José Azlor y Virto de Vera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
José Azlor y Virto de Vera

13°Gobernador de Coahuila
1719-1722
Predecesor Martín de Alarcón
Sucesor Blas de la Garza Falcón

10°Gobernador de Texas
1719-1722
Predecesor Martín de Alarcón
Sucesor Fernando Pérez de Almazán

Datos personales
Profesión Político
[editar datos en Wikidata]

José de Azlor y Virto de Vera, marqués de San Miguel de Aguayo fue, entre 1719 y 1722, el gobernador de las provincias novohispanas de Coahuila y Tejas. Durante su mandato, Aguayo retomó el este de Texas del acecho de Francia sin disparar un solo tiro. Estableció o restableció siete misiones y tres presidios y cuadruplicó el número de soldados españoles destinados en Texas.

Biografía[editar]

Aguayo era descendiente de una familia noble española de Aragón y su título le llegó a través de su matrimonio con Ignacia Xaviera de Echeverz, una rica heredera española en Coahuila.[1]

Gobernación[editar]

Durante la Guerra de la Cuádruple Alianza de Inglaterra y Francia, que estaban alineados en contra de España, trató de hacerse cargo de los intereses españoles en la Nueva España.[2] En junio de 1719, siete franceses de Natchitoches, Luisiana tomaron el control de la misión del este de Texas de San Miguel de los Adaes de su único defensor, que no sabía que estos países estaban en guerra. Los soldados franceses explicaron que 100 soldados más irían llegando y los colonizadores españoles, los misioneros y los soldados restantes abandonaron la zona y huyeron a San Antonio.

Ese año, Aguayo fue nombrado gobernador de las provincias de Coahuila y Texas.[3] Se había ofrecido para usar su propio dinero para reconquistar Texas y levantó un ejército de 500 soldados.[4] Su salida se retrasó un año, sin embargo se ocupó de los problemas contra los indios bárbaros en Coahuila y una sequía devastadora que mató a más de 80% de los caballos que había comprado para la expedición. La sequía acabó con unas lluvias torrenciales que hicieron el viaje imposible hasta finales de 1720.[3] Justo antes de partir, la guerra en Europa se detuvo y Felipe V les ordenó no invadir la Luisiana, sino encontrar una manera de recobrar el este de Texas sin usar la fuerza.[4] La expedición llevaba consigo más de 2800 caballos, 6400 ovejas y muchas cabras, lo que constituyó la primera manada grande de "ganado" en Texas. Esto aumentó considerablemente el número de animales domesticados en Texas y marcó el inicio de la ganadería española en la región.[5]

En julio de 1721, mientras se aproximaba al río Neches, la expedición de Aguayo se reunió con Louis Juchereau de St. Denis, que había regresado con los franceses y llevado a cabo una redada en San Antonio. Al darse cuenta de que estaba en una significativa inferioridad numérica, St. Denis aceptó abandonar el este de Texas y regresar a la Luisiana. Aguayo ordenó la construcción de una nueva fortaleza española Nuetra Señora del Pilar de los Adaes, que se encuentra cerca de la actual Robeline, sólo a 19 km de Natchitoches. El nuevo fuerte se convirtió en la primera capital de Texas, y fue custodiada por 6 cañones y 100 soldados.[4] Las seis misiones del este de Texas se reabrieron y El Presidio de Dolores, ahora conocido como El Presidio de los Tejas, fue trasladado desde el río Neches a un sitio cerca de la misión de la Purísima Concepción, próximo al río Angelina.[6] Los españoles construyeron luego otro fuerte, el Presidio de Nuestra Señora de Loreto de la Bahía, conocido como La Bahía, en el sitio de la antiguo fuerte francés Saint Louis[7] cerca establecieron una misión, la Espíritu Santo de Zúñiga (también conocida como La Bahía), para las tribus de los cocos, los karankawas y los indios cujane. Noventa hombres fueron establecido en la guarnición.[8]

Aguayo regresó a la Ciudad de México en 1722 y renunció a su cargo de gobernador.[8] Al comienzo de su expedición, Texas había consistido solamente de San Antonio y unos 60 soldados y en el momento de su renuncia la provincia había crecido hasta contar con 4 presidios, más de 250 soldados, 10 misiones y el pequeño pueblo civil de San Antonio.[7] [8]

Referencias[editar]

  1. Chipman (1992), p. 119.
  2. Weber (1992), pp. 165–166.
  3. a b Chipman (1992), p. 120.
  4. a b c Weber (1992), p.167.
  5. Chipman (1992), p. 121.
  6. Chipman (1992), p.123.
  7. a b Weber (1992), p.168.
  8. a b c Chipman (1992), p. 126.