Míriam Hatibi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Míriam Hatibi
Miriam-Hatibi-Fundacion-Ibn-Battuta EDIIMA20170820 0340 1 (cropped).jpg
Míriam Hatibi en 2017
Información personal
Nacimiento 1993 Ver y modificar los datos en Wikidata
Barcelona (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Religión Islam Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educada en
Información profesional
Ocupación Activista Ver y modificar los datos en Wikidata

Máriam Hatibi (Barcelona, 1993) es una analista de datos y activista catalana. Ha sido portavoz de la Fundación Ibn Battuta y es miembro activa de la comunidad musulmana.

Hija de padres marroquíes, Míriam Hatibi nació en Barcelona y fue criada en Bellpuig.

Hatibi creció en Bellpuig, Catalonia. Tiene dos hermanos, Omar y Yasin. Su padre se llama Mostafa y su madre se llama Aicha. Hatibi acredita a su madre cómo su heroína por “ser ejemplo de bondad y fortaleza.” Hatibi recibió su educación en su pueblo natal de Bellpuig. Ella asistía a la Escuela Vedruna de Bellpuig para su educación primaria y al Institut Lo Pla d´Urgell de Bellpuig en sus años de bachillerato. Cursó un grado en International Business Economics a la UPF y un posgrado en Internacionalización en la UB. Actualmente trabaja como analista en una agencia de comunicación basada en data mining en redes sociales.[1]

Hatibi, que soñaba con ser docente, valora mucho su educación, diciendo que no hubiera logrado tal éxito si no fuera por sus profesores. Además de las típicas habilidades académicas, Hatibi dice que aprendió mucho de convivencia por haber asistido a una escuela católica de niña a pesar de ser musulmana, y este aprendizaje era en gran parte por la obra de sus profesores. Según Hatibi, sus profesores decían que “En mi aula no había musulmanes o cristianos, había niños.” Hatibi discutió la integración religiosa que tuvo por asistir una escuela pública—aunque no fue mandatorio asistir misas escolares en los fines de semana, los padres de Hatibi todavía se la mandaron para asistirlas porque creían en los valores de aprendizaje y integración cultural. Ella participaba en misas y celebraciones navideñas, y describió el valor de aprender sobre varias culturas desde una edad joven. Esta inmersión religiosa también le enseñaba muchísimo el valor de la representación. Un momento muy formativo para ella era cuando su profesora catalana pronunció su nombre con una pronunciación Árabe (“Meriem”) en vez de “Miriam,” un detalle pequeño que le enseñó el impacto de la representación en los mentes de los jóvenes.

En sus intervenciones a los medios de comunicación a menudo reivindica la falta de representación de las mujeres y sobre todo de las hijas de inmigrantes. Aboga por unos medios que no estereotipen tanto la mujer musulmana y que sean más plurales. Como musulmana, defiende un feminismo diferente al hegemónico pero que comparte el mismo fondo con una forma diferente. En sus apariciones a los medios siempre lleva velo.

Entre 2014 y 2020 ha sido portavoz de la Fundación Ibn Battuta (FIB), una entidad creada para potenciar el intercambio sociocultural y la difusión del conocimiento científico entre Marruecos y España. A raíz de los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils que tuvieron lugar el agosto del 2017, Míriam se posó bajo el foco para condenar con vehemencia el terrorismo, en una manifestación en la Plaza Cataluña que reunió centenares de musulmanes. Como portavoz de la FIB, fue escogida para leer un manifiesto en la masiva manifestación que tuvo lugar en Barcelona el 26 de agosto del mismo año.[2]

Escritura y Obras[editar]

En 2018, Hatibi publicó un libro llamado Mirame a los ojos, no es tan difícil entendernos. En su libro, Hatibi cuenta su vida, la complejidad de su identidad, y los problemas que contribuyen al aumento reciente de islamofobia en España. Describe cómo la discriminación que la afecta era por información equivocada en el parte de la población general sobre españoles musulmanes, y suponen que todos los musulmanes  son extranjeros desconocidos. Hatibi describe cómo mucha gente suponía que ella era inmigrante, y suele dudar su integración entre la cultura en que nació. En un capítulo sobresaliente, su compañera exclamó “¡Pensaba que eras normal!” cuando aprendió que Hatibi era musulmana. En su libro, Hatibi estresa mucho el valor de la educación para combatir el desconocimiento e islamofobia en la  parte de la población general. Hatibi valora mucho la educación culturalmente envolvente de su niñez, y cree que la gente podría aprender lo bueno del islam si fuera beneficiario de una educación similar. A pesar de analizar un tema muy serio, Hatibi usa un tono agradable y personal y cercano  en su escritura. En vez de publicar páginas de contenido académico y denso, ella utiliza cuentas de su vida para resaltar y analizar problemas sistemáticos.

Activismo[editar]

Hatibi ha dedicado su vida a combatir la amenaza de Islamofobia y  promover el feminismo interseccional en España. La interseccionalidad es especialmente importante para Hatibi porque su identidad es un tema muy complejo para ella. Cómo mujer, catalana, marroquí, y musulmán, ella tiene que luchar para representación e igualdad en varias frentes. Cómo portavoz de la Fundación Ibn Battuta, Hatibi trabaja para el avance de feminismo interseccional. Hatibi, una mujer musulmana que lleva hijab, es muy consciente del efecto del velo en su imagen para los demás. Ella lucha contra la idea que el hijab debería ser el aspecto definitivo de la identidad para las  mujeres que lo llevan. Para Hatibi, el feminismo occidental realmente sirve para facilitar identidades islamófobas. Este tipo de feminismo, que Hatibi describe cómo feminismo “hegemónico,” se base en una idea fundamental que el hijab es un símbolo de la opresión. Según las feministas occidentales, el islam es una religión inherentemente sexista, y mujeres musulmanas tienen que decidir entre la religión y la libertad. Para Hatibi, el problema sobresaliente en términos de la Islamofobia es la falta de representación y la presencia de información errónea, especialmente en el parte de la media. Hatibi quiere educar a la gente para enseñarles que el islam no es equivocado ni sexista—es una religión tolerante, y las mujeres que llevan el hijab lo hacen por elección. También, lucha para que la gente trate a las mujeres musulmanas cómo cualquier ser humano, en vez de juzgarlas solo por el uso del velo.

Referencias[editar]

  1. «Míriam Hatibi: ¿"Cómo es que información tan importante sobre el imán de Ripoll no llegó"?» (en espanyol). El Nacional. Antoni Maria Piqué, 25-08-2017. [Consulta: 26 agost 2017].
  2. «Míriam Hatibi: “Sentimos orgullo de Barcelona”» (en espanyol). La Vanguardia. Domingo Marchena, 23-08-2017. [Consulta: 26 agost 2017].