Hibridación in situ

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La técnica de hibridación in situ está basada en la capacidad que poseen los ácidos nucleicos para hibridarse entre sí, es decir, la existencia de determinada secuencia de ADN o ARN, que resulta complementaria con otra secuencia.

Su utilidad reside en la capacidad de poder demostrar mediante la utilización de una sonda (formada por una secuencia de ADN previamente conocida) marcada con un isótopo radiactivo, la presencia de determinada secuencia de ADN o ARN complementaria, en la muestra a estudiar.

Lo que se produce mediante la utilización de esta técnica es: La hibridación (unión), de la sonda marcada, con la secuencia a buscar (en el caso de estar presente en la muestra) y posteriormente mediante técnicas específicas (autoradiografía o inmunohistoquímica), la transformación de la secuencia en algo visible.

Esta técnica es muy útil, por ejemplo, para identificar la secuencia de nucleótidos, en determinadas enfermedades de origen genético.

La hibridación in situ no puede considerarse al 100% como una técnica de uso general, pues es muy específica, elaborada y se usa en casos concretos, sin embargo aporta información sobre la fisiología de las células que ningún otro método es capaz de aportar. Este método se basa en la complementariedad de las bases nitrogenadas que componen los ácidos nucleicos. Se utiliza una secuencia de nucleótidos conocida, complementaria al ARNm que buscamos localizar. El método tiene una gran eficacia, pero para obtener la secuencia guía en cuestión es necesario purificar el ARN que queremos, retrotranscribirlo y llevar a cabo una serie de procesos que alargan el MÉTODO

Véase también[editar]