Juan Canut de Bon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Canut de Bon.jpg

Juan Bautista Canut de Bon Gil[1]​ (Valencia, 30 de septiembre de 1846-Santiago, 9 de noviembre de 1896) fue un predicador español que difundió su fe protestante y fundó Iglesias evangélicas en Chile durante el siglo XIX.

Biografía[editar]

A los 18 años, ingresó a la Compañía de Jesús en Balaguer, Lérida[cita requerida]. Es probable que fuera de baja condición social y que ya tuviera conocimientos del oficio de sastre. A los dos años de formación y emitidos sus votos religiosos, fue destinado al colegio jesuita de Tortosa, a cargo del taller de sastrería.

La situación política de España, enfrentada en las Guerras Carlistas entre clericales y laicos, hizo difícil su permanencia en su país. Fue destinado a Argentina, donde aprendió homeopatía, y luego se trasladó a Chile, donde el 30 de abril de 1871 se retiró de la orden jesuita «no porque hubiera perdido su fe católica, sino simplemente porque deseaba estudiar, y allí no tenía posibilidades de hacerlo».[2]​ En 1872, se radicó en Los Andes, donde se dedicó a la compraventa de telas y donde contrajo matrimonio el 5 de agosto de dicho año con Virginia Robles Aguilar,[1]​ con quien tuvo tres hijos.

En Quillota en diciembre de 1876, encontró un ejemplar del Nuevo Testamento en un andén de una estación de ferrocarril,[3]​ proveniente de la Sociedad Bíblica de Valparaíso, episodio que definió como «[el] primer encuentro que tuve con el Evangelio»[cita requerida]. En San Felipe en 1880, tuvo la oportunidad de conocer al predicador presbiteriano Robert MacLean, de quien se hizo amigo.[3]​ Se transformó en el primer predicador de habla hispana en Chile.

«Gracias a la misión de Mac-Lean he encontrado esta salvación tan grande a mi alma». El periódico evangélico editado en inglés The Record escribe de él en diciembre de 1879: «Hace dos años atrás, un inteligente español, a la sazón residente en San Felipe, se hizo ardiente amigo del Evangelio de Jesucristo».[4]

Juan Canut de Bon.

Su prédica en un país de mayoría católica lo llevó a distanciarse de los presbiterianos extranjeros, que temían ser deportados por infringir las normas contempladas en la Constitución de 1833, que privilegiaba a la Iglesia Oficial del Estado por sobre otras religiones, lo cual le significó la expulsión de la nueva religión[cita requerida].

Tuvo una vacilación y pidió en Curicó en 1884 su «readmisión en la Iglesia católica». Sin embargo, su «periodo católico» tuvo fin en 1888, cuando conoció a William Taylor (1821-1902), un pastor metodista estadounidense que había predicado en África e India entre 1856 y 1883.[5]​ En 1890, Canut fue consagrado obispo de esa fe.[3]​ Su forma de predicar, fogosa y de gran oratoria y conocimientos, atrajo a muchos; sin embargo, también le significó muchos enemigos y sus clientes le abandonaron.[3]​ Se dedicó entonces a predicar de tiempo completo apoyándose en sus conocimientos en el campo de la homeopatía para mantenerse. Para evitar el rechazo de los sacerdotes de la Iglesia católica, ensanchó el territorio de su predicación a ciudades sureñas y lugares donde la Iglesia católica no tuviera mucha influencia —bajo pueblo, campesinos, ciudades lejanas—. Durante cinco años predicó el Evangelio y fundó iglesias en Coquimbo, La Serena, Concepción, Traiguén, Angol, Los Ángeles, Victoria y Temuco.

En 1896, se trasladó por motivos de salud a Santiago, donde murió el 9 de noviembre de ese año.[3]​ Sus restos descansan en el Patio de los Disidentes del Cementerio General de Santiago.[cita requerida]

Legado[editar]

Detalle en la tumba
Monumento en Coronel

En el contexto de luchas laicas causadas por la no Separación Iglesia-Estado, su estilo de prédica callejera le ocasionó persecución y burlas, pero también adeptos [cita requerida], quienes recibieron el apelativo de «canutos»[6]​ para reconocerlos como «seguidores de Canut»[n 1]​ —a principios del siglo XX, el escritor anarquista José Santos González Vera describió a unos policías arrestando a un grupo de evangélicos que predicaban y su forma de entrar cantando a la cárcel, tomando nota del apodo de «canutos» que se les daba—.[7]​ Aunque este término se ha hecho extensivo para todos los miembros de las iglesias evangélicas, sean o no seguidores de Canut, en ciertas ocasiones se utiliza para referirse a cualquier persona muy religiosa o que profese efusivamente su religión en público. Algunos sectores del culto evangélico rechazan este apodo por considerarlo burlesco [cita requerida].

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Notas[editar]

  1. De manera similar al término «mormón» para referirse a los fieles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Referencias[editar]

  1. a b McArdle, Jeff (2012). «The Strange Case of Juan Canut de Bon Gil» (HTML) (en inglés). www.valera1865.org. Consultado el 1 de noviembre de 2013. 
  2. renov/edicion 100/canutos/canutos.htm
  3. a b c d e «Biografías: Juan Bautista Canut» (HTML). 11 de noviembre de 2006. Archivado desde el original el 30 de abril de 2007. Consultado el 1 de noviembre de 2013. 
  4. «Comunidad Luterana Santiago Centro: Apuntes sobre don Juan Bautista Canut de Bon». 
  5. Taylor, William (1896). John Clark Ridpath, ed. Story of My Life: An Account of What I Have Thought and Said and Done in My Ministry of More than Fifty-Three Years in Christian Lands and Among the Heathen. Written by Myself. New York: Hunt & Eaton.
  6. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «canuto2». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 1 de noviembre de 2013. 
  7. González Vera, José Santos (1996). Cuando era muchacho (1.ª edición). Santiago de Chile: Editorial Universitaria. p. 239. ISBN 956-11-1262-0. Consultado el 1 de noviembre de 2014. 

Enlaces externos[editar]