Jacques de Vaucanson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jacques de Vaucanson 2.jpg

Jacques de Vaucanson (24 de febrero de 1709, Grenoble-21 de noviembre de 1782, París) fue un ingeniero e inventor francés considerado el creador del primer robot y del primer telar completamente automatizado.

Niñez y juventud[editar]

Nació en Grenoble, Francia, en 1709, con el nombre de Jacques Vaucanson (la partícula "de" la agregó posteriormente la Académie des sciences[1]​). Hijo de un fabricante de guantes, se crio en la pobreza y ya en su juventud dijo que aspiraba a ser relojero.[2]​ Fue así como un día, cuando estaba en la iglesia, observó detenidamente el reloj de la capilla y consiguió fabricar uno de parecido semanas más tarde.[3]​ Este hecho no pasó desapercibido por su madre, quien lo envió a estudiar con los Jesuitas y posteriormente se unió a la orden de los Mínimos en Lyon. Su intención era seguir un curso en estudios religiosos, pero su interés en los artefactos mecánicos se renovó tras un encuentro con el cirujano Le Cat, del que aprendió los detalles de la anatomía. Estos nuevos conocimientos le permitieron desarrollar los primeros artefactos mecánicos que imitaban funciones biológicas vitales como la circulación, respiración y la digestión.[4]

Carrera como inventor de autómatas[editar]

Vaucanson soñaba, según un documento oficial. en "construir máquinas capaces de excitar la curiosidad del público".[5]​ Es por eso que en 1737, construyó su primer autómata, Joueur de Flûte ("El Flautista"), una figura de tamaño natural de un pastor que tocaba el tambor y la flauta y tenía un repertorio de doce canciones. Al año siguiente, a principios de 1738, presentó su creación a la Academia de Ciencias Francesa,[6]​ junto con una memoria escrita estructurada en dos partes; la primera centrada en el estudio de tocar la flauta y, posteriormente, en el mecanismo en sí.

Rigollay de Juvigny, contemporáneo de Vaucanson, afirmó que durante los primeros días de exhibición la gente no quería creer que la flauta del autómata sonaba de verdad; se imaginaban, pues, que había un órgano alemán dentro del cuerpo de la figura. Los más incrédulos tardaron poco en ser convencidos de que el autómata tocaba realmente el instrumento, que el viento que salía de sus labios lo hacía sonar y que el movimiento de los dedos formaba las diferentes notas. La máquina fue sometida a un riguroso examen y los espectadores pudieron ver su funcionamiento y los resortes que lo formaban.[7]

Vaucanson explica en la memoria del flautista que tenía en mente construirlo desde hacía mucho tiempo, pero que decidió no empezar hasta no haber estudiado minuciosamente toda la técnica de ejecución del instrumento. Se fijó especialmente en la forma de los labios y en la presión de aire que se debía aplicar para así poder conseguir notas graves y agudas y también para poder pasar de una octava a otra con un simple movimiento de boca y con la modificación de la velocidad del aire que entraba en la flauta.[8]​ Además, recreó el funcionamiento de una tráquea y la complejidad de la lengua con sistemas de manchas y tubos.[9]​ El realismo del autómata sorprendió a todo el mundo, pero a Vaucanson no le pareció suficiente y se pasó mucho tiempo trabajando en conseguir un material lo más parecido posible a la piel humana, precisamente para humanizar sus creaciones.[10]​ Este símil con la piel humana se puso en práctica con la creación de los dedos del flautista, recubiertos por una tela especial que posibilitaba la sensibilidad necesaria al tacto para tocar el instrumento.[11]

Más tarde ese mismo año, creó dos autómatas adicionales, Joueur de Tambourin ("El Tamborilero") y Canard digérateur ("El Pato con aparato digestivo"), éste siendo considerado su pieza maestra. Sus creaciones reflejaban un interés enciclopédico por la técnica, la anatomía y el arte; hecho que llevó a la admiración a figuras como Voltaire[12]​ y Federico Guillermo II de Prusia, quien intentó llevárselo a su corte. Vaucanson, deseando servir sólo a su propio país, rechazó la oferta.[13]

En esos tiempos, las criaturas mecánicas eran consideradas un capricho en Europa, y aunque la mayoría podían ser clasificadas como simples juguetes, las creaciones fueron reconocidas como una revolución gracias a su sofisticada mecánica realista. No obstante, después de haber ganado mucha fama y prestigio con los autómatas, Vaucanson se cansó de dedicarse al entretenimiento y decidió enviar de gira a sus creaciones aprovechando el entusiasmo del rey Luís XV, quien poco después lo nombró inspector de manufacturas de seda y le confió las mejores técnicas de la industria.

El audaz ingeniero vendió sus juguetes y automáticamente se les perdió la pista. Se dice que el pato apareció en el sótano de una casa de empeños de Alemania unas décadas más tarde, y que Johann Wolfgang von Goethe tuvo la posibilidad de verlo en el 1805 en poder de un coleccionista. Según Goethe, el pato aún comía copos de avena con brío, pero había perdido sus poderes digestivos.[14]

Posteriormente, Vaucanson decidió aplicar su talento en otros proyectos más útiles. Es así como diseñó y construyó una máquina para hilar seda, convirtiéndose en un predecesor muy importante de los telares automáticos modernos.[15]

Servicios al gobierno francés[editar]

En 1741 fue nombrado inspector de las manufacturas de seda en Francia por el cardenal Fleury, primer ministro de Luis XV. Se le encargó la reforma del proceso de manufactura de seda. En la época, la industria textil francesa había sido superada por la inglesa y escocesa. Vaucanson promovió amplias reformas para la automatización del proceso textil. En 1745 creó el primer telar completamente automático del mundo.

Vaucanson estaba ocupado en automatizar la industria textil francesa con tarjetas perforadas, una tecnología que, refinada posteriormente por Joseph Marie Jacquard más de medio siglo después, revolucionaría los telares y, en el siglo XX, se utilizaría para introducir datos en ordenadores y para almacenar información en formato binario. Sin embargo, sus ideas no fueron bien recibidas por los tejedores, y muchas de las más revolucionarias fueron ampliamente ignoradas.[16]

Inventó varias máquinas-herramienta, como el primer torno metálico con carro portaherramientas, hacia 1751 (la Historia de la Tecnología de Derry y Williams retrasa esta invención hasta 1768 e indica que el precursor sería Antoine Thiout, que hacia 1750 había inventado un torno con portaherramientas movido en un eje roscado). Fue descrito en la Enciclopedia Diderot-D'Alenbert.

En 1746 fue nombrado miembro de la Academia de Ciencias Francesa.[17]

Legado[editar]

Falleció en París en 1782. Vaucanson dejó como legado a Luis XVI una colección de sus obras. La colección se convertiría en el fondo inicial del Conservatoire National des Arts et Métiers de París. Todos sus autómatas originales se han perdido. Se sabe que El flautista y El tamborilero fueron destruidos durante la Revolución francesa. Sus ideas sobre la automatización de los telares, si bien ignoradas en vida, fueron perfeccionadas e implementadas posteriormente por Joseph Marie Jacquard, el creador del telar Jacquard.

El Liceo Vaucanson de Grenoble es llamado así en su honor y prepara a estudiantes para carreras en ingenierías y otros campos técnicos.

Referencias[editar]

  1. «vaucanson». Consultado el 2009. 
  2. «Orange». Consultado el 2009. 
  3. «Autómatas en la Historia. Jacques de Vaucanson | Actually Notes Magazine». Actually Notes Magazine. 2016-12-12. Consultado el 2017-11-28. 
  4. «AutoMates.info». 
  5. Gutiérrez, Miguel. «Jacques Vaucanson (1709-1782)». www.cucoclock.com. Consultado el 2017-11-28. 
  6. «Vaucanson's Mechanical Duck». Consultado el 2009. 
  7. Gutiérrez, Miguel. «Jacques Vaucanson (1709-1782)». www.cucoclock.com. Consultado el 2017-11-28. 
  8. Gutiérrez, Miguel. «Jacques Vaucanson (1709-1782)». www.cucoclock.com. Consultado el 2017-11-28. 
  9. «Jacques de Vaucanson | Trasdós». Trasdós. Consultado el 2017-11-28. 
  10. «Autómatas en la Historia. Jacques de Vaucanson | Actually Notes Magazine». Actually Notes Magazine. 2016-12-12. Consultado el 2017-11-28. 
  11. «Jacques de Vaucanson | Trasdós». Trasdós. Consultado el 2017-11-28. 
  12. «Jacques de Vaucanson | Trasdós». Trasdós. Consultado el 2017-11-28. 
  13. «vaucanson». soie.chez.com. Consultado el 2017-11-28. 
  14. «Jacques de Vaucanson | Trasdós». Trasdós. Consultado el 2017-11-28. 
  15. «El Pato y el Telar – Ojos Curiosos». ojoscuriosos.com. Consultado el 2017-11-28. 
  16. «Association @lyon : Chronologie de l'histoire de France». Consultado el 2009. 
  17. «bio vaucanson». Archivado desde el original el 20 de December de 2003. Consultado el 2009. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

En inglés:

En francés:

En español: