Hugo de Arlés

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Hugo de Arlés o Hugo de Provenza (* h. 887-† 10 de abril de 948) fue rey de Italia desde 926 hasta su muerte.

Hijo de Teobaldo de Provenza y de Berta de Lotaringia, era nieto de Lotario II de Lotaringia por vía materna.

En 905 fue nombrado gobernador de Provenza hasta que en 911, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Luis III el Ciego lo nombró conde de dicho territorio también conocido como Baja Borgoña. Hugo se afianzaría en dicho título en 912 gracias a su matrimonio con la hermanastra del emperador, Guilla de Provenza, que acababa de enviudar del rey de Borgoña Rodolfo I. El matrimonio solo perduró dos años, ya que Wilda falleció en 914 sin dejar descendencia.

En 922, una parte de la nobleza italiana se enfrentó al vigente rey de Italia y emperador del Sacro Imperio, Berengario de Friuli: eligió para ocupar el trono italiano al hijastro de Hugo y rey de Borgoña, Rodolfo II de Borgoña, provocando así una guerra civil que, tras el asesinato de Berengario en 924, llevó a los partidarios de este a ofrecer el trono italiano a Hugo, que fue coronado en Pavía en 926, lo que prolongó el conflicto armado con su hijastro Rodolfo.

En 924 volvió a contraer matrimonio con Alda, que le dio dos hijos: Alda y Lotario, a quien en 931 asoció al trono italiano.

En 928, con la muerte del emperador Luis III, Hugo se consolidó en la soberanía de la Baja Borgoña, lo que le permitió en 933 poner fin al conflicto que mantenía con Rodolfo, el cual aceptó renunciar a sus derechos sobre Italia a cambio de la cesión, por parte de Hugo, de la soberanía que este mantenía sobre la Baja Borgoña, lo que dio origen al reino de Arlés al unirse al reino de Borgoña bajo la única soberanía de Rodolfo II.

Antes, en 932, se casó por tercera vez con Marozia en un intento de dominar a la nobleza romana y con ello afianzar su precario título de rey de Italia, para lo que debió anular su matrimonio con Alda, lo cual logró fácilmente al contar con el apoyo del propio papa Juan XI, que era hijo de Marozia. Esta maniobra política resultó fallida al ser rechazada por Alberico II, otro de los hijos de Marozia y hermanastro del papa, quien se alzó en armas y, tras encarcelar a su madre y al papa, expulsó de Roma a Hugo, quien posteriormente forjó una alianza con Alberico mediante el matrimonio de su hija Alda con el noble italiano.

En 937, a la muerte de Rodolfo II, Hugo intentará recuperar infructuosamente la soberanía sobre el reino de Arlés que había heredado Conrado III de Borgoña, para lo cual no dudó en contraer matrimonio con Berta, la viuda de Rodolfo.

En 940 intentó eliminar a Berengario II, margrave de Ivrea y posible pretendiente al trono italiano, obligándolo a huir a Alemania, quien a su vez logró la protección de Otón I. Esto le permitió armar un ejército con el que en 945 retornó a Italia; Hugo se vio en la necesidad de retirarse a la Provenza, donde falleció.


Predecesor:
Rodolfo II
Rey de Italia
926-948
Sucesor:
Lotario II