Juan Baltasar Maciel

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Juan Baltasar Maciel
Información personal
Nacimiento 1727
Santa Fe, Virreinato del Perú, Imperio español
Fallecimiento 1788
Montevideo, Virreinato del Río de la Plata, Imperio español
Nacionalidad Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Iglesia católica Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación sacerdote y educador

Juan Baltasar Maciel o Juan Baltasar Maziel (Santa Fe, 1727 - Montevideo, 1788) fue un sacerdote y educador rioplatense.

Biografía[editar]

Estudió en el Colegio de Córdoba y estudió filosofía en Santiago de Chile, donde se doctoró en derecho civil y canónico. Se trasladó a la Real Audiencia de Charcas, donde se le reconoció el título de abogado.[1]

A fines de 1756 se estableció en Buenos Aires, donde se ganó un gran prestigio como jurista y canonista, prestando asistencia letrada a los gobernadores de la ciudad. Fue un importante aliado de los jesuitas, pero quiso ganar la simpatía de éstos para llegar a ser nombrado obispo. Como esa alianza le falló, se hizo enemigo de los jesuitas y del gobernador Pedro de Cevallos, su protector.[1]

Al llegar a Buenos Aires el gobernador Bucarelli, Maciel logró que éste lo nombrara vicario y provisor de la diócesis de Buenos Aires, con lo que logró gobernarla en ausencia del obispo por muchos meses. Apoyó al gobernador en su expulsión de los jesuitas y las actividades reformadoras del obispo De la Torre.[1]

Expulsó al párroco de la catedral, pero por orden del Consejo de Indias debió reponerlo en su cargo y pedirle públicamente disculpas.[1]​ Por esa razón volvió a cambiar de bando: cuando Cevallos regresó al Río de la Plata como virrey, le aconsejó usar las propiedades jesuitas de la capital para un colegio y una universidad, y moderó sus críticas hacia los expulsados.

Tenía una enorme biblioteca, la más importante del virreinato; escribió una gran cantidad de poesías, de un estilo deficiente, pero revelador de cierta independencia de criterio. Abandonó las rimas de los neoclásicos para componer el primer poema gauchesco: un Romance en honor del virrey Cevallos. Lo escribió usando los términos que creyó propios de un guaso, que canta en estilo campestre los triunfos y las gazañas de Cevallos. Al parecer, su idea no gustó nada en el ambiente virreinal; las hazañas que cantaba, en cambio, eran dignas de ser rememoradas: las tres victorias de Cevallos sobre los portugueses, incluidas dos reconquistas de la Colonia del Sacramento, dos de la Misiones Guaraníticas, y la captura de una amplia zona del sur del Brasil.

En cuanto ascendió al poder el virrey Juan José Vértiz, del partido opuesto a los jesuitas y a los amigos de Cevallos, se hizo un partidario del nuevo virrey. Vértiz lo nombró canciller —algo así como un rector— del Colegio Carolino de la capital, formado sobre la base del colegio jesuita. Redactó sus reglamentos y estatutos y dictó cátedra de varias materias.[1]​ En ese cargo se vinculó con muchos de los futuros notables de la época revolucionaria, ya que la mayor parte de ellos fueron sus alumnos. Junto con su sucesor, Luis José de Chorroarín, fueron los "maestros de la generación de Mayo". Maciel fue el maestro de los mayores, como Cornelio Saavedra, Manuel Belgrano y Vicente de Azcuénaga, y Chorroarín de los más jóvenes, como Mariano Moreno, Domingo French o Manuel Dorrego.

Fue también miembro de la Inquisición y supervisor general de educación de toda la diócesis de Buenos Aires.[1]

Más tarde escribió también una especie de poesía pastoril, pero éste, a diferencia del himno a Cevallos, era de estilo neoclásico, adaptada a las zonas rurales rioplatenses: El Amor de la Estanciera. En suma, fue uno de los más importantes iniciadores de la literatura rioplatense, y el primer escritor en manifestar simpatía por los gauchos.

Cuando Vértiz fue reemplazado por el virrey Loreto, mucho más conservador que su antecesor, volvió a intentar influir en el Consejo de Indias para ser nombrado obispo. Pero Loreto tenía su propio candidato a la mitra, y lo expulsó a la Banda Oriental, donde fallecería poco después.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Cutolo, 1975, p. 493-494.

Bibliografía[editar]