Laudato si'

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Laudato si’
Encíclica del papa Francisco
24 de mayo de 2015, año III de su Pontificado
Coat of arms of Franciscus.svg

Español Alabado seas
Publicado 18 de junio de 2015
Argumento El medio ambiente y el desarrollo sostenible
Sitio web Texto en español
Cronología
Lumen fidei Emblem of the Holy See usual.svg Fratelli tutti
Documentos pontificios
Constitución apostólicaMotu proprioEncíclicaExhortación apostólicaCarta apostólicaBreve apostólicoBula

Laudato si' (en el dialecto umbro del italiano medieval: Alabado seas, en español)[1]​ es el título de la segunda encíclica del papa Francisco, firmada el 24 de mayo, Solemnidad de Pentecostés, del año 2015, y presentada el 18 de junio del mismo año.[2]

La encíclica se centra en el planeta Tierra como lugar en el que viven las personas, defendiendo la naturaleza, la vida animal y las reformas energéticas en los seis capítulos compuestos; presenta el subtítulo: Sobre el cuidado de la casa común. Francisco realiza una «crítica mordaz del consumismo y el desarrollo irresponsable con un alegato en favor de una acción mundial rápida y unificada "para combatir la degradación ambiental y el cambio climático"».[3]

Es la segunda encíclica publicada por Francisco, después de Lumen fidei, de 2013, sin embargo, esta fue escrita en gran parte por Benedicto XVI, por lo que Laudato si' es la primera encíclica escrita completamente por Francisco.[2]

Historia[editar]

Preparación[editar]

La posibilidad es de publicar una encíclica sobre ecología empezó a mencionarse a finales de 2013,[4]​ siendo confirmada el 24 de enero de 2014.[5]​ El título de la encíclica proviene del poema El Cántico de las criaturas, escrito en el siglo XIII por San Francisco de Asís, en particular de su primera frase que traduce Alabado seas.[6]​ Días antes de su publicación el papa explicó que aun cuando el carácter de las encíclicas tiene como fin los obispos del mundo, en esta ocasión estaba destinada a todas las personas del mundo, incluidas las no católicas:

Invito a acompañar la publicación con una renovada atención a las situaciones de degrado ambiental, pero también de mejoría, en sus propios territorios. Esta encíclica está dirigida a todos: recemos para que todos podamos recibir su mensaje y crecer en la responsabilidad hacia la casa común que Dios nos ha confiado[7]

Entre quienes apoyaron que el papa hablara sobre el cambio climático antes de la publicación estuvieron Greenpeace al afirmar que el problema es más de intereses políticos y económicos para actuar frente a este hecho esperando que su voz sea escuchada por más personas.[8]

Contenido[editar]

La encíclica se divide en seis partes:

Capítulo 1. Lo que le está pasando a nuestra casa[editar]

Aborda las recientes investigaciones sobre la situación medioambiental y la crisis ecológica, interpretándolas como el "grito de la creación" que pide soluciones.

Subtemas: .

  • Contaminación, basura y cultura del descarte (20-22)
  • El clima como bien común (23-26)
  • La cuestión del agua (27-31)
  • Pérdida debiodiversidad (32-42)
  • Deterioro de la calidad de la vida humana y decadencia social (43-47)
  • Inequidad planetaria (48-52)
  • La debilidad de las reacciones (53-59)
  • Diversidad de opiniones (60-61)

Capítulo 2. El Evangelio de la creación[editar]

Para afrontar estas problemáticas, la encíclica, basado en los relatos bíblicos de la creación, ofrece una visión general que sobre la naturaleza ofrece la tradición cristiana, y expresa la responsabilidad que los seres humanos tienen con la creación y los lazos que únen a todos los seres de la naturaleza, considerando el medio ambiente como un patrimonio común y una responsabilidad de todos.

Subtemas:

  • La luz que ofrece la fe (63-64)
  • La sabiduría de los relatos bíblicos (65-75)
  • El misterio del universo (76-83)
  • El mensaje de cada criatura en la armonía de todo lo creado (84-88)
  • Una comunión universal (89-92)
  • Destino común de los bienes (93-95)
  • La mirada de Jesús (96-100)

Capítulo 3. Raíz humana de la crisis ecológica[editar]

El capítulo ofrece un análisis de la situación medioambiental, concentrándose en las causas humanas de la misma: la tecnología, el modelo económico, la globalización, el antropocentrismo, etc.

Subtemas:

  • La tecnología: creatividad y poder (102-105)
  • La globalización del paradigma tecnológico (106-114)
  • Crisis y consecuencias del antropocentrismo moderno (115-121)

Capítulo 4. Una ecología integral[editar]

Se trata del centro de la encíclica. Aquí se hace la propuesta de solución: una ecología integral como nuevo paradigma de justicia, una ecología que «incorpore el lugar peculiar del ser humano en este mundo y sus relaciones con la realidad que lo rodea» (15) Es decir, considera que existe un vínculo entre cuestiones ambientales, sociales y humanas que no puede romperse ni separarse, de manera que las soluciones deben ser integrales "que consideren las interacciones de los sistemas naturales entre sí y con los sistemas sociales" (139), pues no ha dos crisis separadas (ambiental y social por ej) sino una sola. Los problemas deben abordarse de manera integral, lo que implica un trabajo colectivo

Subtemas:

  • Ecología ambiental, económica y social (138-142)
  • Ecología cultural (143-146)
  • Ecología de la vida cotidiana (147-155)
  • Elprincipio del bien común (156-158)
  • La justicia entre las generaciones (159-162)

Capítulo 5. Algunas líneas de orientación y acción[editar]

La encíclica no pretende dar soluciones definitivas, pero sí ofrece la manera como se debe llegar a ellas: construir soluciones concretas y estables a través del diálogo y el concenso; los debates deben ser honestos y no caer en la ideologización. En dicha construcción deben participar todos: los estados, las organizaciones sociales, las entidades supranacionales, y por supuesto, las religiones, las cuales deben también abrirse a un diálogo con las ciencias.

Subtemas:

  • El diálogo sobre el ambiente en la política internacional (164-175)
  • El diálogo hacia nuevas políticas nacionales y locales (176-181)
  • Favorecer debates sinceros y honestos (182-188)
  • Política y economía en diálogo para la plenitud humana (189-198)
  • Las religiones en el diálogo con las ciencias (199-201)

Capítulo 6. Educación y espiritualidad ecológica[editar]

La encíclica invita aquí a una "conversión" ecológica. Es necesario rediseñar hábitos y comportamientos. Para ello es clave la educación y los programas de formación, que deben iniciar desde la escuela, la familia, los medios de comunicación y la catequesis formación religiosa que se da a los creyentes.

Subtemas:

  • Apostar por otro estilo de vida (203-208)
  • Educación para la alianza entre humanidad y ambiente (209-215)
  • La conversión ecológica (216-221)
  • Gozo y paz (222-227)
  • Amor civil y político (228-232)
  • Los signos sacramentales y el descanso celebrativo (233-237)
  • La Trinidad y la relación entre las criaturas (238-240)
  • La Reina de todo lo creado (241-242)
  • Más allá del sol (243-246)

Reacciones[editar]

La Encíclica fue objeto en las semanas siguientes a su publicación, de grandes titulares y despliegue por parte de la prensa internacional, que sin embargo se concentró sólo en las cuestiones de orden ecológico-ambiental, y a temas como la responsabilidad humana en el llamado “calentamiento global” y la producción de gases contaminantes por la industria, o la mentalidad mercantilista o economicista que privilegia el provecho de grupos de interés por encima el cuidado sobre el hábitat. Sin embargo, los medios suelen descuidar u obviar los temas centrales de la encíclica y su propuesta principal. Y es que la encíclica no es sólo una crítica a labor del hombre en la destrucción de la naturaleza, sino que además hace una propuesta: la llamada "ecología integral" que implicaría una revaluación de la manera como el ser humano se concibe a sí mismo y a como actúa frente a su entorno y frente a la naturaleza[9]​.

Críticas[editar]

Para el científico Lawrence M. Krauss, si bien el intento del papa es loable, al provenir de una reflexión teológica más que científica termina siendo incompleta como solución total del problema ambiental. Para Krauss, y a diferencia de lo que opina el papa,[10]​ si bien el consumo desmedido de los países ricos es gran parte del problema también lo es el tema de los anticonceptivos, la población y sus proyecciones de crecimiento para los próximos años.[11]​ En este sentido, la iglesia católica solo permite los métodos anticonceptivos naturales, dentro del matrimonio, y desaconsejando el uso de cualquier otro método anticonceptivo bajo cualquier estado civil.[12][13][14]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Marirrodriga, Jorge (17 de junio de 2015). «‘Laudato si'’: Francisco evoca a Francisco de Asís». El País. Consultado el 1 de septiembre de 2015. 
  2. a b Papa Francisco (24 de mayo de 2015). «Laudato si'». Consultado el 18 de junio de 2015. 
  3. Sofía Lobos (2 de julio de 2018). «Conferencia en el Vaticano en el tercer aniversario de la Laudato Si'». Vatican News. 
  4. «SER, le Cardinal Turkson, Presidente du Conseil...». Consultado el 19 de junio de 2015. 
  5. «Papal encyclical on environment in process | National Catholic Reporter». ncronline.org. Consultado el 19 de junio de 2015. 
  6. «El poema de San Francisco de Asís que inspira la encíclica ecológica del papa, "Laudato si'"». 15 de junio de 2015. Archivado desde el original el 14 de julio de 2015. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  7. «Papa Francisco: He escrito la encíclica ecológica para todos, no sólo los católicos». 15 de junio de 2015. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  8. «Greenpeace sobre la encíclica: El cambio climático existe y es un problema moral». 16 de junio de 2015. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  9. «Reacciones a la encíclica “Laudato sì” del Papa Francisco en la prensa de América Latina». www.cambioclimatico.org. Consultado el 2020-10-15. 
  10. «Laudato si' (24 de mayo de 2015) | Francisco». La Santa Sede. Consultado el 1 de marzo de 2016. «si bien es cierto que la desigual distribución de la población y de los recursos disponibles crean obstáculos al desarrollo y al uso sostenible del ambiente, debe reconocerse que el crecimiento demográfico es plenamente compatible con un desarrollo integral y solidario». 
  11. Krauss, Lawrence M. (2015). «Ideology Subsumes Empiricism in Pope's Climate Encyclical». Scientific American Blog Network. Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  12. AA.VV. (a cargo de A. López Trujillo y E. Sgreccia), Metodi naturali per la regolazione della fertilità: l'alternativa autentica. Atti del Convegno organizzato dal Pontificio Consiglio per la Famiglia. Roma, 9-11 dicembre 1992, Vita e pensiero, Milán 1994. «A la luz de una antropología que se niega a separar alma y cuerpo, el acto sexual se muestra ya como expresión del don total de la persona a la persona. Por este motivo se subraya que la anticoncepción, obstáculo voluntariamente opuesto al nacimiento de la vida, altera la relación de amor auténtico entre los cónyuges.... En cambio, ese obstáculo no existe en los métodos naturales, que respetan el cuerpo y están abiertos a la vida. Hemos constatado los progresos realizados en los últimos años en este campo. El valor altamente científico de los métodos naturales se reconoce cada vez más.»
  13. Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia 1 de diciembre de 2003, Los valores de la familia contra el sexo seguro
  14. Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia Ciudad del Vaticano, 13 de mayo 1996, Preparación al sacramento del matrimonio: «...Por consiguiente, no será éste un tiempo solo de profundización teórica, sino también un camino de formación en el que, con la ayuda de la gracia y la huida de toda forma de pecado, los novios se preparen a donarse como pareja a Cristo que sostiene, purifica y ennoblece el noviazgo y la vida conyugal. Así adquiere pleno sentido la castidad prematrimonial y descalifica las convivencias previas, las relaciones prematrimoniales y otras expresiones como el mariage coutumier en el proceso del crecimiento del amor.»

Enlaces externos[editar]