Michele Ferrero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Michele Ferrero
Información personal
Nacimiento 26 de abril de 1925
Bandera de Italia Dogliani, Piamonte, Italia
Fallecimiento 14 de febrero de 2015
(89 años)
Bandera de Mónaco Montecarlo, Mónaco
Nacionalidad Italiana
Familia
Padre Pietro Ferrero Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge Maria Franca Fissolo
Hijos Pietro, Giovanni
Información profesional
Ocupación Empresario
Patrimonio 23.400 millones de dólares[1]
Empleador
Web
Sitio web
[editar datos en Wikidata]

Michele Ferrero (Dogliani, Piamonte, 26 de abril de 1925Montecarlo, 14 de febrero de 2015)[2]​ fue un empresario italiano, el propietario de Chocolates Ferrero, una de las mayores productoras de chocolate del mundo. Además, era considerado el hombre más rico de Italia.[3]

Total ventas Año 2011
u$s30.000.000.000 6.200.000.000 €

Biografía[editar]

Hijo y heredero de Pietro Ferrero, que crearía la empresa que lleva su apellido tras inventar una crema de avellana y cacao. Su famoso producto Nutella fue el resultado de la combinación de cacao con las avellanas que abundan en la región de Piamonte, su ciudad natal. De esta particular mezcla nació su hoy célebre producto. Michele llegó a ser el primer industrial italiano de la posguerra del sector de la pastelería en abrir fábricas y sedes operativas en el extranjero, convirtiendo su empresa en un grupo muy destacado a nivel internacional.

La marca incluye Nutella, Mon Chéri, Kinder Chocolate, Ferrero Rocher, Tic Tac, Huevo Kinder y Pocket Cofee.

Según la revista Forbes, fue el 23.º hombre más rico del mundo con 20 400 millones de dólares. En 2015, se situaba en el 30.º puesto con 23 400 millones de dólares.[1]

Trayectoria profesional[editar]

Ferrero desconfiaba de los directivos con muchos títulos universitarios. Él se guiaba por el sentido común, por la impresión que le causaba una persona y por el instinto. El empresario solía decir que Valeria —así llamaba a una mujer prototipo que hace la compra— era la protagonista clave de la estrategia de la compañía. Todo debía enfocarse a que esa compradora media se sintiera satisfecha con el producto, ya fuera la marca Mon Chérie, Nutella o los huevos Kinder, tanto si estaba buscando un pequeño regalo para el marido como una recompensa para los hijos por las buenas notas en la escuela.

Uno de los logros de los que Ferrero se sentía más satisfecho era la penetración en el mercado alemán. Él creía que se debía estar muy presente en el norte de Europa porque allí se consumía chocolate todo el año. Pero, para una empresa italiana, era complicado abrirse camino en terreno germano en los años cincuenta del siglo pasado por los prejuicios antiitalianos derivados de la II Guerra Mundial y por ciertos estereotipos. Ferrero pensó en Mon Chérie, que combinaba chocolate, cereza y licor. Su idea era ofrecer un producto que endulzara la existencia cotidiana de un pueblo que trabajaba muy duro para reconstruir el país. El licor, según el empresario, daba además un poco de calor en invierno, a falta de buena calefacción.

Ferrero apreciaba sobre todo a los químicos de la empresa que desarrollaban un nuevo producto. A él le gustaba también encerrarse en el laboratorio para probar el sabor de nuevas fórmulas, combinaciones y texturas. En Montecarlo, donde vivía desde hacía años para protegerse del fisco italiano y del peligro de secuestros, Ferrero montó un gran laboratorio para inventar productos. La joya de la corona, no obstante, continúa siendo Nutella, de la que se producen 350 000 toneladas al año. Se acertó hasta el nombre, pues se trata de un híbrido perfecto que incluye el inglés (nut) y queda italianizado con las sílabas finales. La crema es ya casi un objeto de culto para varias generaciones y ha entrado en la cultura popular gracias al cine (en una memorable escena del filme Bianca, con Nanni Moretti). Alérgico a sacar la empresa a bolsa, el magnate siempre fue con sus empleados un patriarca de los de antes, partidario del trato directo, de pagar salarios dignos y pluses, y de dar beneficios sociales incluso a quienes estaban jubilados.

Vida personal[editar]

Estaba casado con Maria Franca. Dirigía la empresa junto con uno de sus hijos, Pietro Ferrero Jr. quien falleció en abril de 2011 en Sudáfrica al sufrir un infarto y caer de su bicicleta. Tuvo otro hijo, Giovanni Ferrero, quien, tras la muerte de Michele Franca, pasó a ser el único propietario de Ferrero. Ferrero profesaba un ferviente catolicismo. Visitaba anualmente el santuario de Lourdes junto a su familia. Michele Ferrero falleció por una enfermedad el 14 de febrero de 2015 a los 89 años, en su casa en Monte Carlo (Mónaco).[4]

Honores[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Forbes. «Ficha de Michele Ferrero». Consultado el 16 de febrero de 2015. 
  2. Murió Michele Ferrero, creador de Nutella y Kinder Sorpresa
  3. El economista. «La fortuna más dulce del mundo Pietro Ferrero amasa un patrimonio». Consultado el 16 de febrero de 2015. 
  4. «Muere Michele Ferrero, el creador de Nutella». El Huffington Post. 15 de febrero de 2015. Consultado el 27 de febrero de 2015. 
  5. Quirinal. «Dettaglio decorato» (en italiano). Consultado el 16 de febrero de 2015. 
  6. Quirinal. «Dettaglio decorato» (en italiano). Consultado el 16 de febrero de 2015. 

[1][2]


  1. Val, Eusebio. «Michele Ferrero: el padre de Nutella». Consultado el 28 de febrero de 2015. 
  2. «Ferrero Rocher, la empresa familiar que vale u$s30.000 millones, pero el dueño se resiste a vender». 3 de diciembre de 2013. Consultado el 28 de febrero de 2015.