Microvilli

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las microvilli (en singular microvillus), también conocidas como microvellosidades (del griego μικρο- [mikro-] «pequeño» y del latín villus «vellosidad») son prolongaciones digitiformes (en forma de dedo) de algunas células, que permiten ampliar la superficie de las mismas, y por lo tanto aumentar la superficie de intercambio de sustancias. Los microvilli o microvellosidades suelen encontrarse en células (animales) del epitelio (ej. en el intestino, los riñones, las papilas gustativas, el útero o los óvulos) .

Características[editar]

Los microvilli se encuentran en el dominio apical de la célula epitelial orientada hacia la superficie o luz del conducto que reviste.

Microvellosidades en células epiteliales. En la foto A se observan los extremos apicales de 10 células epiteliales de riñón, en un cuadrado de 50x50μm. En la foto B se aprecian las microvellosidades individuales proyectándose sobre la superficie apical de una sola célula, en un cuadrado de 8x8μm. La foto B corresponde a la célula marcada con un rectángulo en la foto A. Imagen producida mediante Microscopio de fuerza atómica.

Estas eversiones con forma de dedos y a modo de cepillos tienen una reducida resistencia a la difusión para pequeñas moléculas y por ellos son ideales en su estructura para el intercambio de sustancias. Éstas se transportan a lo largo de los filamentos estabilizadores de actina, que van desde la punta del microvilli hasta su continuación. Además, el transporte cuenta con el apoyo de contracciones mutuas rítmicas.

Estructura[editar]

Los microvilli tienen un espesor aproximado de 0,1 µm y, según el tipo de célula, de 2 µm de longitud. Cada microvillus contiene un manojo central de 40 filamentos de actina que funcionan a modo de esqueleto. Se mantienen unidos entre si y sostenidos con la ayuda de las proteínas fimbrina, fascina y villina. La unión del manojo de actina a la superficie lateral de la célula, se produce por medio de miosina I y del citoesqueleto según la basal vía espectrina.

Microvellosidades del borde en cepillo, del polo apical del enterocito, proyectándose hacia la luz del intestino (arriba). Se observa su tamaño homogéneo y la inserción de los filamentos de su esqueleto interno en la red terminal fibrilar. El glicocálix es visible como una zona oscura y densa por encima del extremo de las microvellosidades. Micrografía de microscopio electrónico de transmisión.

Los microvilli están cubiertos de una capa de proteínas, glicoproteínas y restos de azúcares, llamados glicocálix. Las propiedades de los antígenos son determinados por los microvilli. Además, los glicocálix son también relevantes en los mecanismos de adhesión y reconocimiento de las células.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Werner Müller-Esterl (2004). Biochemie - Eine Einführung für Mediziner und Naturwissenschaftler (1. edición). München/Heidelberg: Elsevier Verlag. ISBN 3-8274-0534-3.