era del 3,2%).

En 2011, Bulgaria consiguió cumplir con cuatro criterios de convergencia para la adopción del euro. El único criterio que no cumplía era haber sido miembro del ERM II durante un mínimo de dos años. El ministro de Finanzas, Simeon Djankov, explicó que el gobierno tomó la decisión política de no solicitar la participación en el ERM II mientras la crisis de la deuda soberana de la eurozona no se resolviera.

En septiembre de 2012, Bulgaria congeló indefinidamente los ansiados planes de adoptar la moneda común. El primer ministro búlgaro, Boiko Borísov, y el ministro de Finanzas, Simeon Djankov, manifestaron que los riesgos que como país planteaba su pertenencia al euro eran demasiado altos.[1]

En julio de 2015, el Gobierno de Bulgaria creó un consejo de coordinación, liderado por el ministro de Finanzas, Vladislav Goranov, para comenzar la preparación para la entrada del país en la eurozona. El objetivo es entrar en el ERM II en 2018 por lo que Bulgaria adoptaría el euro en 2020, como pronto.

Las monedas de euro de Bulgaria todavía no se han diseñado.

Referencias[editar]