Iglesia de Santa María (Aínsa)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Iglesia parroquial de Santa María, Aínsa, Huesca.

La colegiata de Santa María también conocida como iglesia de la Asunción es un templo católico situado en la localidad oscense de Ainsa en la comunidad autónoma de Aragón en España.

Es una iglesia de estilo románico de un importante valor artístico siendo uno de los elementos arquitectónicos más importantes de su rico patrimonio. De gran magnitud y sobriedad, se trata de uno de los ejemplos más destacados del románico aragonés sobrarbense.

Está declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

Historia[editar]

Es un edificio construido al más puro estilo románico sobrarbense, se inició a finales del siglo XI terminándose a mediados del XII. Se consagró el año 1181, tal y como consta documentalmente. El claustro se construyó más tarde, en el siglo XIII. Hay testimonio documental del mal estado de la torre y el claustro en el siglo XIV.

Tras la construcción del calustro se amplia con las capillas del presbiterio y la bóveda de la nave en el siglo XVI y en el XVII se añade la sacristía.

Entre 1972 y 1974 el conjunto sufrió una restauración integral, mostrando su aspecto actual.

Descripción[editar]

Se trata de un conjunto compuesto por una iglesia, una torre, un claustro y una cripta. Su arquitectura es románica aunque presenta elementos de otras épocas posteriores.

Vista de la cripta.
La iglesia

La iglesia está construida en sillar irregular. Tiene planta rectangular y un ábside semicircular. El acceso principal, al sur, se realiza por una portada que presenta cuatro arquivoltas sobre columnas. La decoración de las basas y capiteles presentan simples formas geométricas y vegetales. Se observa la reutilización de un capitel como basa de una de estas columnas. Existe también un pequeño crismón en el tímpano de la portada.

El interior de la iglesia presenta formas sobrias y decoración austera, características propias de la arquitectura románica. La cubierta de la nave es esencialmente con bóveda de cañón, aunque aparece ligeramente apuntada en los pies. Anteriormente la nave debió estar dividida en tres tramos por dos arcos fajones cuyos únicos restos son las pilastras sobre las que apoyaban. El ábside está cubierto con bóveda de cuarto de esfera, denominada "de horno", realiza en piedra d color rojizo. Posee también un coro alto a los pies de la nave que conserva su entrada primitiva por la torre. Bajo él se halla la pila bautismal, lisa, pero de tamaño relevante.

Adornan el ábside, un cristo crucificado de factura actual y una virgen del siglo XIII proveniente de una iglesia de un pueblo vecino deshabitado.

La cripta

La cripta está situada bajo el presbiterio de la iglesia. Se accede por medio de dos escaleras situadas en el primer tramo de la iglesia. Se trata de una pequeña estancia de tres naves y cuatro tramos, divididos por 18 columnas. De ellas seis son exentas y cuatro están apoyadas en basas. De los capiteles 12 están marcados con una "R" indicando que son de nuevo cuño, como la bóveda de hormigón armado y ladrillo que fue realizada en la última restauración. De la anterior no quedada resto alguno.

La torre

La torre es el elemento más representativo por su tamaño y sobriedad. Está construida igualmente con sillar irregular y presenta tres cuerpos desiguales. La planta baja actúa como pórtico o lonja formado por dos arcos de descarga, dando acceso tanto a la iglesia como al claustro. El contrafuerte que se aprecia desde el exterior, es la ampliación que esconde la escalera que sube por el interior del muro.

En las dos primeras plantas hay observatorios y saeteros. La primera realiza una función de tribuna, ya que da acceso al templo desde lo alto, mientras que la tercera corresponde al cuerpo de campanas.

Destaca especialmente su último piso, con una cúpula sobre trompas y cuatro nervios de sección rectangular, desde donde puede observarse una magnífica vista panorámica.

Vista del claustro.
El claustro

El claustro está adosado al norte de la nave. Tiene forma trapezoidal irregular y consta de un solo piso. Presenta un corredor cubierto de bóvedas tanto de cañón como apuntadas según los tramos y arcos tanto apuntados como de medio punto.[1]

Aprovecha el sitio disponible y en él hay muestra de las diversas modificaciones realizadas a lo largo de los siglos. Estuvo cerrado por muros y cristaleras y guardó varios retablos, alguno de valor, que se perdieron en la Guerra Civil de 1936-1939. Como curiosidad saber que las pilas centrales tienen la función de recoger agua para mantener la humedad necesaria para el buen funcionamiento del pararrayos.

Referencias[editar]

  1. GARCÍA GUATAS, Manuel. El arte románico en el Alto Aragón. 3ª ed.. Huesca: Instituto de Estudios Altoaragoneses, 2006.

Enlaces externos[editar]