Lilia Carrillo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lilia Carrillo
Información personal
Nombre de nacimiento Lilia Carrillo García
Nacimiento 2 de noviembre de 1930
Bandera de México Ciudad de México, México
Fallecimiento 6 de junio de 1974 (44 años)
Bandera de México Ciudad de México, México
Nacionalidad Mexicana
Familia
Padres Francisco Carrillo y Socorro García
Cónyuge Ricardo Guerra
Manuel Felguérez (1960-1974)
Hijos Ricardo
Juan Pablo
Información profesional
Ocupación Pintora
[editar datos en Wikidata]

Lilia Carrillo (2 de noviembre 1930 - 6 de junio 1974) fue una pintora mexicana de la Generación de la Ruptura, activa entre finales de la década de 1950 hasta su fallecimiento en 1974.

Formación[editar]

Lilia Carrillo recibió una educación artística en el estilo tradicional, pues a la edad de 17 años ingresó a la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado "La Esmeralda", donde fue alumna de Manuel Rodríguez Lozano, Agustín Lazo, Pablo O'Higgins, entre otros.[1] Tras graduarse, convencida por el artista Juan Soriano de viajar a París en la década de 1950 con el fin de que se familitarizará con las vanguardias, continuando su formación en la Academia de la Grande Chaumiére a partir de ese momento su estilo comienza a divergir, pues su trabajo comienzó a mostrar una cercanía con el informalismo abstracto.[2]

Años 1950[editar]

Detalle de una pintura de Lilia Carrillo mostrando a una niña en la cocina sosteniendo un pájaro desplumado.

Al terminar su carrera en París, comenzó a dar exposiciones por Francia. La primera realizada en la Maison du Mexique y la otra en 1954 en la colectiva Artistas Extranjeros en Francia. Residió por un tiempo breve en Europa, exhibió su obra y recibió la influencia de las vanguardias, como el cubismo, el surrealismo, el expresionismo abstracto e informalismo abstracto.[3] Durante esa década ganó reconocimiento y en 1956 regresó a México para seguir trabajando. Tan solo dos años más tarde, comenzó a realizar exposiciones en la galería Antonio Souza. Lilia comenzó a ser reconocida en México y fue invitada a participar en algunas exposiciones celebradas en el Museo de Arte Moderno de México.[4] Lilia abandona el estilo geométrico abstracto con el cuál había pintado algunas obras famosas como su Auto Retrato en 1950 y se entrega libremente a la expresión (des)figurativa.[5]

Años 1960[editar]

En 1960 se casó con Manuel Felguérez. Más tarde exhibió su obra en Estados Unidos, Japón, Perú, Colombia, Cuba y España. Participó en la muestra Confrontación 66 en el Palacio de Bellas Artes y, por lo tanto, se vio involucrada en el enfrentamiento entre las nuevas tendencias y los representantes de la Escuela Mexicana de Pintura, lo que dió lugar a la llamada Generación de la Ruptura, reconociendo su papel como la iniciadora en México del informalismo abstracto, también incursionó con gran fortuna en las artes escenográficas y coreográficas.[6]

La ruptura[editar]

Mientras que ella y su esposo el artista abstracto Manuel Felguérez luchaban porque se aceptaran sus obras, aún vendiendo arte folclórico y artesanías mexicanas para sobrevivir, eventualmente tiene éxito y sus pinturas son expuestas en grandes salones de la Ciudad de México y otras ciudades del mundo. Su obra formó parte de la exhibición inaugural del Museo de Arte Moderno en la ciudad de México en 1964. Luego de su muerte en 1974, su obra ha sido elogiada por el Palacio de Bellas Artes y ha sido expuesta en numerosas exposiciones.[6]

Habilidades Artísticas[editar]

Jaime Moreno Villarreal escribió un libro sobre la vida de Lilia Carrillo el cual comienza de la siguiente manera: Posó una mano sobre el escote con un gesto recatado que era también de afirmación, como si dijera simplemente: yo. Así mismo el autor relata que quienes convivieron con ella, al recordarla, siempre mencionan sus ojos grandes y expresivos, e inmediatamente después su silencio. Al dejar la palabra inarticulada Lilia Carrillo señala lo que está viendo. Dentro de ella.” La pintura de Lilia se centraba en su yo interno, donde el lenguaje de las figuras es restado, y en su lugar estas son reemplazadas por las manchas, los trazos, los destellos; para que de esta manera el lenguaje del silencio tenga una presencia, junto con la pausa y el acallamiento poético.[7]

Después de este estilo realista, que se observa en su autorretrato, la artista dio paso al constructivismo libre, el cual se caracterizó por estar saturado de modulaciones y profundidades del espacio, en las piezas La Laguna y La Ciudad de Andrómeda se ve plasmado este estilo. [7]

Más adelante la artista forja un estilo propio, donde deconstruye la forma, es decir realiza grafos, difuminaciones de áreas de color, que al mismo tiempo forman gradaciones de luz y sombra, también realiza atisbos, enigmas, oscilaciones entre el blanco y el negro, así mismo el siena con tonos pendulantes entre sí que envuelven algún rojo, azul o amarillo. [7]

Referencias[editar]

  1. Zamora, Paulina (1 de septiembre de 2014). «Lilia Carrilo, pintora de la ruptura». Belelu. Consultado el 5 de marzo de 2016. 
  2. «Lilia Carrillo». Ecured. Consultado el 5 de marzo de 2016. 
  3. Global Issues in Context (2003, March 2). «Grandes maestros del Siglo 20/ Lilia Carrillo: El arte lirico». El norte. p. GALE|A125621696. Consultado el 2016,Noviembre 19. 
  4. [[1]] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (18 de noviembre del 2016). [Lilia Carrillo. Ecured.cu. Recuperado 30 October 2016, a partir de http://www.ecured.cu/Lilia_Carrillo «Lilia Carrillo»]. http://www.ecured.cu. EcuRed. Consultado el 30 de octubre del 2016. 
  5. «mujeres creadoras de mundo». www.jornada.unam.mx. Consultado el 2016-11-21. 
  6. a b «Artes e Historia México». www.artesehistoria.mx. Consultado el 2016-11-21. 
  7. a b c Driben, Leila. Historia Del Arte Mexicano: La Generación de la Ruptura y sus antecedentes. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica.