Juan de Almoguera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Juan de Almoguera Ramírez
Juan de Almoguera.jpg

7.° Arzobispo de Lima
1674-1676
Predecesor Pedro de Villagómez
Sucesor Melchor de Liñán y Cisneros

Obispo de Arequipa
1661-1674
Predecesor Gaspar de Villarroel
Sucesor Juan de la Calle y Heredia
Información religiosa
Ordenación episcopal 24 de marzo de 1661
por Agustín Muñoz Sandoval
Información personal
Nombre Juan de Almoguera Ramírez
Nacimiento 18 de febrero de 1605
Córdoba, España
Fallecimiento 2 de marzo de 1676
Lima, Virreinato del Perú
Estudios filosofía, teología
Profesión religioso
Padres Juan de Almoguera y Catalina Ramírez

Juan de Almoguera y Ramírez O.SS.T. (Córdoba, España, 18 de febrero de 1605-Lima, Perú, 2 de marzo de 1676), fue un religioso trinitario español que llegó a ser Obispo de Arequipa (1661-1674) y Arzobispo de Lima (1674-1676).

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Sus padres fueron Juan de Almoguera y Catalina Ramírez. Estudió Artes en el Colegio Jesuita de Córdoba. Hizo profesión religiosa en la Orden Trinitaria. Fue profesor de Teología y Filosofía en Córdoba y Sevilla. Provincial en Andalucía de su Orden y visitador. Estuvo en África, donde fue Redentor General de los cautivos cristianos en Tetuán, en 1656. Pasó luego a Madrid donde el rey Felipe IV lo nombró predicador de su Corte.

Obispo de Arequipa[editar]

Propuesto por el rey Felipe IV para ocupar el obispado de Arequipa el 13 de febrero de 1659, y recibidas las bulas confirmatorias el 25 de abril de 1660, Almoguera se embarcó en Cádiz, rumbo a América, en noviembre de dicho año. Arribó a Cartagena de Indias donde fue consagrado en febrero de 1661 por Agustín Muñoz de Sandoval, obispo de Cuzco que también se hallaba de paso en viaje para ocupar su sede. Siguió a Portobelo, cruzó el istmo panameño y llegó a Panamá, donde se incorporó a la armada que conducía al nuevo virrey del Perú Conde de Santisteban, en cuya compañía desembarcó en Paita y siguió por tierra hasta arribar a Lima, el 7 de julio. Continuó luego su viaje a Arequipa, a donde llegó el 3 de diciembre.

Como Obispo de Arequipa se distinguió por su celo en la formación de los clérigos, así como en la estricta observancia de las reglas litúrgicas. Preocupado por el mejoramiento de los edificios eclesiásticos, completó el cerco del Convento de Santa Catalina y edificó su iglesia. Consagró la Catedral de Arequipa el 16 de abril de 1673, a la que adornó con buenos retablos, costeó el altar mayor y la custodia, y todos los años el día de Corpus Christi dedicaba alguna alhaja a su iglesia. En el hospital de San Juan de Dios fabricó a su costa una sala de bóveda de cantería. Socorrió al Colegio Seminario. Dotó en la catedral dos capellanías, y dio una gruesa limosna para edificar la Iglesia Parroquial de Santa Marta.

Fue comisionado para reducir a los hermanos Salcedo, mineros de Laicacota sublevados en 1666, pero tras un momentáneo apaciguamiento tuvo que intervenir personalmente el virrey Conde de Lemos, quien en dicha ocasión visitó Arequipa en 1668.

Publicó Instrucción de sacerdotes, con aplicación individuada a curas y eclesiásticos de las Indias (Madrid, 1671), pero la edición fue confiscada por considerarse ofensiva al Rey de España y porque era muy cruda en su descripción de los defectos del clero.

Arzobispo de Lima[editar]

Por pedido expreso de la reina Mariana de Austria, el papa Clemente X lo nombró Arzobispo de Lima (22 de abril de 1673), cuyo gobierno asumió el 15 de julio de 1674. Desplegó allí el mismo celo reformista y la misma austeridad que en Arequipa. Sometió a los sacerdotes a someterse a examen de la lengua quechua y de suficiencia doctrinal, sobriedad y gravedad del traje eclesiástico. Formó en el Palacio Arzobispal una cárcel para los sacerdotes que fuese preciso corregir, evitando a los que delinquían castigos de otra especie que los degradasen. En esta reclusión los aconsejaba, haciendo servirles a su costa el alimento. Atajó el excesivo número de religiosas en los monasterios y el desorden en la elección de abadesas, cerrando incluso por ese motivo el Convento de la Concepción. Controló las licencias de fundación de las cofradías. Fomentó el hospital de San Pedro y la Congregación de San Felipe Neri, donde hizo a sus expensas un retablo y una celda interior que frecuentaba. Favoreció el nuevo monasterio de las Trinitarias inaugurado en 1671 y reinauguró la Catedral de Lima.

Fallecimiento[editar]

Falleció a los 71 años de edad, habiendo gobernado sólo un año y diez meses escasos en Lima. Dejó su corazón al monasterio de Santa Catalina de Arequipa y mandó le enterrasen en el cementerio de la Catedral como a un desdichado, y escribió el epitafio que había de ponerse sobre su sepultura, pero se le colocó en la bóveda que está debajo del altar mayor.

Obras[editar]

  • Instrucción de sacerdotes, con aplicación individuada a curas y eclesiásticos de las Indias (Madrid, 1671).
  • Oración panegírica fúnebre en las exequias del Rey N. Señor D. Felipe IV el Grande (1667).

Bibliografía[editar]

  • Fernández García, Enrique S.J: Perú Cristiano, PUCP, Fondo Editorial 2000.
  • Mendiburu, Manuel: Diccionario histórico-biográfico del Perú. Parte primera que corresponde a la época de la dominación española. Tomo I. Lima, 1874.
  • Tauro del Pino, Alberto: Enciclopedia Ilustrada del Perú. Tercera Edición. Tomo 1. AAA/ANG. Lima, PEISA, 2001. ISBN 9972-40-150-2
  • Vargas Ugarte, Rubén: Historia General del Perú. Tercer Tomo. Virreinato (1596-1689). Primera Edición. Editor Carlos Milla Batres. Lima, Perú, 1966.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Pedro de Villagómez
Arzobispo de Lima
Arzobispo

16741676
Sucesor:
Melchor de Liñán y Cisneros
Predecesor:
Gaspar de Villarroel
Obispo de Arequipa
1661 - 1674
Sucesor:
Juan de la Calle y Heredia