Linda Gottfredson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Linda Gottfredson
Linda Gottfredson ISIR Distinguished Contributor Interview.jpg
Información personal
Nacimiento 24 de junio de 1947 Ver y modificar los datos en Wikidata (72 años)
San Francisco (California, Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educación doctorado Ver y modificar los datos en Wikidata
Educada en
Información profesional
Ocupación Psicóloga, socióloga y profesora de universidad Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
  • Presidente de Sociedad Internacional para la Investigación de la Inteligencia Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador

Linda Gottfredson Linda Susanne Gottfredson (24 de junio de 1947) es profesora de psicología educacional en la Universidad de Delaware. Licenciada en psicología y doctorada en sociología, ha realizado múltiples estudios sobre la inteligencia, en especial aquella aplicada a los ámbitos de la selección de personal e influencia social. Actualmente ejerce como profesora de psicología educacional en la Universidad de Delaware.

Gottfredson ha recibido becas de investigación por valor de $ 267,000 del Pioneer Fund, una organización que ha sido descrita como racista y supremacista blanca.[1][2][3][4]​ La Universidad de Delaware trató sin éxito de impedir que Gottfredson recibiera subvenciones del Fondo Pioneer antes de llegar a un acuerdo legal con ella en 1992. Según el Southern Poverty Law Center, "Gottfredson ha trabajado incansablemente para oponerse a todos los esfuerzos para reducir la desigualdad racial tanto en el lugar de trabajo como en la sociedad en general".[5]

Biografía[editar]

Linda S. Gottfredson (nacida el 24 de junio de 1947 en San Francisco) es profesora de psicología educacional en la Universidad de Delaware. Obtuvo una licenciatura en psicología educacional en la Universidad de California, en Berkeley, y un doctorado en sociología en la Universidad Johns Hopkins. Ha publicado numerosos trabajos sobre el impacto de la capacidad cognitiva general en la desigualdad social y el funcionamiento personal en diferentes ámbitos de la vida, incluyendo el colegio, el trabajo y la salud. Sus análisis de política e investigación han estado publicados en revistas científicas (como Current Directions in Psychological Science, Human Performance, and Psychology, Public Policy, y Law) y revistas de interés general (como Cerebrum, New Scientist, Scientific American, i Wilson Quarterly) y una variedad de manuales para educadores y médicos. Actualmente ejerce en el consejo editorial de la revista Intelligence y es Presidenta de la Sociedad Internacional para la Investigación en Inteligencia.

Es miembro de tres sociedades científicas (American Psychological Association, Association for Psychological Science, i Society for Industrial and Organizational Psychology) y ha recibido premios para su investigación (American Psychological Association, la Sociedad Internacional para el Estudio de las diferencias individuales, Fundación Mensa), la divulgación científica (Premio Mensa de la Premsa), “extraordinario liderazgo y servicio” (Senado de la Facultad UD) i “valiente defensa pública de los derechos de estudiantes y profesores” (Fundación para los derechos individuales en la Educación).

La investigación de la Dra. Gottfredson se ha centrado recientemente en lo que hace que algunas actividades cotidianas sean más complejas y cognitivamente exigentes que otras, dejando a individuos menos capacitados intelectualmente, con falta de adherencia a tratamientos médicos y fracaso del dominio básico de la lectura, la escritura y el razonamiento en actividades de la vida moderna.

Obras[editar]

Factor G y CI

Sus primeros trabajos se centraron en el plan de desarrollo profesional, pero según sus palabras esto lo llevó a estudiar la inteligencia: “ Yo no estaba interesado en la inteligencia de por sí, pero impregnaba todo aquello que estudiaba a la hora de intentar entender a la persona que tenía delante”.

Linda Gottfredson realizó numerosos estudios sobre el factor g inteligencia general, concepto propuesto por Charles Spearman mediante el cual sugiere un modelo bifactorial de la inteligencia. Según este modelo, la inteligencia estaría compuesta por un lado, por unos factores s o específicos, los cuales cada uno de ellos representaría la competencia requerida para realizar una actividad concreta; por otro lado, estaría compuesta también por un Factor g o Factor General de la Inteligencia, el cual agruparía el rasgo común que tienen todos los factores, puesto que estos no son del todo independientes.

Estudios sobre la selección de personal han proporcionado suficientes evidencias para afirmar que el factor g es un predictor de peso del éxito laboral, sobre todo en lo que se refiere a trabajo que requieren un nivel alto de cualificación. Linda fue una de las investigadoras que aportó evidencias empíricas sobre este último hecho, señalando que cuanto más compleja sea una actividad, mayor ventaja proporcionará un nivel alto en el factor g. Aunque esto también significa que en aquellos trabajos en donde la exigencia intelectual es máxima, las diferencias de CI entre los empleados serán menores y por lo tanto otros factores pasarán a tener mayor importancia a la hora de predecir el éxito laboral. Por otro lado, las actividades del día a día difieren en complejidad, por lo tanto, la importancia de la inteligencia también diferirá a la hora de realizar estas actividades. Linda utilizó los datos de la Encuesta Nacional de Alfabetización de Adultos, para demostrar como niveles más altos de habilidad cognitiva mejora las posibilidades individuales de afrontar de manera exitosa las demandas de la vida moderna. Además de todo esto, la psicóloga aporta varias sugerencias a los individuos con un CI bajo para reducir el riesgo de ser dejados atrás por una creciente economía postindustrial compleja.

En sus artículos Linda dice que existe cierto malestar en la sociedad por medir la inteligencia de las personas o clasificarlas dependiendo de sus puntuaciones, porque la gente cree que todos deben recibir el mismo trato. Sin embargo, Linda señala que las diferencias individuales en cuanto a la inteligencia provocan desigualdades en la sociedad , y que estas desigualdades se podrían minimizar gracias a un acercamiento más realista de las mencionadas diferencias individuales y acomodando la sociedad a ellos.

En cuanto a la medición de la inteligencia, muestra una preferencia por tests tales como el que miden el CI, ya que a partir de estos se puede extraer el factor g, el cual considera el factor más importante de todos porque estaría ligado con la conducta inteligente. Así mismo, muestra rechazo por otras mediciones tales como el de las aptitudes específicas o la inteligencia múltiple, puesto que o bien porque el factor g está correlacionado con ellos o bien porque en realidad miden algunos aspectos de la personalidad como ocurre con algunas de las inteligencias múltiples.

Diferencias raciales y étnicas

Uno de sus artículos más importantes es el conocido Mainstream Science on Intelligence. Una editorial firmada por 52 profesores expertos en temas de la inteligencia y campos relacionados, cuyo propósito era responder a las opiniones y comentarios que se habían pronunciado tras la publicación del libro “The bell curve” en 1994. Dicho libro, escrito por J. Herrnstein y Charles Murray, analiza la importancia de la inteligencia en la vida americana, señalando por ejemplo que la inteligencia tiene una heredabilidad de entre el 40 y el 80 por ciento, y además lograron establecer una alta correlación entre el CI y el nivel socioeconómico, de manera que aquellas personas con puntuaciones altas de CI tienden a ascender en la escala social independientemente de su nivel socioeconómico. Pero sin duda el punto más polémico de este libro fue el de las diferencias en puntuaciones de CI observadas en distintos grupos étnicos, sobre todo entre los afrodescendientes, siendo notablemente inferiores, entre 15 y 18 puntos menos. El estudio de Linda trata este último tema señalando que las puntuaciones de CI en distintos grupos residentes en EE. UU., tienden a centrarse en distintas puntuaciones, así mientras que la de los caucásicos se centra sobre el 100, la de los afroamericanos se centra en el 85 y la de los latinos se centraría a mitad de camino de la de los dos. Pero con esto también recalca que se pueden encontrar miembros de cualquier grupo étnico a todos los niveles de CI. Dejando de lado el tema racial, cabe destacar también que este artículo señala que el éxito en distintos ámbitos de la vida, tales como la educación, el entrenamiento o el trabajo, no depende solamente de la inteligencia,pero que este es el factor que más peso tiene.

Linda Gottfredson publicó un artículo en el año 1988 llamado “Reconsidering Fairness: A Matter of Social and Ethical Priorities”, este trabajo afirma primero, que el factor g (inteligencia) es crucial en el desempeño laboral y, segundo, que las diferencias caucásico-afrodescencientes en g son reales, por lo que se puede esperar que conduzcan a altos niveles de impacto adverso en empleos de nivel medio y alto para el futuro.

La autora revisa la evidencia de que las desproporciones raciales-étnicas actuales en la inteligencia g (inteligencia general) inevitablemente llevan a un impacto adverso en muchos puestos de trabajo cuando se utilizan pruebas mentales válidas en la contratación y promoción de trabajadores.

Más adelante, Linda Gottfredson participó en la publicación de varios artículos entre los cuales se encuentra “What if the hereditarian hypothesis is true?” que nos habla del argumento de JP Rushton y AR Jensen basado en un experimento para apoyar que las diferencias de la habilidad cognitiva entre caucásicos y afrodescendientes en todo el mundo son explicadas de manera más plausible por su relación hereditaria que por su cultura. También repasó la investigación de Rushton sobre la divergencia evolutiva entre afrodescendientes, caucásicos y asiáticos del este en cuanto a fisiología, desarrollo psicológico y comportamientos. A continuación, analizó un típico ejemplo de cómo los críticos evaluaron el Trabajo de Rushton. “Resolute ignorance on race and Rushton”.

Tal y cómo podemos encontrar en el artículo “Applying double standards to "divisive" ideas. Commentary on Hunt and Carlson (2007)” Linda Gottfredson elogió los hallazgos de Earl Hunt y Jerry Carlson donde se encuentran los tests de CI que miden la habilidad general de aprendizaje igualmente bien entre caucásicos y afrodescendientes, y por lo tanto miden el rendimiento académico por igual en ambos grupos.

Aportaciones sobre prestigio laboral y género[editar]

A medida que la investigación sociológica sobre las posiciones aumentaba durante la década de 1970, lo hacían también las preocupaciones sobre la existencia del prestigio laboral y las escaleras de nivel socioeconómico para el estudio de la movilidad social de las mujeres.

De esta manera, Linda Gottfredson repasó un estudio realizado por Christine e. Bose sobre el prestigio laboral (“Jobs and Gender: A Study of Occupational Prestige”) en el año 1985, el cual partía de la idea de que las escalas de prestigio laboral habían estado elaboradas hasta el momento con datos que tenían en cuenta sólo la población masculina y con trabajo remunerado. De esta manera, en su estudio, pretendía, en primer lugar, la observación de la relación entre el género y el prestigio laboral y, en segundo lugar, separar estas escalas de prestigio entre mujeres y hombres y entre sujetos con trabajo remunerado y no remunerado.

Las medidas se toman con el índice de Bose, que separa las escalas de prestigio entre ambos sexos, a diferencia de las unisex usadas hasta entonces, i que consta de una extensa lista con todos los centenares de títulos existentes en los años 1960, 1970 y 1980, clasificaciones profesionales ampliamente utilizadas por la Oficina del Censo de los EUA.

A pesar de la cuestionada validez de las medidas, que contaban con una amplia muestra pero poca comparación entre hombres y mujeres, los resultados mostraron una correlación de 0.84 entre la media de prestigio social y los ingresos y niveles de educación en hombres con trabajo remunerado; en cambio, los resultados en el prestigio social de las mujeres correspondía solo en un 0.79 con los datos del censo. Estas diferencias aumentan la duda sobre la validez de los cálculos llevados a cabo en el estudio, pero muestran, a pesar de todo, una diferencia entre la posición socioeconómica de cada sexo y el prestigio laboral que reciben.

Críticas[editar]

Todos estos estudios sobre las diferencias étnicas en inteligencia han provocado la aparición de diversas críticas hacia esta autora, sobre todo desde el sector antirracista que afirma que la doctora Gottfredson va en contra de la idea de que una sociedad igualitaria entre americanos y afroamericanos es posible.

En su apoyo, Richard Lynn, un psicólogo que alaba que la “homogenización racial” es necesaria para la supervivencia de la civilización europea, y describe a la doctora Gottfredson como una valiente estudiosa que ha roto las barreras reconociendo la importancia de la inteligencia en la realización del trabajo y la importancia de las diferencias raciales en la inteligencia.

Referencias[editar]

  1. Avner Falk. Anti-semitism: a history and psychoanalysis of contemporary hatred. Abc-Clio, 2008, pg. 18
  2. Kaufman, Ron (6 de julio de 1992). «U. Delaware Reaches Accord On Race Studies». The Scientist 6 (14): 1. 
  3. Miller, Adam (1994). «The Pioneer Fund: Bankrolling the Professors of Hate». The Journal of Blacks in Higher Education (6): 58-61. JSTOR 2962466. doi:10.2307/2962466. 
  4. «Linda Gottfredson». Southern Poverty Law Center. Consultado el 24 de mayo de 2017. 
  5. «Linda Gottfredson». Southern Poverty Law Center. Consultado el 24 de mayo de 2017. 

1.<Gottfredson, Linda S., Do we need sex-specific occupational prestige scales?, Contemporary Psychology, Vol 33(4), Apr 1988, 15.>

2.<Gottfredson, Linda S. (1997). "Why g matters: The complexity of everyday life" (PDF). Intelligence. 24 (1): 79–132. doi:10.1016/S0160-2896(97)90014-3. ISSN 0160-2896. Retrieved 7 July 2014.>

3.<Gottfredson, Linda S. (1998). "The general intelligence factor" (PDF). Scientific American Presents. 9 (4): 24–29>

4.<Southern https://www.splcenter.org/fighting-hate/extremist-files/individual/linda-gottfredson>

5.<http://www.education.udel.edu/lindasgottfredson/faculty-bio/linda-s-gottfredson-biography/>

6.<http://psycnet.apa.org.sire.ub.edu/critiques/33/4/315.html>

7.<Gottfredson, Linda S. (Dec 1988). Reconsidering fairness: A matter of social and ethical priorities. Journal of Vocational Behavior, Vol 33(3), 293-319. 1989-07-01, De PsycINFO Base de datos.> 8.<Gottfredson, Linda S. (Jun 2005). What if the hereditarian hypothesis is true?. Psychology, Public Policy, and Law, Vol 11(2), 311-319. 2005-04-18, De PsycINFO Base de datos.>

9.<Gottfredson, Linda S. (Jul 2013). Resolute ignorance on race and Rushton. Personality and Individual Differences, Vol 55(3), 218-223. 2013-11-11, De PsycINFO Base de datos.>

10.<Gottfredson, Linda S. (Jun 2007).Applying double standards to "divisive" ideas. Commentary on Hunt and Carlson.Perspectives on Psychological Science,Vol 2(2), 216-220. 2007-07-30,De PsycINFO Base de datos.>

  • Geach, P.T. (1976). Reason and Argument. Oxford.