Incidente del autobús 300

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El incidente del autobús 300 (en hebreo, פרשת קו 300), también conocido como el incidente del Kav 300, tuvo lugar en 1984, cuando miembros del Shin Bet (el servicio secreto israelí) ejecutaron a dos secuestradores palestinos de un autobús de línea inmediatamente después de la conclusión del secuestro y una vez que ya habían sido capturados.

Tras la ejecución, diversos miembros del Shin Bet dieron falso testimonio sobre su implicación en el caso. La censura militar israelí prohibió en un principio la cobertura mediática del secuestro, pero la publicación de información al respecto en la prensa extranjera primero y en los propios medios de comunicación israelíes después originaron un escándalo que llevó a muchos israelíes a exigir que se investigasen las circunstancias que rodearon las muertes de los secuestradores. En 1985, un general del ejército israelí llamado Yitzhak Mordechai fue absuelto de los cargos relacionados con las muertes de los secuestradores capturados.[1]​ Más tarde se hizo público que una serie de miembros del Shin Bet habían tratado de implicar al general mientras encubrían quién dio la orden directa de asesinar a los prisioneros: el director del Shin Bet Avraham Shalom. En 1986, el Consejero Jurídico del Gobierno de Israel, Yitzhak Zamir, se vio obligado a dimitir tras negarse a cerrar una investigación sobre el papel del Shin Bet en el incidente.[2]​ Poco después, Avraham Shalom dimitió y recibió un indulto presidencial por delitos sin especificar. Muchas otras personas involucradas recibieron indultos incluso antes de que se presentasen cargos contra ellas. Como consecuencia de este escándalo se estableció la comisión Landau con el objetivo de investigar los métodos del Shin Bet.[1]

Crisis del autobús 300[editar]

Crisis con rehenes del autobús Egged 300[editar]

El jueves 12 de abril de 1984, cuatro milicianos palestinos armados provenientes de la Franja de Gaza llegaron a Asdod y subieron como pasajeros a un autobús Egged que operaba en la ruta interurbana 300, que une las ciudades de Tel Aviv y Ascalón. En total, el autobús llevaba 41 pasajeros.[3]​ Poco después de que abandonase la estación de autobuses, en torno a las 19:30, los milicianos palestinos secuestraron el autobús 300.[3]​ Uno de los pasajeros del autobús resultó herido grave durante los altercados que tuvieron lugar para tomar el control del vehículo. Los secuestradores declararon que iban armados con cuchillos[4]​ y con una maleta que contenía dos proyectiles antitanque, y amenazaron con detonar esta última.[5]​ Tras tomar el control, los secuestradores obligaron al conductor del autobús a cambiar de dirección y dirigirse hacia Rafah, en la frontera con Egipto.[6]

Poco después del secuestro del autobús, los secuestradores liberaron a una mujer embarazada al sur de Asdod.[7][6]​ Esta hizo autoestop hasta a una gasolinera y desde allí alertó a las autoridades.[8]​ Como resultado,el ejército israelí comenzó la persecución del autobús.[9]

El autobús, que iba a 120 km/h, destrozó dos bloques de carretera sencillos antes de que francotiradores israelíes dispararan a los neumáticos del autobús[5]​ y consiguieran deshabilitarlo cerca del campamento de refugiados de Deir el-Balah, en la Franza de Gaza, a tan solo 16 kilómetros de la frontera egipcia.[3][7][10]​ Cuando el autobús se detuvo, unos nueve pasajeros consiguieron huir a través de una puerta abierta.[3][7]

Diversos periodistas israelíes comenzaron a llegar al lugar donde se encontraba el autobús. También estaban presentes altos cargos militares y políticos israelíes, incluidos el Jefe del Estado Mayor Moshe Levi, el Ministro de Defensa Moshe Arens, y el Director del Shin Bet (el servicio de inteligencia interior de Israel), Avraham Shalom.

Los secuestradores, que mantenían a los pasajeros del autobús como rehenes, reclamaron la liberación de 500 presos árabes encarcelados en Israel y un salvoconducto hacia Egipto para sí mismos.[3]​ Añadieron que no dudarían en detonar su maleta cargada de explosivos y matar a todos los pasajeros del autobús si no se cumplían sus demandas.

En el transcurso de las negociaciones, los agentes del Shin Bet presentes en el lugar concluyeron rápidamente que los secuestradores se estaban comportando como aficionados. Uno de estos agentes declararía posteriormente que "resulta un tanto ridículo llamar a esta negociación con rehenes un ataque terrorista", tras lo que añadió que los cuatro milicianos no suponían riesgo alguno.[11]

Operación de rescate[editar]

Tras largas negociaciones, alrededor de las 7 de la mañana del 13 de abril, un comando especial del Sayeret Matkal bajo las órdenes del brigadier-general Yitzhak Mordechai asaltó el autobús disparando a los secuestradores a través de las ventanas del vehículo.[10]​ Los soldados mataron a dos de los secuestradores durante la operación, capturaron a los dos restantes y liberaron a todos los rehenes salvo una, la soldado de 19 años Irit Portuguez, que fue abatida por los propios soldados durante el rescate.[10][12]​ Siete pasajeros resultaron heridos durante el transcurso de la operación, uno de ellos de gravedad.[13]

Ejecución de los dos secuestradores capturados[editar]

Dos secuestradores fueron capturados vivos, tras lo que los ataron y los llevaron a un descampado cercano, donde fueron golpeados por un grupo de personas reunidas en torno a ellos. El director del Shin Bet, Avraham Shalom, y el Jefe de Operaciones de esta misma agencia, Ehud Yatom, se acercaron a los presos maniatados. Antes de marcharse, Shalom ordenó a Yatom que los ejecutara.

"Por lo tanto, Yatom y varios miembros del Shin Bet llevaron a los hombres a un vehículo y les condujeron a un lugar aislado, donde ambos fueron golpeados hasta la muerte con piedras y barras de hierro."[14]

En un principio, la censura del ejército israelí prohibió la cobertura mediática del secuestro. Aunque en un principio se había anunciado mediante un comunicado militar que dos de los secuestradores habían muerto y otros dos estaban detenidos, poco después se rectificó esta noticia y se informó de que los cuatro secuestradores habían muerto en el asalto.[5]​ Así pues, las primeras noticias que aparecieron en Israel y en el resto del mundo informaban de que todos los secuestradores habían muerto durante la operación. No obstante, tres días después, el periódico israelí Hadashot informó de que dos de los secuestradores habían sido capturados vivos citando una noticia de The New York Times, consiguiendo así saltarse la censura del ejército. Días después, Hadashot publicó en primera plana una fotografía de Alex Levac en la que uno de los secuestradores aparecía vivo y plenamente consciente mientras lo sacaban del autobús.[15]​ La publicación de la fotografía causó un escándalo público y numerosas voces comenzaron a reclamar que se investigasen las circunstancias que rodearon las muertes de los secuestradores.

Las horas siguientes[editar]

Moshe Arens, que dio su visto bueno a la operación, argumentó tras la crisis que, pese a las víctimas civiles, la operación fue "absolutamente necesaria." Además, añadió que "fue una noche larga y difícil, y seguimos la política tradicional de Israel de no acceder a las demandas de los terroristas."

A las 8:00 de la mañana posterior al secuestro, fuerzas del ejército israelí comenzaron a demoler las viviendas de los familiares de los cuatro secuestradores.[16]

Los secuestradores[editar]

En Damasco, un miembro del Frente Popular para el Liberación de Palestina llamado Bassam Abu Sharif declaró que su organización era la responsable del ataque.[5][13]​ Añadió que los secuestradores exigían la liberación de 30 presos de la cárcel de Nafha, en Israel. Sin embargo, fuentes israelíes rechazaron esta asunción de responsabilidad y culparon a Fatah de estar detrás del secuestro.[17][18]

Según el testimonio de algunos de los pasajeros, tres de los secuestradores eran "jóvenes"; una fuente calculó sus edades en 16, 19 y 20 años. Además, añadieron que "se comportaron muy amablemente, hay que admitirlo". Por otro lado, el líder del grupo fue descrito como alguien de de unos 26 años[7]​ y más duro.[13]​ La radio estatal israelí señaló que provenían de los territorios palestinos ocupados, aunque no aclaró si se trataba de la Franja de Gaza, Cisjordania o Jerusalén Este.[13]

Consecuencias[editar]

La primera investigación[editar]

Solo una semana después del secuestro, David Shipler, corresponsal del The New York Times en Israel, envió un informe que revelaba que el periódico israelí Hadashot tenía una fotografía tomada por Alex Levac de uno de los secuestradores esposado mientras lo trasladaban.[19]​ Sus periodistas habían identificado al hombre como Majdi Abu Jummaa, de 18 años de edad, uno de los cuatro secuestradores muertos. Esta noticia comenzó a publicarse a lo largo de todo el mundo.[20][21][22]

La historia llegó a Israel el domingo 22 de abril mediante la publicación Al HaMishmar del partido Mapam. En un artículo de primera página que logró pasar la censura militar, citaba "fuentes de altos cargos autorizados" que afirmaban que no había más alternativa que el establecimiento de una comisión de investigación por las muertes de los dos secuestradores.[23]

El 24 de abril, David Shipler fue convocado a la oficina del director de la oficina de prensa del Gobierno, Mordechai Dolinsky, y recibió una "dura reprimenda." Se cree que no perdió sus credenciales de prensa israelíes porque, en cualquier caso, iba a abandonar el cargo en breve.[24]

El 25 de abril, el semanal HaOlam HaZeh (Este Mundo), que había sido aparecido con secciones en blanco la semana anterior, publicó en su portada la imagen borrosa de un hombre siendo trasladado. El editor de la revista, Uri Avnery, había conseguido sobreponerse a la oposición de la censura tras amenazar con llevar el caso al Tribunal Supremo de Israel. Yossi Klein, editor de Hadashot, confirmó a los corresponsales que el hombre de la fotografía no era Majdi Abu Jammaa.[25]

El 27 de abril, el diario Hadeshot recibió la orden de detener sus publicaciones durante cuatro días. Este castigo, que no se había aplicado a una publicación judía israelí en los quince años precedentes, se debió a que Hadeshot había informado de que el Ministro de Defensa, Moshe Arens, había ordenado la creación de un comité de investigación al mando del General en la reserva Meir Zorea. El Ministerio de Defensa había informado de esto al Comité de Editores a condición de que la información permaneciese secreta. Hadeshot, que pertenecía a los editores del respetado diario Ha'aretz, no era miembro de este Comité de Editores.[26][27]

El 29 de mayo, el Comité de Asuntos Exteriores y Seguridad del parlamento israelí recibió en secreto el informe de Zorea. Sus hallazgos no se hicieron públicos, pero se dijo de ellos que habían "aturdido al aparato de seguridad." A su vez, Hadashot refutó las declaraciones de Moshe Arens en las que afirmaba que no había estado presente en la escena del secuestro; este diario afirmó que su fotógrafo había permanecido junto a él poco antes de tomar la fotografía de Majdi Abu Jammaa. También hubo preocupación por una entrevista televisiva que Arens había concedido poco después del secuestro, en la que declaró: "Quienquiera que planee actos terroristas en Israel tiene que saber que no saldrá vivo". El Jefe del Estado Mayor del ejército israelí, Rafael Eitan, había realizado una declaración similar: "los terroristas tienen que saber que no saldrán vivos de una operación así".[28]

El juicio[editar]

En 1985, el Brigadier General Yitzhak Mordechai (que había dirigido el asalto al autobús) y otras once personas relacionadas con el caso fueron llevadas a juicio por el asesinato de los dos prisioneros. Se les acusó de formar parte de un grupo mayor de gente que golpeó y pateó a los prisioneros hasta la muerte. Hubo testigos que describieron al general golpeando a los prisioneros con una pistola. Sin embargo, fue declarado inocente de los cargos, tras lo que se retiraron las acusaciones contra el resto de implicados. En la primavera de 1986, el subdirector del Shin Bet, Reuven Hazak, y dos oficiales de esta agencia llamados Rafi Malka y Peleg Raday se reunieron con el Primer Ministro Shimon Peres y acusaron al superior de estos, Avraham Shalom, de haber ordenado los asesinatos y coordinado las versiones de los testigos en el caso contra el general Mordechai. Peres se negó a actuar conforme a esta información y los tres oficiales fueron expulsados del Shin Bet. Entonces dieron pruebas al Consejo Jurídico del Gobierno de Israel (dirigido por Yitzhak Zamir) que llevaron a este a lanzar una investigación criminal contra los altos cargos del Shin Bet acusados de encubrir los asesinatos.[2]​ Al oír las pruebas, Zamir abrió una investigación policial sobre la actuación del Shin Bet y, más en concreto, sobre el papel que había jugado su director. En mayo de 1986, el propio Zamir fue obligado a dimitir entre acusaciones de poner en riesgo la seguridad nacional por negarse a cerrar sus investigaciones.[29]​ Los medios de comunicación internacionales informaron de su renuncia y los diarios israelíes consiguieron esquivar la censura militar con revelaciones sobre la actuación del Shin Bet. Se hizo público que Avraham Shalom estaba acusado de ordenar el asesinato de los dos prisioneros y de organizar un elaborado entramado para encubrir sus acciones e implicar al general Mordechai.[30][31]

En junio de 1986, un juez poco conocido, Yosef Harish, fue nombrado presidente del Consejo Jurídico, tras lo que el Presidente de Israel, Chaim Herzog, concedió un indulto para cualquier crimen que Shalom y otros cuatro oficiales del Shin Bet hubieran cometido.[32][33]​ El Tribunal Supremo de Israel examinó la validez de estos indultos. Durante la apelación aparecieron documentos en los que Shalom afirmaba que todas sus acciones habían sido "autorizadas y aprobadas." Esta declaración implicaba al Primer Ministro en el momento de los asesinatos, Yitzhak Shamir.[34][35]

El 6 de agosto de 1986, el Tribunal Supremo ratificó los indultos, a pesar de lo cual el presidente del Consejo Jurídico prometió que habría una investigación al respecto.[36]

Consecuencias del incidente[editar]

El incidente del autobús 300 dañó significativamente la reputación y la imagen pública del Shin Bet en Israel. También propició una reevaluación de la censura en Israel después de que se hiciese evidente que los censores habían contribuido al encubrimiento del incidente.

Como parte de la investigación del Shin Bet durante el incidente se descubrió que esta organización usaba de manera regular la fuerza física en sus interrogatorios, lo que supuso el establecimiento de la Comisión Landau para investigar los métodos de interrogatorio y otros procedimientos de la organización.

Según el periodista israelí Gideon Levy, las personas que descubrieron el escándalo nunca recibieron reconocimiento alguno, mientras que quienes encubrieron el incidente tuvieron exitosas carreras.[37]

Ehud Yatom[editar]

En 1996, el agente del Shin Bet Ehud Yatom dio una entrevista al diario Yediot Aharonot en la que declaraba: "aplasté sus cráneos" bajo las órdenes del director del Shin Bet Avraham Shalom, así como "estoy orgulloso de todo lo que he hecho." Yatom contó que colocó a los hombres en una camilla dentro de una furgoneta. "De camino recibí la orden de Avraham Shalom de matar a los hombres, así que los maté."[38][39][40]​ También declaró que "solo unas manos limpias y éticas en el Shin Bet pueden hacer lo que es necesario en un estado democrático." Entre 2003 y 2006, Yatom fue parlamentario en el Knéset.

Cultura popular[editar]

Uri Barbash dirigió la miniserie Kav 300, estrenada en 1997 en la televisión israelí. La serie se centraba en el "conflicto jurisdiccional entre el Consejo Jurídico y el Director del Shabak tras el asesinato de los dos terroristas capturados por el Shabak".[41]​ En 2011, Gidi Weitz dirigió Alef Techasel Otam, un documental sobre el incidente que fue emitido bajo un gran escrutinio y mucho interés de la audiencia en el Canal 10. El documental, The Gatekeepers también hace alusión al incidente del bus 300. Rotem Shamir dirigió la película Rescatad el Autobús 300, protagonizada por Daniel Gal como Irit Portuguez, producida por Keshet Broadcasting y emitida en el canal Keshet 12 el 5 de mayo de 2018.[42]

Referencias[editar]

  1. a b David K. Shipler, "ARAB and JEW – Wounded Spirits in a Promised Land." 1986. ISBN 0-8129-1273-X. Página 90.
  2. a b Gidi Weitz, 'Newly released papers reveal how Shin Bet tried to hide 'Bus 300' killings.' Haaretz, 27 de septiembre de 2011. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «haaretz.com» está definido varias veces con contenidos diferentes
  3. a b c d e «The Palm Beach Post (Google News Archive Search)».  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «autogenerated1» está definido varias veces con contenidos diferentes
  4. David K. Shipler, "ARAB and JEW – Wounded Spirits in a Promised Land." 1986. ISBN 0-8129-1273-X. Página 86. Esta fuente añade una granada a las armas que portaban.
  5. a b c d «Israelis storm bus; 4 terrorists killed». The Pittsburg Press. 13 de abril de 1984. Consultado el 30 de abril de 2019. 
  6. a b «Israeli soldiers try to free 30 in bus hijack». The Glasgow Herald. 13 de abril de 1984. Consultado el 30 de abril de 2019. 
  7. a b c d «Hijack». Daily News (Kentucky). 12 de abril de 2984. Consultado el 30 de abril de 2019. 
  8. «Archives: Chicago Tribune». Consultado el 7 de noviembre de 2014. 
  9. «Ottawa Citizen – Google News Archive Search». Consultado el 7 de noviembre de 2014. 
  10. a b c Merzer, Martin (14 de abril de 1984). «Israelis brace for more terror». The Citizen. Consultado el 4 de mayo de 2019. 
  11. Gidi Weitz, "New Testimonies on Bus 300 Affair Reveal How Lies Protected Israel's Secret Service" Haaretz, 6 de abril de 2013.
  12. "כך שברו בכירי השב"כ את קשר השתיקה סביב פרשת קו 300" (en hebreo) Haaretz, 28 de septiembre de 2011.
  13. a b c d Shipler, David K. (14 de abril de 1984). «News of Hijacking Denied to Israelis». The New York Times. Consultado el 30 de abril de 2019. 
  14. Bergman, Ronen (30 de enero de 2018). Rise and Kill First. 5048: Random House. 
  15. «Masters Of Photography». Archivado desde el original el 16 de octubre de 2014. Consultado el 7 de noviembre de 2014. 
  16. Christopher Walker, The Times. 17 de abril de 1984. "Israel could stage reprisals in Syria".
  17. The Times (Londres), 14 April 1984. Christopher Walker, Robert Fisk.
  18. David K. Shipler, "ARAB and JEW – Wounded Spirits in a Promised Land." 1986. ISBN 0-8129-1273-X. páginas 86 y 87. En la versión de Shipler, el conductor judío del autobús había sido amenazado con una granada. Logró escapar del autobús cuando este fue detenido y fue duramente golpeado cuando lo confundieron con un secuestrador.
  19. «אלכס ליבק-Masters Of Photography – קבוצת הצילום של שלומי» (en hebreo). Archivado desde el original el 16 de octubre de 2014. Consultado el 7 de noviembre de 2014. 
  20. Shipler, David (21 de abril de 1984). «Israel in dock over bus terrorist (Full by-line: D.S., The New York Times, Bani Suheila, Gaza.)». 
  21. Enlace a la fotografía de Alex Levac.
  22. Levac, Alex (28 de abril de 2009). «Revisiting the photo that exposed a Shin Bet lie». Haaretz. Consultado el 25 de febrero de 2015. 
  23. Walker, Christopher (23 de abril de 1984). «Israeli army investigates deaths of bus hijackers». The Times. 
  24. Walker, Christopher (27 de abril de 1984). «Israel reprimands US journalist». The Times. 
  25. Walker, Christopher (26 de abril de 1984). «Doubts raised on killing reinforced by photograph». The Times. 
  26. Walker, Christopher (28 de abril de 1984). «Israeli inquiry into bus hijackers, deaths». The Times. 
  27. Walker, Christopher (30 de abril de 1984). «Israeli censor suspends paper for reports on death of bus hijackers». The Times. 
  28. Brilliant, Moshe (30 de mayo de 1984), "Shamir calls Arab bus deaths a deviation", The Times.
  29. Middle East International, asunto 276, página 5. 30 de mayo de 1986. Peretz Kidron.
  30. David K. Shipler, "ARAB and JEW – Wounded Spirits in a Promised Land." 1986. ISBN 0-8129-1273-X. páginas 89 y 90.
  31. Middle East International, asunto 277, páginas 9 y 10. 13 de junio de 1986. Peretz Kidron.
  32. Shipler, página 90.
  33. Amnesty International, "Israel and the Occupied Territories: The military justice system in the Occupied Territories: detention, interrogation and trial procedures." Julio de 1991. AI Index: MDE 15/34/91. Página 43: "El incidente" se cerró cuando en 1986 el Presidente de Israel indultó a 11 miembros del Shin Bet involucrados en el caso".
  34. Middle East International, asunto 279, páginas 8–10, 11 de julio de 1986. Peretz Kidron.
  35. Shipler, página 90: "Shalom juró en un affidavit que su acción había sido aprobada por el escalafón político."
  36. Middle East International, asunto 281, página 6. 8 de agosto de 1986. Peretz Kidron.
  37. Gideon Levy, "The Shin Bet scandal that never died". Haaretz, 2 de octubre de 2011.
  38. Brown, Derek (24 de julio de 1996). «Shin Bet man 'proud of murdering two Arabs.'». The Independent. «Yaton le dijo a Yediot Ahronoth "Soy uno de los pocos que emergió del incidente con un alma sana... Estoy orgulloso de lo que he hecho."». 
  39. La Guardia, Anton (9 de agosto de 1996). «Justice minister's resignation adds to Netanyahu's troubles». The Daily Telegraph. «Ehud Yatom admitió la semana pasada que él había asesinado a los hombres aplastando sus cráneos con rocas.» 
  40. Human Rights Watch world report 1997: Events of 1996, Human Rights Watch, 1996, p.293.
  41. «Kav 300». IMDb. Consultado el 7 de noviembre de 2014. 
  42. «Rescue Bus 300». IMDb. 5 de mayo de 2018. Consultado el 21 de julio de 2018. 

Fuentes[editar]