La segunda casaca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La segunda casaca
de Benito Pérez Galdós Ver y modificar los datos en Wikidata
Fusilamiento del general Lacy. Medallones de Lacy y Porlier. Ilustración de "La segunda casaca" de Galdós.jpg
Ilustración con el fusilamiento del general Lacy y medallones de Lacy y Díaz Porlier. La segunda casaca, 1884.
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Ambientada en Madrid y Treviño Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Español Ver y modificar los datos en Wikidata
País España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1876 Ver y modificar los datos en Wikidata
Texto en español La segunda casaca en Wikisource
Episodios nacionales
Memorias de un cortesano de 1815 Ver y modificar los datos en Wikidata La segunda casaca El Grande Oriente Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

La segunda casaca (1875) es la tercera novela de la segunda serie de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós. Narra los acontecimientos que llevaron al inicio del Trienio Liberal.

Argumento[editar]

Don Miguel de Barahona, absolutista convencido, vive en Madrid con su nieta Jenara y el marido de ésta, el guerrillero Carlos Navarro. Cuando Navarro marcha a Treviño a resolver unos asuntos, Barahona y Genara se trasladan a casa de Juan Bragas.

Salvador Monsalud ha regresado a España y se presenta a su viejo amigo Bragas; exige su mediación para liberar a su anciana madre, presa y torturada por la Inquisición en Logroño merced a las intrigas de Baraona y Navarro.

Bragas, que esperaba obtener un puesto en el Consejo, es postergado; Antonio Ugarte le recomienda unirse a los liberales para, llegado el momento, poder hacer negocios con ellos. Mientras, Jenara trabaja día y noche para dar con el paradero de Monsalud.

Es Salvador Monsalud quien presenta a Juan Bragas de Pipaón en una reunión de conspiradores liberales; el covachuelista, cambiando de casaca, improvisa un exitoso discurso liberal.

En enero de 1820 llega noticia de la sublevación de Rafael de Riego; aunque no tiene el éxito esperado, la llama revolucionaria se extiende y Fernando VII termina por jurar la Constitución y se publica el manifiesto que contiene la famosa frase: Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional. Pipaón recupera su posición de privilegio en la administración, siendo ahora los serviles los que caen en desgracia.

Baraona, herido durante los tumultos, es recogido y llevado a su casa por Monsalud; éste es apresado por Navarro, pero Genara le libera desatando los celos del guerrillero. Baraona muere.

Enlaces externos[editar]