Herminia López

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Herminia López Vidal
Personaje de Cuéntame como pasó
Maria Galiana.jpg
Maria Galiana, quien interpreta a Herminia
Primera aparición El retorno del fugitivo
Interpretado por María Galiana
Episodios 227
Temporada(s) 1-presente
Información
Sexo Femenino
Edad 92 años
Color de pelo Blanco
Nacimiento 12 de agosto de 1899
Fallecimiento valor desconocido
Ocupación Ama de casa
Familia Rafael Fernández (marido) (†)
Mercedes Fernández (hija)
Antonio Alcántara (yerno)
Inés Alcántara (nieta)
Toni Alcántara (nieto)
Carlos Alcántara (nieto)
María Alcántara (nieta)
Antonio Oriol Domingo Alcántara (biznieto)
Santiago Alcántara Andrade (biznieto)
Hijos Mercedes Fernández López
Nacionalidad España
Estatus actual Casera
Perfil en IMDb

Herminia López Vidal es un personaje de ficción, de la serie española Cuéntame, interpretado por la actriz María Galiana.

Sagrillas[editar]

Herminia nace el 12 de agosto de 1899 en Sagrillas (Albacete). Es una mujer de pueblo, familiar, tradicional, y muy hecha a sus costumbres. Se casó con su marido Rafael Fernández'. [[Mercedes Fernández López|. Quedó viuda en 1947.

Durante la guerra, Herminia y su familia lo pasaron mal debido a la escasez de alimentos, algo que la marcará siempre, y lo recordará años más tarde.

Madrid[editar]

Se traslada, acompañando a su hija, yerno y dos nietos al barrio de San Genaro, donde en 1960 nace su tercer nieto Carlos Alcántara Fernández. Reacia a los cambios modernos acaba aceptándolos, pero siempre pensando que su hija y yerno están endeudándose demasiado para comprar cosas. Tiene amistad con Valentina Rojas, una vecina del barrio que vive con su hijo y nuera, romántica incurable y fantasiosa, pero de gran corazón. Siempre con miedo de que la envíen a una "residencia" (que en ese tiempo se llamaban asilos), como le sucedió a su amiga Valentina. Cercano al asesinato del Almirante Luis Carrero Blanco, Herminia conoce a Alfredo, mientras trabaja con Mercedes en Meyni. Tienen una relación de amistad y amor platónico, aunque sus nietos Carlos y María (nacida en 1971), digan siempre que Alfredo es "el novio de la abuela".

Herminia es, a su manera, la consejera de su familia, pues en algún momento todos piden su opinión y aunque siempre se queja de que "nadie me dice nada de lo que pasa en esta casa", se entera de todo y lo vé todo, aunque comente poco. Es en cierta forma el pilar de la familia, y como prometió en su lecho de muerte a Purificación, su consuegra, trata por todos los medios que la familia siga unida y tenga contacto entre sí y no tiene reparos en recordárselo. En las navidades de 1973, la familia marchó a Sagrillas y Antonio discutió con sus Toni e Inés y por poco pasan en casas separadas las fiestas, pero Herminia tomó las riendas de la situación y acusándoles de mala memoria a él y a Mercedes, logró que toda la familia cenara la Nochebuena junta.

Vive con miedo los días anteriores a la muerte de Francisco Franco, temiendo que se repitieran los sucesos del 1936, se abastece de comida. Pero, pese al temor, no puede dejar de expresar su indignación ante el hecho de que Alfredo sea dado de alta forzosamente de la Ciudad Sanitaria La Paz, por que necesitaban espacio para el Generalísimo. Pide a Mercedes que lo acojan en su casa y allí reciben las noticias del 20 de noviembre, "Franco ha muerto".

Aunque no le gusta la política, apoya discretamente las aspiraciones de Antonio, incluso vota la UCD. Cuando Mercedes y Antonio plantearon mudarse de San Genaro, Herminia quiso irse a Murcia con Alfredo, pero al final su hija le convenció de quedarse alegando que "no sabría qué hacer sin ti". En el barrio de Salamanca no le gustaba utilizar el ascensor y prefería subir las escaleras de servicio y al principio las encopetadas vecinas del barrio le preguntan a Mercedes si es una empleada doméstica y Mercedes dice categóricamente que es su madre.

Regresa con su familia a San Genaro, después de finalizada la carrera política de Antonio y la quiebra del Banco de Granada donde la familia pierde sus millones. Asume como siempre sus tareas de ama de casa.

En 1981 escucha por radio los sucesos del 23 de febrero, que estaba reportando su nieto Toni. Se pone enferma de ansiedad y Carlos y Karina tienen que llevarla a la Casa de Socorro donde le dan un ansiolítico muy fuerte que la hace poner a todos en su sitio y decir lo que piensa. Vive con preocupación la estancia de su nieto Carlos en Carabanchel, alegrándose mucho cuando "su niño" es puesto en libertad por el testimonio de Arancha.

En 1982, acompaña a su familia a Sagrillas, donde asiste a la revuelta que Rodolfo Miravete causa al desparecer él y el dinero de la bodega de Antonio. Antonio, que sigue apoyando la candidatura de Adolfo Suárez, y aunque a Herminia le cae bien el expresidente, no piensa votar al CDS, sino que para sorpresa de Antonio se siente más convencida por las ideas del partido de Manuel Fraga.