Leonardo Melki

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

De Wikipedia, la enciclopedia libre

LEONARD.jpg
Nacimiento 1 de octubre de 1881

Baabdat, El Metn, Provincia de Mont-Liban, Líbano

Fallecimiento 11 de junio de 1915 (a la edad de 33 años)

Mardin, Imperio Otomano

Venerado por
  • la Iglesia Católica, Apostólica y Romana
  • las Iglesias católicas orientales
Atributos Hábito franciscano
Patronazgo
  • Predicadores
  • Misioneros
  • Cristianos perseguidos




Servidor de Dios[editar]

Leonardo Melki (nacido hacia el 1 de octubre de 1881 – fallecido el 11 de junio de 1915), llamado Yūsuf Habīb Melkī al nacer y de nombre religioso Līūnār de Baabdat, era un sacerdote católico oriental y miembro declarado de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos.[1] Su nombre aparece frecuentemente cristianizado en distintos textos. Leonardo Melki se hizo sacerdote antes de servir como predicador y profesor en diferentes lugares de la Misión de Armenia y de Mesopotamia de la Orden Capuchina. Terminó por convertirse en director de la escuela de la Orden Capuchina en Mardin, donde enseñó francés y música. Fue asesinado posteriormente en Mardin por soldados turcos el 11 de junio de 1915, junto con un convoy de armenios, sirios, caldeos y protestantes desplazados, durante el genocidio de la Primera Guerra Mundial.[2]

La causa de beatificación de Leonardo Melki se inició el 3 de octubre de 2005 y fue declarado servidor de Dios.[3]

Biografía

Séptimo de los once hijos de Habīb Awaiss Melkī (1840–1906) y Noura Bou Moussi Kanaan Yammine (1845–1917), Yūsuf Habīb Melkī nació el 1 de octubre de 1881. Sus hermanos y hermanas eran[4]:

  • Daoud (nacido en 1870)
  • Awaiss (nacido en 1873)
  • Mariam (nacida en 1873)
  • Kalim (1875-77)
  • Kalimé (1875-1955)
  • Mansoura (nacida en 1878)
  • Yousfiyé (nacida en 1881)
  • Khalil (1883-1959)
  • Zayneh (1890-1903)
  • Farés (1893-1967)

Leonardo Melki[editar]

Fue bautizado en la iglesia parroquial local maronita de Notre Dame el 8 de octubre 1881 e intervino como padrino Assaad Raji Labaki. Iba a la iglesia de Notre Dame situada cerca de su casa, en compañía de sus hermanos y hermanas. Su padre, conocido por su formidable voz, ayudaba al sacerdote durante la misa cantando himnos. Leonardo y su hermano Khalil recibieron la confirmación a la vez, el 19 de noviembre de 1893, en la iglesia latina y no en la iglesia católica maronita, porque algunos lugareños de la zona, incluida la familia de Leonardo, habían dejado la iglesia católica maronita y acudido a la iglesia católica latina por razones políticas, sociales y económicas. En aquel momento, la celebración de la primera comunión no se había establecido aún en la iglesia católica latina.[5]

Leonardo fue a la escuela primaria, como todos los niños libaneses cristianos de entonces, para seguir las clases bajo un roble en su localidad natal de Baabdat.[4] Su profesor era el cura maronita Geries Yacoub Abi Hayla. Tras unirse varias familias de Baabdat a la iglesia católica latina, la Sagrada Congregación para la Propagación de la Fe pidió a la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos servir a esta parroquia latina nuevamente establecida. La presencia de capuchinos en Baabdat hizo que Leonardo deseara ingresar en su Orden y proseguir así su educación bajo su auspicio. Se le envió al convento de San Stefano, cerca de Estambul, en abril de 1895.[6]

Empezó su noviciado en 1899 y vistió el hábito el 1 de julio de 1899; recibió su nuevo nombre religioso aproximadamente una semana más tarde en honor de san Leonardo de Porto Maurizio. Hizo su primera profesión en San Stefano el 2 de julio de 1900 y recibió a la vez la tonsura y las órdenes menores el 10 de febrero de 1901, antes de ser nombrado diácono el 24 de julio de 1904. Leonardo Melki fue ordenado sacerdote el 4 de diciembre de 1904.[7]

Superó un examen de predicación el 23 de abril de 1906 y obtuvo el certificado de predicador apostólico al mes siguiente. Su destino era ser enviado en misión al Imperio Otomano y empezó su cometido en Mardin, donde trabajó como profesor y predicador.[8] Fomentó la Orden Tercera de san Francisco en su apostolado, difundió su apostolado evangélico y activo en sus lugares de trabajo y alentó a los demás a recibirlo con espíritu abierto, lo que supuso un aumento del número de fieles.

Durante el año 1910, no se encontró en condiciones de celebrar correctamente la misa a causa de su mala salud, acompañada de dolores de cabeza periódicos. Se le envió al convento capuchino de Maamouret-el-Aziz para que reposase, ya que el clima se mostraba allí más benigno. Pese a seguir las recomendaciones de su médico que lo invitaba al reposo, no mejoró y pidió tiempo para restablecerse. Fue autorizado a acudir al Líbano, donde pasó algunos meses en 1911. Regresó al convento capuchino de Urfa en la Navidad de 1911 y permaneció allí hasta 1914, antes de volver a Mardin.[9]


Orden de los Hermanos Menores Capuchinos[editar]

Leonardo fue injustamente acusado por el Gobierno otomano de conspiración para ayudar al Gobierno francés y finalmente detenido bajo falsos cargos el 5 de junio de 1915. Leonardo fue amenazado y recibió un ultimátum: convertirse al islam y quedar libre o morir cristiano. Eligió la segunda opción. En consecuencia, los turcos lo torturaron de diversas maneras, en especial lo apalearon, lo arrastraron de la barba y lo lanzaron largas escaleras abajo dentro de la fortaleza de Mardin, donde estaba detenido. Además, se le colgó de los pies durante horas y sufrió la dolorosa tortura del arrancamiento de sus uñas de manos y pies.[2]

Tras una semana de tortura en la fortaleza, Leonardo Melki y centenares de otros prisioneros cristianos de Mardin fueron obligados a recorrer kilómetros a pie fuera de la ciudad en dirección al desierto con el fin de ser ejecutados. Leonardo Melki fue asesinado el 11 de junio de 1915.[2]

Proceso de beatificación

La fase inicial del proceso de beatificación empezó tras el traslado a Beirut del foro para la beatificación de la parroquia apostólica de Anatolia el 30 de agosto de 2005; fue declarado servidor de Dios el 3 de octubre de 2005 durante el pontificado del papa Benedicto XVI, después de que la Congregación para las Causas de los Santos emitiera el «nihil obstat» oficial para la causa.

El proceso diocesano se abrió el 17 de febrero de 2007 y concluyó posteriormente su trabajo el 28 de octubre de 2009, entretanto se abrió un segundo proceso algún tiempo después y quedó concluido el 15 de diciembre de 2011; la Congregación para las Causas de los Santos validó estos procesos en Roma el 1 de octubre de 2012 y recibió las dos partes distintas del informe de la positio por parte de la postulación en 2014, luego en 2015. Los historiadores que asesoran a la Congregación para las Causas de los Santos aprobaron la causa en marzo de 2017.[3]

Sacerdote; mártir[editar]

Desde 2013, el padre Carlo Calloni, de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, interviene como postulador actual para esta causa, asistido por el padre libanés Tony Haddad, asimismo de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos.

1- La Obediencia a los superiores

- Al recibir la obediencia de Su Paternidad reverendísima para ir a Mesopotamia, salí inmediatamente de Boudja hacia el Líbano donde, por orden del MRP Lino, pasé algún tiempo entre mis queridos parientes y amigos. De ahí, marché al instante hacia mi misión… Tras aproximadamente un mes, se me ordenó acudir a Mardine. Incliné la cabeza y le di gracias a Dios.1

- El Superior me confió el colegio y me puse a la tarea con entusiasmo. 2

1 Carta del P. Leonardo al P. General, Mardine, 11 de diciembre de 1906, Archivos Generales de los Capuchinos en Roma, Fondo H72, Privati 86.

2 Carta del P. Leonardo al P. General, Ourfa, 18 de diciembre de 1912, Archivos Generales de los Capuchinos en Roma, Fondo H72, Privati 30.

2- Una vida comunitaria fraternal

- Desde hace algo más de un año, me encuentro en compañía del MRP Prefecto, del RP Leonardo de Baabdath, del RP Athanase y del buen hermano Rafael de Mossoul. Son jóvenes y excelentes misioneros. Verdaderamente no puede desearse mejor compañía, a causa de la gran caridad que reina entre todos nosotros. Nos entendemos a la perfección, nos ocupamos cada uno en el trabajo diario determinado, ya sea en la iglesia o en los asilos infantiles, y sobre todo en nuestra escuela de niños cuyo director es el RP Leonardo. Hace muy bien su trabajo. 1

- El año 1906 ha sido un año de bendiciones para las Misiones. Cinco nuevos misioneros, sacerdotes jóvenes y diligentes, han venido a colmar nuestras carencias… Padres y hermanos están unidos por los lazos de la caridad estrechamente compartida. Todos trabajan con celo y devoción… El P. Leonardo de Baabdath ha asumido la dirección de la escuela de Mardine y ésta progresa. 2

1 Carta del P. Buenaventura de Baabdath al P. General, Ourfa, 4 de enero de 1913, Archivos Generales de los Capuchinos en Roma, Fondo H72, Privati 31.

2 Carta del P. Rafael des Estables al P. General, Maamouret-el-Aziz, 10 de enero de 1907, Archivos Generales de los Capuchinos en Roma, Fondo H72, Littere Superiorum 70.

3- Una actividad misionera sin descanso

- El RP Prefecto me ha encargado los siguientes trabajos: director de la Orden Tercera, que es muy floreciente y cuenta con numerosos miembros; director de la congregación denominada “La Guardia de Honor del Sagrado Corazón”; director de nuestra numerosa escuela, con clases de francés y música; cada mes, debo dar dos conferencias a las citadas congregaciones. De vez en cuando predico también en la iglesia. Además, las confesiones son muy numerosas porque los orientales católicos abundan y prefieren nuestra iglesia a la suya. Estoy muy ocupado y, sin embargo, muy contento y disfruto de excelente salud.1

- Naturalmente, no han faltado dificultades que afectan a cualquier misionero, pero gracias a Dios he podido superarlas. 2

- Como soy el encargado de la congregación, recientemente he dado el hábito a 30 personas. En total, el número de mujeres y hombres es ya de 432. Espero que, si Dios quiere, lleguen a ser aún más numerosos..[16]

- Reverendísimo Padre, le ruego que me dé permiso para hacer este viaje porque, como espero, el aire natal del Líbano podrá ser bueno para mí y, así restablecido, retomaría mis ocupaciones en el santo ministerio. Sufro mucho en esta situación inactiva y por ello querría probar este último medio con el que tengo la esperanza de recuperar la salud…3

1 Carta del P. Leonardo al P. General, Mardine, 11 de diciembre de 1906, Archivos Generales de los Capuchinos en Roma, Fondo H72, Privati 86.

2  Carta del P. Leonardo al P. General, Mardine, 7 de agosto de 1907, Archivos Generales de los Capuchinos en Roma, Fondo H72, Privati 96.

3  Carta del P. Leonardo al P. General, Maamouret-el-Aziz, 29 de abril de 1911, Archivos Generales de los Capuchinos en Roma, Fondo H72, Privati 14.

4. Devoción durante el incendio de la escuela Maamouret-el-Aziz

Hace dos meses quería pedirle una cosa e incluso tenía preparada la carta. Pero el incendio de la Escuela y la miseria en la que se encuentran los religiosos me han hecho olvidarlo todo. Incluso ahora, no quisiera solicitar nada si no fuera porque me veo casi forzado a causa de mi salud, porque me gustaría sufrir con mis compañeros las consecuencias del incendio, tras haber pasado felices días junto a ellos. 1

1  Carta del P. Leonardo al Superior de la Misión, Maamouret-el-Aziz, 29 de marzo de 1911, Archivos Generales de los Capuchinos en Roma, Fondo H72, Privati 15.

5- La fuerza durante la enfermedad

Cuando pienso en el ministerio que he practicado y que aún podría practicar de no estar enfermo, caigo en una profunda tristeza. Pero cuando me digo que Dios es quien atribuye las enfermedades para nuestro mayor bien, me resigno a Su voluntad suprema y soporto mi dolor.[18]

6- Entregarse por amor hacia el P. Daniel

Sin embargo, alguien faltaba a la llamada: nuestro querido Padre Leonardo. Aún estaba en Mardine. No obstante, se le invitó a venir. Deseaba igualmente dejar un lugar aislado en plena naturaleza, como había escrito, añadiendo que no moriría masacrado. Había enviado a las hermanas y se quedó porque, en el último momento, el viejo Padre Daniel, octogenario, al que no podía imaginar abandonar, había declarado tristemente: «Entonces, ¿desea abandonarme?». El Padre Leonardo decidió inmediatamente permanecer por caridad al lado de este venerable religioso. A continuación, el Padre Daniel fue expulsado a Konia. El Padre Leonardo fue asesinado, víctima de su caridad.[19]

7- Amor y respeto por la eucaristía

La mañana del día D, 12 soldados irrumpieron en la iglesia capuchina... Registraron todas las habitaciones en busca de cuanto allí se encontraba, luego las condenaron e hicieron salir a los dos religiosos y bloquearon las puertas... Cuando observó la actuación de estos hombres de corazón de piedra, el Padre Leonardo se precipitó hacia la iglesia. Abrió el tabernáculo, tomó respetuosamente el santo cáliz, lo envolvió en un lienzo blanco, lo sujetó contra su pecho y lo puso a resguardo en casa de don Hanna Marquisi, un notable armenio... Al día siguiente, llevó el santo cáliz a la iglesia de los sirios católicos y celebró allí el sacrificio eucarístico.[20]

8. La firmeza en la fe

- El 10 de junio a medianoche, una hora antes de la salida del primer convoy fúnebre, los prisioneros, ya atados, se sorprendieron mucho al ver venir hasta ellos a un jeque musulmán seguido por 25 mulás, todos blandiendo espadas. El obispo y sus compañeros nunca pensaron en tener que morir en la propia Mardine:

- Elegid –les dijo el jeque–, el islam o la muerte…

- Nuestra elección ya está hecha –respondieron los prisioneros al unísono–, la muerte…

La muerte les llegó unas horas después, en la montaña.1

- Mamdouh Bey hizo detenerse el convoy y leyó un supuesto mensaje imperial así redactado: «…Aquel de ustedes que se haga musulmán volverá a Mardine, sano y salvo y con honores. Deberán ser ejecutados al cabo de una hora. Prepárense: hagan su última plegaria».

S. G. Mgr. Maloyan rechazó la apostasía propuesta y el ciudadano afirmó su fidelidad de patriota. Respondió por tanto en nombre de todos.

- Estamos en manos del Gobierno; y, en cuanto a morir, moriremos por Jesucristo.

- Por Jesucristo –clamaron sus 404 compañeros.

- Traidores a la Patria Otomana –añadió– nunca hemos sido y no lo somos. Pero convertirnos en traidores a la Religión Cristiana, eso jamás.

- Jamás –repitieron sus 404 compañeros.

- Moriremos, pero moriremos por Jesucristo, dijo también el obispo.

- Por Jesucristo –repitieron sus 404 compañeros.2

1 Hyacinthe Simon, Mardine la ville héroïque, Maison Naaman pour la Culture, Jounieh, Líbano, 1991, p. 76.

2 Hyacinthe Simon, Mardine la ville héroïque, Maison Naaman pour la Culture, Jounieh, Líbano, 1991, p. 64-65.

9. La valentía frente a la muerte

Podemos creer que los prisioneros del primer convoy cantaron con valentía, como los del segundo convoy cuatro días más tarde, esta canción que el P. Leonardo había traído del Líbano, compuesta por su compañero el venerable P. Jacques de Ghazir, inspirada en un canto tradicional a la Virgen María «Un día a verla iré»:

En el cielo, en el cielo, en el cielo, obtendremos nuestra recompensa

En el cielo nuestra recompensa de la que ningún oído ha escuchado hablar

En el cielo nuestra recompensa que ningún ojo ha visto

En el cielo nuestra recompensa, tal es nuestra fe

No hay hoy nada igual a esa recompensa.1

1 Ishac Armalé, Al-Qouçara fi nakabat annaçara, 1919, p. 213.

Referencias

  « Leonardo Melki (1881–1915) (N. Prot. 2690) ». Curia Generalis Fratrum Minorum Capuccinorum. 7 de enero de 2015. Documento consultado el 16 de noviembre de 2016.

    « Biographie | Le martyre | Léonard Melki ». www.leonardmelki.org (en francés). Documento consultado el 16 de enero de 2018.

    « Cause de béatification | Historique de la Cause | Léonard Melki ». www.leonardmelki.org (en francés). Documento consultado el 16 de enero de 2018.

    « Biographie | Enfance à Baabdath | Léonard Melki ». www.leonardmelki.org (en francés). Documento consultado el 16 de enero de 2018.

    « Biographie | L'arrivée des Quakers | Léonard Melki ». www.leonardmelki.org (en francés). Documento consultado el 16 de enero de 2018.

    « Biographie | Postulant à San Stefano | Léonard Melki ». www.leonardmelki.org (en francés). Documento consultado el 16 de enero de 2018.

    « Biographie | La route vers l'Autel | Léonard Melki ». www.leonardmelki.org (en francés). Documento consultado el 16 de enero de 2018.

    « Biographie | À Mardine | Léonard Melki ». www.leonardmelki.org (en francés). Documento consultado el 16 de enero de 2018.

9.       « Biographie | Repos au Liban | Léonard Melki ». www.leonardmelki.org (en francés). Documento consultado el 16 de enero de 2018.

Enlaces externos

  • Hagiography Circle
  • Sitio web oficial