Miranda Bailey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Miranda Bailey es el nombre de un personaje de ficción de la serie de televisión estadounidense Grey's Anatomy de la cadena ABC. El personaje es interpretado por la actriz Chandra Wilson, que ganó un Premio del Sindicato de Actores por su papel en 2007 y fue nominada a los Premios Emmy como mejor actriz de reparto el mismo año.

El personaje[editar]

Miranda Bailey, graduada del Wellesley College, es una cirujana residente anteriormente a cargo de cinco internos. Sus colegas se refieren a ella como "La Nazi" a causa de su difícil personalidad y actitud tajante. Aunque a menudo es dura con los internos, ha demostrado proporcionar apoyo y asesoramiento cuando lo necesitan. Se casó con Tucker Jones en 1995.

Su hijo, Tucker George Bailey Jones, nació el mismo día que una bomba explotaba en el Seattle Grace, mientras su marido estaba en cirugía con el doctor Derek Shepherd, y después de haber chocado su automóvil en el camino hacia el hospital en el capítulo Es el fin del mundo tal como lo conocemos, recopilación de dos episodios. George O'Malley la ayudó en el parto de su hijo, y por ello le da el nombre de William George Bailey Jones (apodado "Tuck" para su padre).

Al final de la segunda temporada e inicio de la tercera, Bailey consideró el convertirse en madre y continuar su carrera como cirujana. Su condición de personal de confianza fue puesto en duda cuando Izzie Stevens cortó el cable LVAD de Denny Duquette y éste posteriormente falleció tras su trasplante de corazón; Bailey consideró que ella no tenía control de sus internos, y que el incidente por ello era culpa suya. Fue criticada por los acontecimientos en el capítulo "Oh, la culpa", cuando un colega le cuestiona directamente sobre su carrera y la maternidad.

Desilusionada por lo poco que puede ayudar a los pacientes como una cirujana, Bailey decidió abrir una clínica gratuita en el Seattle Grace Hospital en la temporada 3. Enfrentó dificultades para obtener el apoyo de los cirujanos, pero después de hablar con el Jefe, logró obtener su acuerdo para trabajar y abrir la clínica allí. La "Clínica en memoria de Denny Duquette" fue abierta con la herencia que Izzie recibió de Denny Duquette. Bailey compitió para el cargo de Jefa de Residentes, pero en el último episodio de la tercera temporada, la doctora Callie Torres obtiene el puesto por una petición del Dr. Richard Webber; sin embargo, éste le indicó que podría convertirse en Jefa de Cirugía en unos pocos años.

En la cuarta temporada, Miranda decidió que Callie tendría que ser la "número dos" porque Torres carecía de talento para su puesto como Jefa de Residentes. El Jefe Webber vio a Bailey haciendo el trabajo de Torres, además de delegar excepcionalmente bien y finalmente se dio cuenta de que Miranda merecía el puesto. Despidió a Torres del puesto y le dijo a Bailey que cometió un error al no darle el trabajo desde el principio. También se disculpó por haberla tomado como una inútil.

Durante la cuarta temporada Miranda ayudó a salvar la vida de un paramédico racista. Al terminar la cirugía y cerrar su estómago, comenta a George que la incisión tendrá que ser alineada mejor, por lo que tuvo que dejar casi irreconocible el tatuaje de una cruz gamada que llevaba el paciente en su estómago. Durante la cirugía declaró que "no quería que la llamaran nazi nunca más". Al final de la cuarta temporada, a raíz de las graves lesiones de su hijo y numerosas discusiones sobre el estado de su matrimonio, la doctora Bailey y su marido se separaron.

En la quinta temporada Bailey es la encargada de llevar a cabo el proceso «dominó», en la que cada cirugía se conectaba con la anterior. Además, recibe más poder por parte de el Dr. Richard Webber, el Jefe, por lo que es elegida por este mismo para operar un tumor inoperable de una niña. Al final de la temporada, Bailey sufre por dos paciente que se encuentran en estado crítico, quienes fueron anteriormente sus internos.

En la sexta temporada Bailey debe enfrentar a su padre en el día de acción de gracias, quien dice estar decepcionado de ella al divorciarse de Tucker. Sin embargo, a pesar de someterse a sus reproches en un principio, Bailey lo enfrenta en la cena de acción de gracias frente a sus colegas del Seattle Grace, diciendo «Yo soy feliz, y tengo un hijo sano ». En la sexta temporada tiene un romance con un anestesiólogo. (Ben Warren)

En la séptima temporada tiene un romance con un enfermero.

En la novena temporada se casa con Ben Warren. En esta temporada, Bailey tiene una crisis al creer que ella era portadora de una bacteria que había matado a tres pacientes a causa de infecciones post-operatorias. Cuando la junta directiva del hospital y los agentes del CDC ingresan en alerta, Bailey se encierra en su laboratorio para tomar muestras propias. Finalmente, al cesar la investigación, el CDC declara que la bacteria, a pesar de que la portaba Miranda Bailey no hubiera representado un peligro si no fuera por los guantes de látex que se usaban en las cirugías, pertenecientes a los insumos, cuando Pegasus dirigía el hospital en tiempos de bancarrota, los que presentaron en el peritaje una fuga al ser de material de peor calidad.

En la 13ava temporada se convierte en la nueva jefa del departamento de cirugías del hospital grace de Seattle Memorial grey-sloan hospital, haciendo cambios que pueden afectar a sus colegas, al final de la temporada después de tener roses con su compañero-amigo Richard Webber y la esposa de este, terminando la temporada con una gran explosión de su edicio hospital.

En la 14ava temporada sufre de un infarto luego de sufrir mucho estrés como : su puesto, el que su esposo Ben Warren se haya unido a el equipo de bomberos de Seattle, un golpe al sistema del hospital por un hacker, etc, es operada en otro hospital de Seattle por Margarita Pierce, de la mano de su mejor amigo Richard webber, después de la cirugía todo sale bien y ahora (-presente) dice llevar una vida más saludable

Véase también[editar]