Marco Junio Silano (cónsul 109 a. C.)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Marco Junio Silano (en latín, Marcus Iunius D. f. D. n. Silanus) fue un político de la República romana elegido cónsul en 109 a. C. junto a Quinto Cecilio Metelo.

Biografía[editar]

Nació en la segunda mitad del siglo II a. C. Es probable que su familia descendiera del legendario Lucio Junio Bruto, yerno del rey romano Tarquinio el Antiguo. Su colega en el consulado Quinto Cecilio Metelo obtuvo el cognomen de Numídico tras su campaña en tierras africanas.[1]

Durante su consulado, redactó y aprobó una ley que privatizaba la totalidad de terrenos considerados públicos. Con ello la mayor parte del ager publicus se tornó propiedad privada; no podía existir ley agraria a mayor escala.

A finales de ese mismo año les negó a los cimbros la concesión de tierras para su colonización y asentamiento en la Galia. En respuesta a la negativa del cónsul, los bárbaros atacaron y derrotaron a su ejército.[2]​ A pesar de ello, el consulado de Silano no finalizó con una derrota, pues rechazó una expedición de galos que pretendían establecerse en Delfos.

Fue acusado en el año 104 a. C. por el tribuno de la plebe Cneo Domicio Ahenobarbo de haber injuriado a un amigo del acusador, pero fue absuelto casi por unanimidad, ya que sólo dos tribus de las treinta y cinco votaron a favor de la condena.[3]

Cicerón alaba sus poderes de oratoria.[4]​ Silano fue padre de Décimo Junio Silano, cónsul en el año 62 a. C.

Referencias[editar]

  1. Fastos Capitolinos.
  2. Anónimo, Períocas 65.
  3. Tito Livio Epítome 65; Veleyo Paterculo Compendio de la Historia romana 43, Eutropio Brevario libro iv. 11 s. 27; Floro Epítome de la historia de Tito Livio Libro iii. 3 § 4; Cicerón Div. in Caecil. 20, In Verrem libro ii. 47, Asconio in Cornel. pp 68, 80, ed. Orellana
  4. Cicerón Brutus 35
Precedido por:
Espurio Póstumo Albino y
Marco Minucio Rufo
Cónsul de la República Romana junto
con Quinto Cecilio Metelo el Numídico

109 a. C.
Sucedido por:
Servio Sulpicio Galba y
Marco Aurelio Escauro