Loxosceles reclusa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Araña reclusa parda
Brown-recluse-2-edit.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Arachnida
Orden: Araneae
Familia: Sicariidae
Género: Loxosceles
Especie: L. reclusa
Gertsch & Mulaik, 1940
Distribución
Distribution.loxosceles.reclusa.png
[editar datos en Wikidata]

La araña reclusa parda o reclusa marrón(Loxosceles reclusa) es una especie de araña que pertenece al género Loxosceles de la familia Sicariidae. Es una araña con un potente veneno necrotico y es una de las dos arañas (junto a la viuda negra) de importancia medica en América del Norte.

Distribución y hábitat[editar]

La distribución geográfica de la especie de Loxosceles reclusa es amplia en los Estados Unidos, compartiendo su distribución con el Norte de México. Habita entre piedras, cúmulos de maderas o leña.

Loxosceles reclusa parda
La Loxosceles reclusa posee tres pares de ojos, a diferencia de la mayor parte de las arañas

Descripción[editar]

Tiene un color de color morado con café muy claro, y su aspecto es más bien pequeño, algo menor que la araña de los rincones (Loxosceles laeta), su prima sudamericana. Para la identificación definitiva es imprescindible para examinar los ojos, ya que aunque la mayoría de las arañas tienen ocho ojos, la Loxosceles reclusa tiene seis ojos dispuestos en pares (díadas) con un par mediano y dos pares laterales. Sólo algunas otras arañas tienen tres pares de ojos dispuestos de esta manera (por ejemplo, los escitódidos). Las Loxosceles reclusas no tienen patrones de coloración evidentes en el abdomen o las patas, y las patas carecen de pelos[1] . El abdomen está cubierto de pelos cortos finos que, cuando se ve sin aumento, dan la apariencia de ser piel suave.

Ciclo de vida[editar]

Las Loxosceles reclusas adultas marrones suelen vivir alrededor de uno a dos años. Cada hembra produce varios sacos de huevos en un período de dos a tres meses, de mayo a julio, con aproximadamente cincuenta huevos en cada camada. Los huevos eclosionan en aproximadamente un mes. Las arañas tienen alrededor de un año para crecer hasta la edad adulta. La Loxosceles reclusa es resistente y puede tolerar hasta seis meses de sequía extrema y la escasez o ausencia de alimentos. En una ocasión se comprobó que un ejemplar sobrevivió en cautiverio controlado por más de cinco temporadas sin comida[2] .

Veneno[editar]

El veneno de la Reclusa marrón produce una serie de síntomas(muy común en arañas del género Loxosceles) conocido como Loxoscelismo. Este es caracterizado por heridas necroticas a causa de las hemotoxinas encontradas en su veneno. El loxoscelismo puede tener dos variantes: El Cutáneo(Que afecta las células y tejidos de la piel), y el visceral o Sistemático(Que sucede cuando el veneno entra en el torrente sanguíneo y es transportado a diferentes órganos del cuerpo, causando síntomas a nivel sistemático). El 49% de las mordeduras no producen ningún tipo de síntoma, mientras que un 37% si terminan en heridas necroticas. El 14% restante de las mordeduras terminan en daño a nivel sistemático. Los síntomas típicos del Loxoscelismo visceral son Nauseas, Vómitos, Fiebre, Erupciones y dolor articular o muscular. En raras ocasiones también se pueden presentar síntomas como la destrucción de glóbulos rojos(Hemólisis), Púrpura Trombocitopénica Idiopática e incluso la muerte. La mayoría de las muertes suceden en niños menores a 7 años, en ancianos y en personas con un sistema inmune débil. Aunque la mayoría de las mordeduras de la Reclusa Marrón no desarrollan ningún tipo de síntoma, los casos de loxoscelismo cutáneo son más frecuentes que los sistemáticos. Si esto ocurre, la picadura se transforma en una Ulcera necrotica que destruye los tejidos blandos y que puede llevar meses curar, dejando una cicatriz profunda. La picadura se vuelve dolorosa y genera prurito alrededor de las 2 a 8 horas de haber sucedido. El dolor y otros síntomas locales empeoran a las 12 o 36 horas más tarde, y la necrosis se desarrolla los días siguientes. En ese lapso, la Ulcera puede crecer hasta superar los 25 CM(10 pulgadas) de largo. A medida que pasa el tiempo, la herida se vuelve gangrenosa. En los casos más severos, el miembro afectado debe ser amputado.

Precauciones[editar]

Es importante no pisar a esta araña, ya que su veneno de alta toxicidad es capaz de dejar residuos que pueden permeabilizarse por la piel.

Loxosceles reclusa, al igual que su prima Loxosceles laeta, no tiene un comportamiento agresivo hacia los seres humanos y morderá únicamente en el caso de sentirse amenazada. Es importante evitar al máximo el contacto con las manos. Lo más recomendable es, en el lugar donde sea hallada, colocar un vaso de vidrio boca abajo sobre ella, e ir en busca de un frasco para su cuidadosa captura. Posterior a esto, soltarla en un hábitat libre de la presencia humana o en caso de no disponer de un lugar así en las cercanías, llevarla a la unidad de salud más cercana para su posterior canalización a laboratorios de ordeña especializados.

Referencias[editar]

  1. Vetter R; Shay, M; Bitterman, O (1999). «Identifying and misidentifying the brown recluse spider.». Dermatol Online J 5 (2). p. 7. doi:10.2340/00015555-0082. PMID 10673460. 
  2. Horner, N.V. & Stewart, K.W. (1967). «Life history of the brown spider, Loxosceles reclusa, Gertsch and Muliak». Texas Journal of Science 19. p. 333. 

Enlaces externos[editar]