Menorquín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
     Menorquín occidental      Menorquín oriental

Se denomina menorquín al dialecto tradicionalmente hablado en la isla de Menorca (Islas Baleares, España). Es uno de los dialectos del idioma catalán, con afinidades respecto a los otros dialectos baleares (ibicenco y mallorquín).

Hasta el siglo XVII, el subdialecto menorquín había sido una variante muy uniforme del catalán oriental (y por tanto, con pocos puntos diferenciadores baleares), y hoy aún lo es en ciertos aspectos, sobre todo por el cierre de la o átona en u, que es una de las principales diferencias que la fonética de Menorca presenta en relación con la de Mallorca (exceptuando la de Sóller, que de otra manera tiene algunos puntos de semejanza con la de Ciudadela).

Un punto, en que Menorca se mantuvo al margen del proceso evolutivo del catalán continental fue con el uso de la ə tónica, que era general en toda la isla. Esta uniformidad se mantiene hasta final del seglo XIX. A partir del siglo XX, la ə tónica pasó a e cerrada en Mahón, y el mismo traslado se hizo en Alayor y en Mercadal. En cambio, en Ferrerías y Ciudadela se había mantenido el sonido neutro, en parte por motivo psicológico, según afirma Francesc de Borja Moll: por la reacción de los ciudadelenses contra los mahoneses, consecuencia de antipatías seculares. La pronunciación de la e cerrada de Mahón ha sido objeto de burla por parte de ciudadelenses, y eso ha inhibido la progresión de su uso en el sector occidental de la isla.

Otra diferencia notable entre las dos ciudades de la isla, Mahón y Ciudadela, es la entonación.[1]

No tan resistente se había mostrado el sector occidental de la isla con la influencia llegada desde Cataluña a Mahón de los morfemas flexivos -és, -essis, -essin. Hace sesenta años las primitivas formas -às, -assis, -assin fueron sustituidas en Ciudadela.

En el trato del grupo átono ua, el menorquín sigue el ejemplo del mallorquín y elimina la última vocal, pero pronunciando u en lugar de o: aigu, llegu, Pascu.

La i débil entre vocales se pierde, aunque en el pretérito imperfecto en el menorquín occidental se deja sentir la i, pronunciando deia, veía, etc. El ensordecimiento de la ll también se da: gúə (agulla), véə (vella), fúə (fulla), uréə (orella), páə (palla). Este mismo fenómeno se produce en ciertas villas de Mallorca, especialmente en Sóller, Alcudia y Capdepera.

Léxico de origen inglés

El dialecto menorquín conserva algunos anglicismos, fruto de la dominación británica de la isla en los siglos XVIII y XIX, tales como bòtil (de "bottle": botella), boínder (de "bow window": ventana saliente), xoc ( de "chalk": yeso o tiza), etc.[2]

Referencias[editar]