Masacre de La Mejor Esquina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Masacre de La Mejor Esquina fue una masacre ocurrida el 3 de abril de 1988 en La Mejor Esquina, vereda de Córdoba, Colombia, donde fueron asesinados 27 campesinos, incluyendo varios menores, durante un ataque por parte de Los Magníficos, un grupo paramilitar llamado así por la famosa serie homónima de los años 80. La razón del ataque nunca se esclareció, aunque la hipótesis más sonada fue la de una represalia por ofrecer supuesta ayuda a guerrilleros del EPL.

Los hechos[editar]

Alrededor de las 10:30 de la noche, en medio de un fandango (una fiesta) en celebración del Domingo de Resurrección, llegaron al pueblo en una camioneta un grupo de doce a quince uniformados armados con fusiles, que irrumpieron violentamente en el lugar de la celebración haciendo disparos y gritando frases como "Salgan todos, partida de guerrilleros".

En una orgía de sangre que duró cerca de media hora, los atacantes mataron a 27 personas, la mayoría con disparos a la cabeza, al corazón, o simplemente con violentas ráfagas que por poco partían a las personas a la mitad. Entre los numerosos muertos estaba el profesor del pueblo por más de 25 años, quién, amparado en la convicción de que "el que nada debe nada teme" se acercó a los asesinos buscando dialogar, pero estos no se lo permitieron y por su accionar altruista recibió dos tiros a quemarropa, uno en el cuello y otro en la espalda. Al salir del lugar los intrusos dijeron una frase que los sobrevivientes nunca pudieron olvidar: "Suerte para los que quedaron vivos; que lloren mucho a sus muertos". Saliendo del pueblo, asesinaron a un desprevenido poblador que se dirigía a la celebración; fue el muerto 27.

Investigación[editar]

El caso de La Mejor Esquina quedó Siendo una duda, ya que el proceso prácticamente nunca arrancó. Lo único que se logró fue la acusación como autores intelectuales que el DAS hizo al desaparecido Carlos Castaño y a César Cura. Familiares de las víctimas atribuyen la impunidad a la ineficiencia de la Fiscalía y la justicia colombiana.[1]

Véase también[editar]