Polimatía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Homo Universalis»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Leonardo da Vinci, considerado el arquetipo de "Hombre Renacentista", es uno de los polímatas más reconocidos.

La polimatía (del griego πολυμαθία, el aprender mucho −de μανθάνω, aprender y πολύ mucho−) es la sabiduría que abarca conocimientos sobre campos diversos de la ciencia o las artes. Así, un polímata (en griego: πολυμαθής )?, que quiere decir «que conoce, comprende o sabe de muchos [campos]», sería un individuo que destaca en diversas ramas del saber. El término se refiere a personas cuyos conocimientos no están restringidos a un área concreta, sino que dominan diferentes disciplinas, generalmente las artes y las ciencias. La mayoría de los filósofos de la antigüedad eran polímatas, tal como entendemos el término hoy en día.[1]

También se utilizan los términos Hombre Renacentista u Hombre del Renacimiento y, con menos frecuencia, Homo Universalis (expresión latina que podría traducirse como «hombre de espíritu universal»). Este concepto fue desarrollado durante el Renacimiento italiano por uno de sus máximos representantes, el arquitecto Leon Battista Alberti (1404-1472), que afirmó que "...el artista en este contexto social no debe ser un simple artesano, sino un intelectual preparado en todas las disciplinas y en todos los terrenos". Esta idea recoge los principios básicos del humanismo del Renacimiento. Se caracterizaba por considerar al hombre como un ser todopoderoso, con capacidades ilimitadas para el desarrollo, y exhortaba a la gente a abarcar todos los campos del conocimiento y desarrollar sus capacidades al máximo. Por este motivo, muchos hombres en el Renacimiento hicieron florecer notablemente la cultura y el arte.

Ideal Renacentista: El Hombre del Renacimiento[editar]

Galileo Galilei fue un famoso polímata.

El término "Hombre del Renacimiento" fue registrado por primera vez en inglés escrito a principios del Siglo XX.[2] Ahora se utiliza para referirse a los grandes pensadores que vivieron antes, durante o después del Renacimiento. Leonardo da Vinci ha descrito a menudo como el arquetipo del hombre renacentista, un hombre de "curiosidad insaciable" y de "imaginación febril inventiva"[3]

Muchos polímatas notables vivieron durante la época del Periodo Renacentista, un movimiento cultural que se extendió aproximadamente del siglo XIV al XVII y que comenzó en Italia en la Baja Edad Media y más tarde se propagó al resto de Europa. Estos polímatas tenían un enfoque redondeado de la educación que refleja los ideales de los humanistas de la época. Se esperaba de un caballero o cortesano de la época que pudiera hablar varios idiomas, tocar un instrumento musical, escribir poesía, etc., cumpliendo así el ideal renacentista. La idea de una educación universal era esencial para lograr la capacidad de erudito. Por lo tanto, se utilizó la palabra universidad para describir una casa de estudios. En este momento las universidades no se especializaban en áreas específicas, pero a los alumnos se les enseñaba una amplia gama de la ciencia, la filosofía y la teología. Esta educación universal les dio una base desde la cual podían continuar un aprendizaje para convertirse en un maestro de un campo específico.

Durante el Renacimiento, Baldassare Castiglione, en su guía "El Libro del Cortesano", describe cómo un cortesano ideal debe tener atributos.[4] El guía polímata Castiglione destacó el tipo de actitud que debe acompañar a los muchos talentos de un gran pensador, una actitud que llamó "sprezzatura". Un cortesano debe tener una actitud individual, ser despreocupado, fresco, hablar bien, cantar, recitar poesía, tener un porte adecuado, ser atlético, conocer las humanidades y las obras clásicas, pintar y dibujar y poseer muchas otras habilidades, siempre sin comportamiento llamativo o jactancioso, en definitiva, con "sprezzatura". Los muchos talentos del polímata deben aparecer a los demás que realiza sin esfuerzo, de forma desenfrenada, casi sin pensar.

En cierto modo, los requisitos del caballero de Castiglione recuerdan al sabio Chino, Confucio, que mucho antes representó el comportamiento cortesano, la piedad y las obligaciones de servicio requerido de un caballero. La instalación fácil en tareas difíciles también se asemeja a la falta de esfuerzo inculcada por el Zen, como en el tiro con arco, donde ninguna atención consciente es necesaria más que la espontaneidad pura, produciendo mejor habilidad y más nobleza. Para Castiglione, la actitud de aparente falta de esfuerzo debe acompañar a una gran habilidad en muchos campos distintos. En palabras de Castiglione, el cortesano debe "evitar la afectación ... (y) ... la práctica ... una cierta "sprezzatura" ... disimular todo el arte y hacer todo lo que se hace o se dice pareciendo que no exige esfuerzo alguno y casi sin pensar en ello".[4] [5]

Este ideal renacentista difiere ligeramente del polímata en que participan más avances intelectuales. Históricamente (aproximadamente 1450-1600) representó a una persona que se esforzaba por "desarrollar sus capacidades de la manera más completa posible", tanto mental como físicamente.

Cuando a alguien se le llama hoy en día "Hombre del Renacimiento" o "Mujer Renacentista", se entiende que, en lugar de simplemente tener amplios intereses o conocimientos superficiales en varios campos, él o ella posee un conocimiento más profundo y una habilidad, o incluso una experiencia en algunos de esos campos al menos.[6]

En la actualidad, la expresión "Hombre del Renacimiento" se utiliza generalmente para describir a una persona con dominio intelectual o académico y no necesariamente el aprendizaje universal implícito en el Humanismo Renacentista. Algunos diccionarios usan el término "Hombre del Renacimiento" para describir a alguien con muchos intereses o talentos,[7] mientras que otros dan un significado restringido al Renacimiento y más estrechamente relacionados con los ideales del Renacimiento.

Términos relacionados[editar]

Aparte de "hombre del Renacimiento", como se mencionó anteriormente, otros términos similares en uso son "homo universalis" (latín) y "uomo universale" (italiano), que se traducen como "persona universal" u "hombre universal". El término relacionado "generalista"" -en contraste con "especialista"- se utiliza para describir a una persona con un enfoque general de conocimientos.

La polímata alemana medieval Hildegard von Bingen, dictando a su escribiente en una ilustración de "Liber Scivias"

El término "genio universal" suele aplicarse a Leonardo da Vinci como primer ejemplo. Parece semplearse sobre todo cuando una persona ha hecho contribuciones duraderas en uno al menos de los campos en los que se vio involucrado activamente y cuando tenía universalidad de enfoque.

Cuando una persona se describe como teniendo "conocimiento enciclopédico", es por exhibir un vasto ámbito de conocimientos. Esta designación puede ser anacrónica, como en el caso de personas como Eratóstenes, quien actualmente tiene la reputación de haber tenido conocimientos enciclopédicos, pese a que su vida fue anterior a la existencia de toda enciclopedia.

Comparación de polímata y polito[editar]

Muchos diccionarios de origen de las palabras enumeran estas palabras como sinónimos en inglés o como palabras con significados muy similares. Thomas Moore tomó las palabras como correspondiente a "polis" de manera similar en su poema "El diablo entre los estudiosos":[8]

"En el que vuelo, yendo lejos"

"En persecución de Pollys, aún más lejos"
"Que cualquiera de sus homónimos son"
"-Los eruditos y Polyhistor,""

"Políglotas y todas sus hermanas."

Según el "Diccionario Inglés de Oxford", las palabras significan prácticamente lo mismo: "la palabra latina clásica Polyhistor se utilizó exclusivamente y la palabra griega con frecuencia de Alexander Polyhistor", pero "polimatista" apareció más tarde, y luego "polímata". Así hoy, a pesar de cualquier diferencia que puede haber tenido cuando fue acuñado originalmente, a menudo se considera que significa lo mismo. [cita requerida]

En deportes[editar]

En Gran Bretaña, frases como "deportista polifacético", "erudito deportivo/polímata deportivo" o simplemente "erudito/polímata" se utilizan de vez en cuando en un sentido restringido para referirse a los atletas que han actuado en un alto nivel en varios deportes muy diferentes, en lugar de a los superdotados en muchos campos de estudio. Alguien cuyos logros se limitan al atletismo no se consideraría un "erudito" en el sentido habitual de la palabra. Un ejemplo es Howard Baker, que fue llamado un "erudito deportivo" por la "Enciclopedia del Football Británico" por ganar títulos en salto de altura y en cricket, fútbol y waterpolo.[9]

Entre los polímatas intelectuales (ciencias y artes) encontramos genios que pertenecieron a épocas muy alejadas en el tiempo:

Listado de algunos polímatas célebres[editar]

A continuación se exponen algunos ejemplos de personas que pueden ser consideradas polímatas por su contribución a diversos áreas del conocimiento:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. León Esteban Mateo (2002). Cultura y prehumanismo en la Curia Pontificia del Papa Luna, 1394-1423. Universitat de València. pp. 19–. ISBN 9788437054179. Consultado el 30 de abril de 2011. 
  2. Harper, Daniel (2001). «Online Etymology Dictionary». Consultado el 5 de diciembre de 2006. 
  3. Gardner, Helen (1970). Art through the Ages. pp. 450–456. 
  4. a b Castiglione, Baldassare. The Book of the Courtier: The Singleton Translation, ed. D. Javitch, (New York: Norton, 2002, 32).
  5. D'Epiro, Peter and Desmond Pinkowish, Mary. Sprezzatura. (New York, Anchor Books, 2001).
  6. «va=Renaissance man — Definition from the Merriam-Webster Online Dictionary». M-w.com. Consultado el 6 de abril de 2012. 
  7. «Oxford concise dictionary». Askoxford.com. Consultado el 6 de abril de 2012. 
  8. The Complete Poems of Sir Thomas Moore by Thomas Moore, Project Gutenberg.
  9. Cox, Richard (2002). Encyclopedia of British Football. Routledge. ISBN.  p. 15

Para leer más[editar]

Enlaces externos[editar]

Plantilla:La educación alternativa