Jerónimo de Alcalá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Jerónimo de Alcalá Yáñez y Rivera (Murcia, 1563 - Segovia, 1632) fue un médico y escritor español, autor de la novela picaresca El donado hablador.

Biografía[editar]

Jerónimo de Alcalá nació en Murcia, según los datos de la partida de bautismo y de su expediente académico.[1] Se discute su ascendencia conversa, que no está probada, aunque algunos autores la estiman probable. Probablemente es de ascendencia conversa. Su padre fue don Hernando Yáñez y su madre, doña Petronila de Ribera, segoviana y la segunda esposa de don Hernando. Su abuelo paterno fue don Alonso Yáñez y su bisabuelo paterno, don Francisco Yáñez. Todos ellos estudiaron Medicina, a excepción de su madre, y también se formó en esta materia su hermanastro, Juan Yáñez. Su abuelo materno, don Juan de Alcalá, era un mercader y su abuela materna fue doña Elvira Álvarez de Ribera. Tuvo otros cuatro hermanos: Ángela, Margarita, Florencia y José. Contrajo matrimonio en dos ocasiones, la primera de ellas el 23 de septiembre de 1562 con María Rubión. Con ella tuvo al menos doce hijos. Su esposa falleció el 31 de enero de 1628, por lo que contrajo un segundo matrimonio con doña Isabel de Briones Tapia. Se estableció en Segovia la mayor parte de su vida y, debido a esto, se pensó que era natural de allí pues ya Diego de Colmanares afirmó esto tras fallecer el escritor. Sin embargo, en 1975 se publicaron los estudios sobre la vida y la obra literaria de Jerónimo de Alcalá en La Verdad y de ellos se desprendió el origen de Jerónimo de Alcalá. Esta publicación se debió a las investigaciones de Manuel Muñoz Barberán y Manuela Villalpando. En su juventud se sintió atraído por la vida religiosa y, por ello, se formó con Hernando de Mendoza (arzobispo de Charcas años después) con quien cursó latín y teología y con fray Francisco de la Cueva y fray Cristóbal de Mendoza asistió a clases de artes en el convento de los padres dominicos de Santa Cruz la Real de Segovia. También acudió a la cátedra al aire libre de Juan de Yepes, quien con el tiempo sería llamado Juan de la Cruz , en el huerto de los Carmelitas de Segovia. Más tarde abandonó esta vocación religiosa para comenzar estudios médicos. Durante tres años estudió en el colegio universitario de Valencia, de 1594 a 1597 y, tras dos años de prácticas en la Academia, se licenció el 14 de agosto de 1599. En esta universidad se matriculó empleando como primer apellido Yáñez, por ello a veces se cita como Jerónimo Yáñez de Alcalá. Tras finalizar sus estudios, se trasladó de nuevo a Segovia y allí ejerció su profesión. Prestó servicios en el convento de San Vicente, en la Hermandad de Tundidores y de Perailes, en el Hospital, en la fundación Niños de la Doctrina y asistió, asimismo, a pobres y mendigos. Falleció el 2 de noviembre de 1632 en su casa de Segovia y sus restos fueron enterrados en la iglesia de san Martín.


Escribió algunas obras de fondo religioso, como Los milagros de Nuestra Señora de la Fuencisla (Salamanca, 1615) y Verdades para la vida cristiana (1632). Pero su obra mejor considerada es la novela picaresca Alonso, mozo de muchos amos, también conocido como El donado hablador, editada en dos partes .[2]

Obra[editar]

Relación de Michoacán Purepecha priests.jpg

La novela picaresca Primera parte de El donado hablador, vida y aventuras de Alonso, mozo de muchos amos (Madrid, 1624) tuvo mucho éxito y se reimprimió en Barcelona en 1625. La segunda parte en Valladolid, en 1626.

Tuvo también una vocación literaria que le trajo cierta fama, pese a que no fue un escritor muy prolífico. Su obra mejor considerada es la novela picaresca El donado hablador. Vida y aventuras de Alonso, mozo de muchos amos, también conocido como El donado hablador, se editó en Madrid en 1624 y, debido al éxito, se reimprimió en Barcelona en 1625. La segunda parte fue editada en Valladolid dos años más tarde que la primera, en 1626. Esta obra se consideró autobiográfica pues el autor reflejó los ambientes de la época y su fin era moralizante. Además el protagonista conoce a catorce amos, cifra superior a cualquier otra novela picaresca. Sin embargo, Alonso presenta un carácter devoto, es casto, culto y piadoso, en contraste con el resto de novelas picarescas. Por otra parte, su estructura es dialogada y en la primera parte el protagonista se dirige al vicario del convento en el que está en calidad de donado y en la segunda parte se dirige al cura de San Zoles desde la ermita de san Cosme y san Damián, en la cual es ermitaño. Tampoco la obra cuenta con un toque de pesimismo, si no más bien con melancolía. Algunos sectores de la sociedad son elogiados por el protagonista, como por ejemplo los médicos, los labradores, las monjas, los comediantes, los magistrados segovianos, los sacerdotes…y otros son el blanco de su ira: los estudiantes, las mujeres, los soldados, los moriscos y los gentiles, pero siempre en un tono comedido exceptuando sus comentarios misóginos. Por otra parte, el protagonista que es un donado de un convento, es expulsado por ser propenso a sermonear y, por ello, en la segunda parte de la novela decide ser un ermitaño. Algunos estudiosos opinan que la figura del protagonista de esta obra pudo habérsela inspirado algún donado que fray Juan de la Cruz tenía en su convento. Asimismo es probable que en algunas partes de la obra se esté aludiendo al saber y las letras de san Juan de la Cruz como, por ejemplo, en el fragmento siguiente: “visitando los conventos y las casas de devoción que tiene Segovia admirables, así en edificios como en riquezas de religiosos y religiosas, donde se hallan personas de toda virtud, de saber y letras. Por tanto, la intención del autor ha sido prioritariamente mostrar un amplio corpus social y en ello emplea la mayor parte de la obra. Las aventuras personales de Alonso quedan oscurecidas en favor de la observación. En la obra hay un predominio del elemento religioso. Los malos ejemplos se emplean para las enseñanzas morales, se evoca a Dios y a los santos y las pautas son marcadas de acuerdo con citas bíblicas, sermones y reflexiones devotas. Ejemplifica sus enseñanzas con anécdotas y cuentos. Asimismo, otras aspectos relevantes literarios de la obra son su tono humorístico, el lenguaje erudito combinado con el popular y, a veces, se encuentra un juego de palabras conceptista.

Obras[editar]

  • Milagros de Nuestra Señora de la Fuencisla, grandezas de su nueuo templo y fiestas que en su translación se hizieron por la ciudad de Segouia (Salamanca: Antonia Ramírez, 1615). Obra inscrita en la tradición mística.
  • Verdades para la vida christiana (Valladolid: Jerónimo Murillo, 1632). En esta obra hace referencia a las clases a las que asiste con san Juan de la Cruz: "Y también me precio de haber tenido por maestro todo un verano al santo padre fray Juan de la Cruz, honra de los padres carmelitas, a cuyo convento íbamos a que nos leyese y explicase los himnos algunos condiscípulos míos (...)"
  • La primera parte de El donado hablador, vida y aventuras de Alonso, mozo de muchos amos (Madrid, 1624, y Barcelona, 1625)
  • Segunda parte de Alonso mozo de muchos amos (Valladolid: Jerónimo Morillo, 1626)
  • Alonso, mozo de muchos amos : (primera y segunda parte) edición crítica por Miguel Donoso Rodríguez (Madrid: Universidad de Navarra / Iberoamericana; Frankfurt: Vervuert, 2005. ISBN 84-8489-080-5)

Referencias[editar]

  1. Donoso Rodríguez
  2. Villalpando, Manuela (1976). Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, ed. Jerónimo de Alcalá Yáñez (1571-1632) y Segovia. Segovia. 


[1]

  1. San Juan de la Cruz y el problema de la experiencia mística, Jean Baruzi, Junta de Castilla y León, Consejería de Educación y Cultura, 2001