Lixus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ruinas de Lixus.

Lixus es un antiguo asentamiento costero situado a unos 3 km al norte de la ciudad de Larache, en noroeste de Marruecos, en la orilla derecha del estuario del río Lucus o Loukkos. La ubicación fue de una de las principales ciudades de la provincia romana de Mauritania Tingitana. Esta ciudad se encuentra rodeada por colinas que están bordeadas al norte y al este por un bosque de alcornoques.

Historia[editar]

Fundado por los fenicios, quizá en el siglo VII a. C., quedó más tarde en manos de los cartagineses, con los que consolidó su importancia como puesto comercial para la navegación en el Atlántico. Tras la destrucción de Cartago, Lixus mantuvo su importancia, quedando en manos de los reyes mauritanos, de entre los que destacó Juba II, que renovó la ciudad. Con la anexión de Mauritania por Roma en el año 40, Lixus recibió el estatus de colonia imperial, formando parte de la provincia de Mauritania Tingitana.[1]​ Lixus alcanzó una época de esplendor durante el reinado del emperador Claudio, como puerto exportador de aceite de oliva, sal y garum.

La decadencia del poder romano en la zona, ya que en el año 285 todas las posesiones romanas al sur del río Lucus fueron abandonadas por el emperador Diocleciano, causó el ocaso de Lixus, convertida en ciudad fronteriza. Parece ser que la ciudad fue abandonada en el siglo V, con el colapso del poder romano en la zona.

La colmatación del estuario del río hizo que el puerto se trasladara a Larache en el curso de la Edad Media, quedando Lixus como un centro menor, dotado, sin embargo, de una mezquita.

Orígenes y Fuentes[editar]

Según la tradición literaria, en la que se mezclan tradiciones y mitos, Lixus fue un emplazamiento fundado por los fenicios cuyo templo dedicado a Melquart sería más antiguo que el de Gades en Cádiz, tomado por los cartagineses y ocupado por los mauritanos, alcanzando su esplendor bajo el Imperio Romano, tras la anexión de Mauritania por Roma. En la época romana Lixus se encontraba situada en la ruta que desde Tingis, pasando por Ad Mercuri y Tabernae, llegaba a Volúbilis y Sala. Durante la época cristiana poseía un templo, pero la decadencia del poder romano en la zona (en 285 todas las posesiones romanas al sur del río Lucus fueron abandonadas por el emperador Diocleciano) causó el ocaso de Lixus, convertida en ciudad fronteriza. Tras la conquista musulmana, en el siglo VII, los combatientes llegados a Lixus establecieron sus campamentos en la otra orilla del río y fundando El Arich, donde los sultanes Merinidas construyeron en el siglo XIII una fortaleza donde se encuentra el actual Museo Arqueológico, en el cual se guardan restos de estas ruinas. Los fenicios establecieron en Lixus una factoría comercial en el siglo X a.C. Pero la ciudad cayó en manos cartaginesas en el año 600 a.C. que la siguieron manteniendo como centro del comercio de oro, marfil y esclavos africanos entre África y Occidente. En el año 45 d.C., ya bajo el Imperio Romano, se convirtió en el foco principal de la exportación de los productos de la zona –aceitunas, vino, sal y pasta de pescado- al resto del Imperio. En las excavaciones los restos más antiguos datan del siglo VII antes de Cristo. Se han descubierto vestigios de un puerto, pues el Lucus en esa época era navegable. Junto a él hay una zona industrial situada al borde de la carretera de Rabat, con más de 150 piletas y sala de despiece, donde se preparaba el salazón de pescado destinado al consumo de las mesas romanas, usando las cercanas salinas que aún hoy perduran. Esta actividad alcanzó un notable nivel entre los años 25 a.c- 23 d.c. (reinado del rey Juba), manteniéndose hasta el siglo IV. En la parte alta, está la Necrópolis con los vestigios del gran templo, al estilo de Cartago, donde aún se pueden ver las ruinas del anfiteatro y las termas.

Las invasiones musulmanas destruyeron la ciudad romana. La vida de algunos bereberes se mantuvo durante aproximadamente un siglo después de la conquista islámica del norte de África, atestiguada por la presencia de una mezquita y una casa con un patio con paredes cubiertas de estuco pintado. Tras su abandono definitivo en el siglo VI y un «periodo oscuro», el lugar fue ocupado de nuevo en la época medieval de lo que da testimonio la suntuosa producción cerámica esgrafiada. Se estableció entonces la ciudad islámica de Tchemmis. Ésta estaba dotada de una muralla, de barrios habitados y de una mezquita. En el siglo XIII la ocupación se trasladó al actual emplazamiento de Larache, el Larax y el Laraxi contenido en los portulanos europeos del siglo XIV.

Algunos escritores griegos antiguos ubicaron en Lixus el jardín mitológico de las Hespérides , los guardianes de las manzanas doradas. El nombre de la ciudad fue mencionado a menudo por los escritores de Hanno, el Navegante, al Geógrafo de Ravenna , y confirmado por la leyenda en sus monedas y por una inscripción. Los antiguos creían que Lixus era el sitio del Jardín de las Hespérides y de un santuario de Hércules , donde Hércules recolectaba manzanas de oro, más antiguas que la de Cádiz , España.

Lixus fue colonizado por primera vez por los cananeos en el siglo XII aC y luego fue controlado directamente desde Cartago. Era parte de una cadena de ciudades cananeas a lo largo de la costa atlántica del Marruecos moderno; otros asentamientos importantes más al sur son Chellah ( llamada Sala Colonia por los romanos) y Mogador . Cuando el imperio de Cartago cayó en Roma durante las Guerras Púnicas , Lixus, Chellah y Mogador se convirtieron en puestos avanzados de la Provincia de Mauritania Tingitana.

Lixus floreció durante el Imperio Romano , principalmente cuando el emperador Claudio (AD 41-54) estableció la provincia de África con plenos derechos para los ciudadanos. Lixus fue una de las pocas ciudades romanas en el África bereber que disfrutó de un anfiteatro . En el siglo III, Lixus se volvió casi completamente cristiano e incluso ahora existen las ruinas de una iglesia paleocristiana que domina el área arqueológica.

Trabajos arqueológicos[editar]

En lo referente a las investigaciones arqueológicas destacan los trabajos del arqueólogo español Miguel Tarradell quien realizó las primeras excavaciones en 1947, desarrollando las primeras dataciones estratigráficas sobre el yacimiento de Lixus. A su vez destacó un "paralelismo cultural" entre las dos orillas del estrecho de Gibraltar y su vinculación con Oriente. Si bien es cierto que previamente se habían realizado varios trabajos como es el caso de H. de la Martiniere, quien según los documentos descubrió la primera inscripción en lengua púnica. Antes de proceder las excavaciones se realizaron trabajos previos además de recurrir a la información recopilada en las fuentes como es en este caso, los textos grecolatinos. En 1895 el vice-cónsul español Cuevas informó de la existencia del yacimiento de Lixus. Más adelante en 1923 se emprendieron extensas explotaciones a manos del arqueólogo español César Luis de Montalban y Mazas, quien descubrió ciertas tumbas. Posteriormente, en 1929, publicó el trabajo “Estudios de las canteras de Lixus”. Gracias a esos avances previos a comienzos del siglo XX pudieron realizar grandes adelantos en las excavaciones a partir de la segunda mitad. Encontramos también trabajos realizados por el arqueólogo español Manuel Fernández Miranda y Mohammed Habibi encargados de realizar un estudio protohistórico del yacimiento quienes realizan un balance de la importancia histórica de la ciudad de Lixus en la Antigüedad, a la luz de la información obtenida a través de las fuentes literarias. Un trabajo que se encuentra dividido en tres partes según los datos: En primer lugar los hallazgos en mauritania, tanto en los niveles de las estructuras, como la estratigrafía fechada entre el 200/175 a.C. con un mobiliario cerámico considerable. La segunda parte corresponde a los niveles púnico-mauritanos correspondiente a los siglos V-III a.C. Y en tercer lugar los hallazgos fenicios, que se dividen en dos partes: Por un lado una fase anterior a las estructuras arquitectónicas fenicias y por otra parte, otra fase completamente fenicia fechada a partir del primer cuarto del s. VII a.C También de Lixus procede un colgante de cestillo en plata similar a los que se han encontrado en las necrópolis de la región de Tánger.


Excavaciones y monumentos[editar]

Mosaico procedente de Lixus depositado en el Museo Arqueológico de Tetuán (Marruecos).

Aunque excavado parcialmente, el yacimiento arqueológico de Lixus se encuentra en un estado de relativo abandono, especialmente comparado con el de Volubilis. Destacan las termas, construidas a mediados del siglo I después de la destrucción de la ciudad mauritana, un anfiteatro, una fábrica de garum y una serie de domus con mosaicos geométricos y figurados, conservados en su mayor parte en el Museo Arqueológico de Tetuán.

Museo[editar]

El museo alberga los hallazgos realizados en Lixus (a 4 km de Larache). La exposición abarca todos los periodos de la historia del lugar, desde la época fenicia hasta la época islámica. Su colección está compuesta por muestras de la cerámica utilizada en la vida cotidiana (cerámica de marcada influencia cartaginesa), jarrones, lámparas helenísticas, utensilios importados desde Roma, cerámica roja (cántaros y lámparas de aceite), balsameras de cristal, mosaicos, herramientas de construcción, objetos utilizados para la decoración de las casas, ruedas de molino, útiles de pesca, pesos de medidas y una importante colección de monedas (la mayor parte de ellas de bronce) que datan de las épocas fenicia, cartaginesa, mauritana y romana.


Bibliografía[editar]

Notas[editar]

  1. Plinio el Viejo, NH., V, 1, 3: ab Lixo XL in Mediterraneo altera Augusta colonia est. Babba, Iulia Campestris appellata, et tertia Banasa LXXV p., Valentia cognominata. ab ea XXXV Volubile oppidum, tantundem a mari utroque distans. at in ora a Lixo L amnis Sububus, praeter Banasam coloniam defluens, magnificus et navigabilis.

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 35°12′N 6°06′O / 35.200, -6.100