Impuesto rosa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Se llama impuesto rosa o tasa rosa (del inglés pink tax) al coste adicional de productos cuando son destinados a mujeres, en especial cuando son funcionalmente idénticos a sus equivalentes destinados a los hombres (y, por lo tanto, la diferencia no puede adjudicarse a un mayor costo de producción).[1][2]

El nombre hace referencia a que muchas veces la principal diferencia del producto radica en ser de color rosa, como es el caso emblemático de las máquinas de afeitar descartables. En 2018, según un relevamiento presentado en el Palacio Legislativo del Congreso de la Nación Argentina, este producto tenía un sobreprecio de un 47% en dicho país. Un informe publicado en 2015 por el Departamento de Asuntos del Consumidor de la Ciudad de Nueva York señaló que los productos comercializados orientados específicamente a mujeres cuestan en promedio un 7% más que los productos dirigidos hacia hombres en dicha ciudad.[3]

Esta diferencia no se restringe a artículos orientados a personas adultas, y afecta a todo tipo de productos, más allá de los relativos a la higiene y cuidado del cuerpo, como por ejemplo a juguetes, útiles escolares, vestimenta.[2]

Este fenómeno ha sido estudiado por organismos de distintos países, como la Condusef (México), el SERNAC (Chile), la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires (Argentina) o la FACUA (España), encontrándose resultados similares.[4][5][6][7]​ Las recomendaciones de estos organismos incluyen sustituir esta clase de productos por otros de tipo neutro al momento de realizar una compra.[5]

Tampon tax[editar]

El tampon tax hace referencia a la situación en la que los tampones y otros productos de gestión menstrual no tienen las mismas exenciones de impuestos que sí tienen otros productos considerados de necesidad básica. Quienes proponen de este término argumentan que los productos de higiene para el ciclo menstrual deberían estar clasificados junto con otros elementos de higiene personal imprescindible en las exenciones impositivas.[8][9]​ La BBC estima que las mujeres —destacablemente la mitad de la población global— necesitan usar estos productos durante aproximadamente una semana al mes por aproximadamente 30 años.[10]

Referencias[editar]

  1. «Impuesto rosa: ellas pagan hasta un 30% más por un mismo producto», Ámbito.com, 7 de marzo de 2018, consultado el 22 de abril de 2019 
  2. a b «¿Qué es el Pink Tax? – Economia Femini(s)ta». Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  3. «El impuesto que no deberías pagar: campaña contra el PINK TAX – FEIM». Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  4. «Estudio de precios detectó que mujeres pueden llegar a pagar 30% más que los hombres en algunos productos de igual función - Portal SERNAC». SERNAC: Noticias. Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  5. a b Ortiz, Ángel. «Conozca el impuesto rosa y sepa cómo darle la vuelta». El Economista. Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  6. «Impuesto rosa: qué productos pagan más las mujeres que los hombres - TN.com.ar». Todo Noticias. 7 de marzo de 2020. Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  7. «FACUA denuncia a varios supermercados por la “tasa rosa” en productos para mujer». La Vanguardia. 16 de mayo de 2018. Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  8. Larimer, Sarah (8 de enero de 2016). «The ‘tampon tax,’ explained». The Washington Post. Archivado desde el original el 11 de diciembre de 2016. Consultado el 10 de diciembre de 2016.  Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda)
  9. Bowerman, Mary (25 de julio de 2016). «The 'tampon tax' and what it means for you». USA Today. Archivado desde el original el 11 de diciembre de 2016. Consultado el 10 de diciembre de 2016.  Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda)
  10. «'Tampon tax' paid around the world». BBC. 21 de agosto de 2016. Archivado desde el original el 11 de diciembre de 2016. Consultado el 10 de diciembre de 2016.  Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda)