Melanoma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Melanoma maligno»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Melanoma
Melanoma.jpg
Clasificación y recursos externos
CIE-10 C43
CIE-9 172
CIE-O M8720/3 (gen)
CIAP-2 S77
OMIM 155600
DiseasesDB 7947
MedlinePlus 000850
MeSH D008545
Sinónimos
  • Melanocarcinoma
  • Melanosarcoma
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

Melanoma es el nombre genérico de los tumores melánicos o pigmentados[1] [2] (mélas (μελας gr.) "negro" + -o-ma 1 (-ομα gr.) "tumor") y el melanoma maligno es una grave variedad de cáncer de piel, causante de la mayoría de las muertes relacionadas con el cáncer de piel. Se trata de un tumor generalmente cutáneo, pero también del intestino y el ojo (melanoma uveal) y altamente invasivo por su capacidad de generar metástasis. Actualmente el único tratamiento efectivo es la resección quirúrgica del tumor primario antes de que logre un grosor mayor de 1 mm.

Epidemiología[editar]

Cerca de 160.000 casos nuevos de melanoma se diagnostican cada año mundialmente, y resulta más frecuente en hombres y personas de raza blanca[3] que habitan regiones con climas soleados.[4] Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, ocurren cerca de 48.000 muertes relacionados con el melanoma cada año.[5] Se estima que el melanoma maligno produce un 75% de las muertes asociadas al cáncer de piel.[6]

Etiología[editar]

Por lo general, el riesgo de un individuo de contraer un melanoma depende de dos tipos de factores: intrínsecos y ambientales. Los factores intrínsecos incluyen la historia familiar y el genotipo heredado; mientras que el factor ambiental o extrínseco más relevante es la exposición a la luz solar.[7]

Los estudios epidemiológicos sugieren que la exposición a la radiación proveniente de la luz ultravioleta (UVA[8] y UVB) es una de las causas principales en la aparición del melanoma.

El melanoma es más frecuente en la espalda de los hombres y en las piernas de las mujeres. El riesgo parece estar fuertemente influido por las condiciones socio-económicas de la persona, no tanto por el hecho de que su ocupación se desarrolle en el interior o en el exterior de un edificio. De modo que es más común ver melanomas en profesionales y personal administrativo que en trabajadores o graduados.[9] [10] El uso de camas de bronceado con rayos ultravioleta penetrantes se ha asociado con la aparición de cáncer de piel, incluyendo el melanoma.

Patogenia[editar]

La radiación causa daño en el ADN de las células, típicamente una dimerización de la timina que, al no ser reparado por la maquinaria intracelular, crea mutación en los genes celulares. La secuenciación masiva del genóma de muestras de melanomas metastásicos de pacientes ha permitido detectar distintas mutaciones, no solo mutaciones puntuales (transiciones C->T principalmente) sino también reordenamientos cromosómicos (deleciones, amplificaciones, translocaciones) incluyendo el fenómeno de la cromotripsis que provocan una alta inestabilidad genómica.[11] Cuando la célula se divide, estas mutaciones se propagan a nuevas generaciones de células. Si la mutación ocurre justo sobre un protooncogén (dará lugar a un oncogén) o si se produce en genes supresores tumorales, la velocidad de la mitosis o división celular en las células con las mutaciones se vuelve descontrolada, conllevando a la formación de un tumor. La mayoría de los estudios sobre quemaduras sugieren una relación positiva o directa entre las quemaduras a edades tempranas y el consiguiente riesgo de padecer melanoma. Los pacientes que presentan un historial de alta exposición a la luz ultravioleta suelen tener un porcentaje de mutaciones en genes como NRAS[12] o BRAF [13] (oncogenes) superior al que poseen los pacientes con una exposición normal o baja.[11]

Clasificación[editar]

Según su localización se denominan:

Tiene formas compuestas:

Prevención[editar]

Para prevenirse del melanoma, ante la llegada del verano, es preciso adoptar una serie de medidas de protección, como la utilización de gorras o sombreros que no dejen pasar los rayos solares, de cremas con factor protección solar mayor de 50, así como tomar el sol de una forma gradual y evitarlo en las horas de irradiación más intensa (entre las 12:00 y 16:00). Incluso debajo de las sombrillas el sol es dañino, ya que el efecto espejo de la arena puede inducir los rayos solares con mayor intensidad.

El prototipo humano con mayores posibilidades de contraer dicha enfermedad es una mujer entre 40 y 45 años, de piel y ojos claros que realice exposiciones solares intensas e intermitentes desde la infancia, con quemaduras en la etapa infantil, con un número importante de nevus congénitos o atípicos, y con antecedentes familiares de melanoma.

Algunos consejos para prevenir la aparición de melanomas son:

  • Tomar el sol con protección adecuada.
  • Utilizar el protector solar adecuado y por todo el cuerpo.
  • Utilizar la dosis adecuada por el fabricante.
  • Debe tenerse en cuenta a la hora de la elección del filtro tanto los rayos UVA como los UVB.
  • Recurrir si fuera necesario a la fotoprotección oral que palía las carencias y defectos de la protección tópica.

Diagnóstico[editar]

Regla ABCD para la detección de melanomas. En la columna de la izquierda y de arriba a abajo: melanomas mostrando (A) asimetría, (B) un borde que es irregular o con muescas, (C) coloración con diferentes tonos de color marrón o negro, y (D) un diámetro que cambia de tamaño. En la columna derecha hay lunares normales que no tienen características sospechosas de malignidad (no hay asimetría, el borde es regular, el color es de tono bronceado, y sin cambios en el diámetro).

Para saber cuándo la apariencia es sospechosa existe una regla denominada A, B, C y D. Así, cuando un nevus es Asimétrico, tiene unos Bordes irregulares, toma una Coloración muy oscura o irregular y su Diámetro aumenta, son indicios de melanoma, por lo que se debe acudir al médico.

Se debe prestar especial atención, por ser marcadores de melanoma, a los nevus pigmentocelulares adquiridos que, a lo largo de la vida, modifican su morfología. También a los nevus atípicos o (urielosis) y congénitos, siendo los principales signos de alarma los nevus asimétricos, con bordes imprecisos, color cambiante y sangrado. Este cuadro puede darse conjuntamente.

Pronóstico[editar]

Los melanomas se clasifican con fines pronósticos según sus características. Hay varios sistemas:

  • El sistema de Breslow clasifica los melanomas según su espesor.
  • Los niveles de Clark, puntúan los melanomas según la invasión de tejidos: desde el tipo I intradérmico, hasta el tipo V, que invade el tejido subcutáneo.
  • Existe también una estadificación mediante la clasificación TNM.

Tratamiento[editar]

Quirúrgico[editar]

Una detección precoz permite la extirpación quirúrgica de la práctica totalidad de los melanomas. Actualmente se utilizan técnicas de diagnosis no cruentas tales como la dermatoscopia (también denominada epiluminiscencia) que permiten detectar cualquier alteración precoz de los nevus y su posible malignidad. Tras la cirugía solo los pacientes de alto riesgo necesitan inmunoterapia adicional. Si en un período de 3 a 5 años no se ha reproducido el melanoma, las posibilidades de recaída son mínimas.

Farmacológico[editar]

En 2012 se aprobó el uso del vemurafenib, comercializado como Zelboraf, para tratar un tipo de melanoma asociado a una mutación del gen BRAF, una de las formas más malignas de esta enfermedad. [14] [15] [16] Además, y a raíz de los resultados del último estudio denominado coBRIM, en el que se ha combinado Vemurafenib con un nuevo medicamento en fase de ensayo (Cobimetinib), se ha confirmado que el uso conjunto de ambas medicinas permite bloquear diferentes dianas de la célula tumoral impidiendo durante más tiempo la progresión del tumor.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Melanoma Death Rate Still Climbing
  2. Cancer Stat Fact Sheets
  3. Ries LAG, et al, eds. SEER Cancer Statistics Review, 1975-2000. Bethesda, MD: National Cancer Institute; 2003: Tables XVI-1-9.
  4. Parkin D, Bray F, Ferlay J, Pisani P. «Global cancer statistics, 2002.». CA Cancer J Clin 55 (2): 74–108. PMID 15761078. Full text
  5. Lucas, R. Global Burden of Disease of Solar Ultraviolet Radiation, Environmental Burden of Disease Series, July 25, 2006; No. 13. News release, World Health Organization
  6. Treatment of Skin Cancer
  7. Who is Most at Risk for Melanoma?
  8. Wang S, Setlow R, Berwick M, Polsky D, Marghoob A, Kopf A, Bart R (2001). «Ultraviolet A and melanoma: a review». J Am Acad Dermatol 44 (5): 837–46. doi:10.1067/mjd.2001.114594. PMID 11312434. 
  9. Lee J, Strickland D (1980). «Malignant melanoma: social status and outdoor work.». Br J Cancer 41 (5): 757–63. PMID 7426301. 
  10. Pion IA, Rigel DS, Garfinkel L, Silverman MK, Kopf AW (January de 1995). «Occupation and the risk of malignant melanoma». Cancer 75 (2 Suppl): 637–44. PMID 7804988. 
  11. a b Berger, Michael F. (Noviembre de 2012). «Melanoma genome sequencing reveals frequent PREX2 mutations». Nature 485 (7399): 502–506. doi:10.1038/nature11071. 
  12. NRAS
  13. BRAF
  14. «FDA Approves Zelboraf (Vemurafenib) and Companion Diagnostic for BRAF Mutation-Positive Metastatic Melanoma, a Deadly Form of Skin Cancer» (en inglés). Genentech. 17 de agosto de 2011. Consultado el 18 de febrero de 2013. 
  15. «Notice of Decision for ZELBORAF» (en inglés). Health Canada. 15 de febrero de 2012. Consultado el 18 de febrero de 2013. 
  16. Hofland, Peter (20 de febrero de 2012). «Personalized Cancer Medicine Allows Patients with Deadly Form of Metastatic Melanoma to Live Significantly Longer». Onco'Zine - The International Cancer Network (en inglés). Consultado el 18 de febrero de 2013. 

Enlaces externos[editar]