Mariano Ruiz-Funes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Mariano Ruiz-Funes García»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Mariano Ruiz-Funes

Escudo de la Segunda República Española.svg
Ministro de Agricultura de España
19 de febrero de 1936-19 de julio de 1936
Presidente Manuel Azaña Díaz
Augusto Barcia Trelles
Santiago Casares Quiroga
Predecesor José María Álvarez Mendizábal
Sucesor Ramón Feced Gresa

19 de julio de 1936-4 de septiembre de 1936
Presidente José Giral Pereira
Predecesor Ramón Feced Gresa
Sucesor Vicente Uribe Galdeano

Escudo de la Segunda República Española.svg
Ministro de Justicia de España
4 de septiembre de 1936-4 de noviembre de 1936
Presidente Francisco Largo Caballero
Predecesor Manuel Blasco Garzón
Sucesor Juan García Oliver

Escudo de la Segunda República Española.svg
Diputado en Cortes
por Murcia (capital) y Vizcaya (capital)
6 de julio de 1931-9 de octubre de 1933

22 de febrero de 1936-2 de febrero de 1939

Información personal
Nacimiento 24 de febrero de 1889
Murcia Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg España
Fallecimiento 1953 (63 años)
México, D.F. Flag of Mexico (1934-1968).png México
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Acción Republicana
Izquierda Republicana
Educación
Educación doctor Ver y modificar los datos en Wikidata
Educado en
Información profesional
Ocupación Jurista, catedrático y político
Empleador
Miembro de
Firma Firma de Mariano Ruiz-Funes García.jpg

Mariano Ruiz-Funes García (Murcia, 24 de febrero de 1889 - México, D.F., 1953) fue un penalista y político español, profesor de la Universidad de Murcia hasta la guerra civil, diputado de los partidos políticos Acción Republicana e Izquierda Republicana durante la II República, y profesor en el exilio en la UNAM.

Biografía[editar]

Cursó los estudios de Derecho en la Universidad Central de Madrid, donde se licenció en 1909 para doctorarse en 1912 con Premio Extraordinario. Ejerció brevemente la abogacía, pasando a ser profesor de derecho en la Universidad de Murcia, ocupando la cátedra en 1925, para ser más tarde decano de la facultad y vicerrector.

Especializado en derecho penal, fue un reconocido criminalista, premio Lombroso en Turín en 1927 por su obra Endocrinología y criminalidad (1929, Madrid, Morata). Realizó también las traducciones de distintas obras jurídicas y políticas de autores europeos (entre otras Trabajos Recientes sobre Endocrinologia y Psicología Criminal del alemán N. Pende, 1932, Madrid, Morata). Trabajó en la definición del delito más allá del ámbito nacional en figuras como el genocidio, el crimen de guerra y otros, ampliamente divulgados.

Durante los primeros años de la Segunda República se vinculó decisivamente con el republicanismo de izquierdas, primero en Acción Republicana, donde llegó a ser vicepresidente en 1933 y, desde 1934, en Izquierda Republicana. En las elecciones de 1931 a Cortes Constituyentes fue elegido diputado del Congreso por la circunscripción electoral de Murcia (capital);[1]​ fue miembro de la comisión constitucional redactora del proyecto de constitución de 1931. Mantenía una amistad personal con Manuel Azaña, lo que le permitió tener un papel relevante en muchas de las disposiciones legislativas que se aprobaron entre 1931 y 1933. También le unía un gran afecto con Luis Jiménez de Asúa, socialista, pues ambos provenían de las corrientes krausistas. Ambos fueron autores de la Ley de vagos y maleantes de 1933, aprobada por todos los grupos parlamentarios y cuyo objeto era la represión de conductas consideradas asociales como el proxenetismo, la explotación de la mendicidad, la vagancia, los pequeños hurtos o las toxicomanías.[2]

Abandonó la actividad política para regresar a la Universidad durante el bienio radical-cedista (1934-1936), siendo elegido de nuevo diputado en las elecciones de 1936, esta vez por Izquierda Republicana. Azaña lo nombró ministro de Agricultura con la tarea de llevar adelante la prometida reforma del campo español y que ya había sido objeto de su interés en las Constituyentes de 1931 con la Ley de Reforma Agraria.

Durante su mandato como ministro de Agricultura, se llevó a cabo una intensa labor de asentamiento de familias campesinas utilizando, curiosamente, la cláusula de "utilidad social" de la restrictiva ley de contrarreforma agraria de 1935 (la llamada "Ley Velayos"), además de anularse la devolución de sus fincas a los "grandes de España" que habían sido acusados de complicidad con la fallida sublevación militar de agosto de 1932. Además, se autorizó a la Generalitat de Catalunya a poner en marcha la ley autonómica de contratos de cultivo, paralizada durante el bienio anterior, y se elaboraron una serie de importantes decretos, entre los que destacan los relativos al rescate de los bienes comunales, antiguas propiedades de los municipios para disfrute colectivo de los vecinos y que habían ido a parar a manos privadas a raíz de las desamortizaciones del siglo anterior, en muchas ocasiones en claro fraude.[3]​ Como resultado, y según datos del Instituto de Reforma Agraria, cerca de 111.000 campesinos habían sido asentados en más de medio millón de hectáreas.[4]

Ya comenzada la Guerra Civil, desde septiembre a noviembre de 1936, fue ministro de Justicia en el gobierno de Largo Caballero, logrando restaurar el orden legal en una situación convulsa y colaborando a controlar los episodios de represión. Después fue destinado como embajador en Polonia y Bélgica, hasta que al finalizar la guerra se exilió a México, donde fue catedrático de Criminología en la Universidad Nacional Autónoma y en la Universidad de Xalapa.

De su obra jurídica destaca desde la tesis doctoral, reelaborada como Derecho consuetudinario y economía popular de la provincia de Murcia y con la que obtuvo el premio de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas en 1914. Fue miembro del Instituto de Estudios Penales y de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Se ocuparía en especial de las figuras penales, la criminalística y el derecho penitenciario, con abundantes obras entre las que destacan: Endocrinología y criminalidad (1929, Madrid, Morata), Delito y Libertad (1930, Madrid, Morata), Psicología y crítica del testimonio, Progresión histórica de la pena de muerte en España, El derecho penal de los Soviets, Tres experiencias democráticas de legislación penal (1931, Madrid, Morata), Actualidad de la venganza (1943), El delincuente y la justicia (1944), 'Evolución del delito político' (1944) y Criminología de guerra (Premio Afranio Peixoto en Brasil en 1947). Durante el tiempo del exilio tuvo gran influencia en la elaboración del derecho penal en Latinoamérica (Cuba, Brasil, República Dominicana, Argentina, Guatemala, El Salvador y México, sobre todo), siendo catedrático honorario de la facultad de Derecho de la Universidad de San Marcos, en Lima, de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos, en Guatemala y profesor honorario de la Universidad de El Salvador.

Referencias[editar]

  1. Tusell Gómez, Ruiz Manjón y García Queipo de Llano, 1981-1982, p. 253.
  2. "Control y exclusión social: la Ley de Vagos y Maleantes en el primer franquismo", Iván Heredia Urzaiz, "VI Congreso de Historia Local de Aragón", 2009 (pp.109-122).
  3. "La expropiación agraria de la Segunda República", Ricardo Robledo.
  4. "Mariano Ruiz Funes, lo público y la modernidad", Beatriz García Arce, Revista Jurídica de la Región de Murcia, n°44, 2010, pp. 37-52.
  • Mariano Ruiz-Funes, un jurista en el gobierno de la II República, por Isabelo Herreros.Cincuentenario de su muerte en el exilio. (publicado en el diario La Verdad de Murcia el 5 de marzo de 2003)

Estudios y monografías sobre Ruiz-Funes[editar]

  • Mariano Ruiz-Funes. Comentarista de su tiempo. Selección de artículos (ed.Manuel Ruiz-Funes Fernández), Región de Murcia, Murcia, 2006.
  • José Antonio Ayala, "Un político murciano de la II República: Mariano Ruiz-Funes, ministro de Agricultura", Murcia en la II República, Murcia, Academia Alfonso X el Sabio, 1984, pp. 211-260.
  • Concepción Ruiz-Funes, "Mariano Ruiz-Funes”, Anales de Derecho, 23 (2005), pp. 329-342
  • Concepción Ruiz-Funes, “Mariano Ruiz-Funes, un penalista en el exilio”, Republicanos en la memoria: Los hombres de Azaña, María de los Ángeles Egido León (ed.), Madrid, Eneida, 2006, pp. 161-173.
  • Joaquín Cerdá Ruiz-Funes, “Mariano Ruiz-Funes, Universitario y político”, Anuario de Historia del Derecho Español, núm. 67 en memoria de Francisco Tomás y Valiente (1997) pp. 509-528
  • Beatriz Gracia Arce, Mariano Ruiz-Funes: intelectual y político (1923-1953). Aportación a la modernización del sistema liberal-democrático en España y proyección internacional de su obra, Tesis doctoral presentada el 29 de julio de 2013 en la facultad de letras de la universidad de Murcia, dirigida por Carmen González Martínez.
  • Jorge Fernández Ruiz, "La obra de Don Mariano Ruiz-Funes García”, Los maestros del exilio español en la facultad de derecho, Fernando Serrano Migallón (coord.), México, D.F., Editorial Porrúa México-Facultad de Derecho, 2003, pp. 329-335.
  • Tomás Saorín Pérez y Yolanda Blasco Gil, “Aproximación a la denuncia de la universidad franquista desde el exilio por Mariano Ruiz-Funes y las propuestas de política educativa republicana”, CIAN, 17/2 (2014), 223-249, ISSN: 1988-8503
  • Yolanda Blasco Gil y Tomás Saorín Pérez, "Rastro y ausencia del penalista Mariano Ruiz-Funes en la universidad: república, exilio y provisión de su cátedra en la postguerra", Anuario de Historia del Derecho Español, 83 (2013), pp. 773-826.
  • Yolanda Blasco Gil y Tomás Saorín Pérez, Las universidades de Mariano Ruiz-Funes: la lucha desde el exilio por la universidad perdida", Murcia, Editum, Ediciones de la Universidad de Murcia, 2014.
  • Saorín Pérez, Tomás y Blasco Gil, Yolanda, “Universidad e Hispanidad. Tres décadas de trayectorias entrecruzadas del ministro José Ibáñez Martín y el catedrático exiliado Mariano Ruiz-Funes”, Revista de Indias, vol. LXXVII, núm. 269 (2017), 263-304. ISSN 0034-8341.

Bibliografía[editar]