Manuel Fraga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manuel Fraga
Manuel Fraga
Manuel Fraga en 2007.

5 de febrero de 1990-2 de agosto de 2005
Vicepresidente   Alberto Núñez Feijóo
(vicepresidente primero)
Xosé Manuel Barreiro
(vicepresidente segundo)
Predecesor Fernando González Laxe
Sucesor Emilio Pérez Touriño

20 de enero de 1989-1 de abril de 1990
Predecesor Antonio Hernández Mancha
(Alianza Popular)
Sucesor José María Aznar

24 de abril de 1991-15 de enero de 2006
Predecesor Gerardo Fernández Albor
Sucesor Alberto Núñez Feijoo

1977-1987
Predecesor Félix Pastor Ridruejo
Sucesor Antonio Hernández Mancha

12 de diciembre de 1975-5 de julio de 1976
Presidente Carlos Arias Navarro
Predecesor Rafael Cabello de Alba (Vicepresidencia segunda)
José García Hernández (Gobernación)
Sucesor Alfonso Osorio (Vicepresidencia segunda)
Rodolfo Martín Villa (Gobernación)

1973-1975
Predecesor Jaime de Piniés
Sucesor Manuel Gómez Acebo y de Igartua

10 de julio de 1962-29 de octubre de 1969
Predecesor Gabriel Arias-Salgado
Sucesor Alfredo Sánchez Bella

15 de junio de 1977-3 de julio de 1987

7 de febrero de 2006-13 de diciembre de 2011

17 de diciembre de 1989-24 de febrero de 2006

Datos personales
Nacimiento 23 de noviembre de 1922
Bandera de España Villalba, Lugo, España
Fallecimiento 15 de enero de 2012 (89 años)
Bandera de España Madrid, España
Partido FET y de las JONS
Alianza Popular (AP)
Partido Popular (PP)
Padres María Iribarne Dubois
Manuel Fraga Bello
Cónyuge María del Carmen Estévez Eguiagaray (1948-1996)[1]
Hijos María del Carmen, María Isabel, José Manuel, Ignacio y Adriana.[2]
Ocupación Político, jurista, diplomático, profesor y escritor
Religión Católico
Firma Firma de Manuel Fraga

Manuel Fraga Iribarne (Villalba, Lugo; 23 de noviembre de 1922Madrid, 15 de enero de 2012)[3] fue un político, diplomático y profesor español de Derecho.

Fue profesor catedrático de Derecho Político y de Teoría del Estado y Derecho Constitucional; doctor en Derecho y licenciado en Ciencias Políticas y Económicas.

Su trayectoria política se desarrolló desde los años cincuenta del siglo XX hasta el año 2011, ocupando casi ininterrumpidamente cargos de relevancia política e institucional, tanto en la dictadura de Franco como en el periodo democrático; entre otros, fue ministro de Información y Turismo entre 1962 y 1969; vicepresidente del Gobierno y ministro de la Gobernación entre diciembre de 1975 y julio de 1976; y presidente de la Junta de Galicia entre 1990 y 2005.

Además de diputado y senador durante muchos años, fue uno de los padres de la actual Constitución española de 1978; fundador del partido Reforma Democrática, embrión de Alianza Popular y, a su vez, del actual Partido Popular de España; y candidato a la presidencia del Gobierno de España entre 1977 y 1986.

Biografía[editar]

Su madre, María Iribarne Dubois, de quien aprendió francés, era de origen vasco-francés; su padre, Manuel Fraga Bello, fue alcalde de Villalba durante la dictadura de Primo de Rivera.[4]

Manuel fue el primogénito de una familia de doce hijos.[5]

Formado en Derecho, Política y Economía, Fraga ingresó por oposición con el número uno en el Cuerpo de Letrados de las Cortes en 1945 y en 1947 en la Escuela Diplomática. Fue alférez de la Milicia Universitaria.

En 1948 obtuvo la Cátedra de Derecho político de la Universidad de Valencia y en 1953 la de Teoría del Estado y Derecho Constitucional de la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas de la Universidad Complutense de Madrid, en donde fue profesor hasta 1987.

Actividad política en la dictadura de Franco[editar]

En 1951 fue designado secretario general del Instituto de Cultura Hispánica.

En 1953, el ministro de Educación Nacional, Joaquín Ruiz-Giménez Cortés, le nombró secretario del Consejo de Educación (dos años más tarde, sería secretario general técnico del Ministerio correspondiente).

En 1956 se convirtió en el director del Instituto de Estudios Políticos y en 1957 fue nombrado delegado nacional de Asociaciones, que era una de las delegaciones de la recién creada secretaría general del Movimiento.[6]

Ministro de Información y Turismo[editar]

Su primer cargo político relevante fue el de Ministro de Información y Turismo, que ejerció desde el 10 de julio de 1962 hasta 1969. Formó parte, por tanto, del IX Gobierno nacional de España (1962-1965) durante la dictadura franquista.

Su paso por el Ministerio estuvo marcado por dos principios fundamentales: una defensa incondicional del régimen combinada con una propuesta de reformas, autocalificadas de «aperturistas», indispensables, desde su perspectiva, para asegurar la continuidad de aquel.[7]

A lo largo de la década en que estuvo al cargo del ministerio, Fraga se convirtió en uno de los dos principales representantes (el otro era José Solís Ruiz) del llamado «sector reformista» (frente al «inmovilista») del régimen. Básicamente, esta tendencia propugnaba la necesidad de pequeñas reformas institucionales, para adecuar el régimen a lo que los cambios económicos y sociales exigían; entre ellas, y con la mente puesta en lo que pasaría tras la muerte de Franco, sugerían que el Consejo Nacional del Movimiento tuviese capacidad de iniciativa política, para dotarlo de la fortaleza necesaria para garantizar el proceso de continuidad hacia la monarquía.[8]

Durante el verano de 1966, formó parte de la comisión que se encargó de redactar el borrador de la ley orgánica del Estado que se aprobaría en noviembre, ley que cerraba el entramado institucional del régimen y que aseguraba la monarquía como forma futura de gobierno.

En cuanto a su labor ministerial, Fraga promovió el desarrollo de la industria turística; de estos años es el eslogan Spain is different! ("¡España es diferente!"),

Los ingresos por turismo se convirtieron rápidamente en el principal capítulo de la economía nacional y, sumados a los envíos del numeroso contingente de emigrantes, sirvieron para permitir una mejora considerable de las condiciones de vida de los españoles a través de la entrada de divisas. Como una consecuencia indirecta, las nuevas costumbres traídas por los turistas se convirtieron en un factor más de debilitamiento del régimen, identificado con un catolicismo preconciliar.

Por otra parte, en tanto que ministro portavoz informó de la ejecución de prisioneros políticos. Por ejemplo en el caso del dirigente comunista Julián Grimau, al que calificó de "ese caballerete" en rueda de prensa cuando estaba detenido y condenado a muerte. Fue fusilado en 1963. La condena de Grimau provocó una gran campaña de rechazo en el exterior, que no logró salvarle la vida. Fraga justificó entonces la ejecución y posteriormente nunca modificó públicamente su postura. El novelista y exministro del PSOE Jorge Semprún ha dicho que "Fraga fue uno de los ministros que fusilaron a Grimau".[9]

Desde su puesto de ministro llamó por teléfono al padre del estudiante Enrique Ruano, asesinado por la policía política del régimen, para amenazarle con detener a su otra hija, Margot, también militante antifranquista, si no cesaba en sus protestas. El entonces director del diario ABC, Torcuato Luca de Tena, confesó que Manuel Fraga Iribarne le dio las órdenes para publicar anotaciones del diario íntimo de Ruano, manipulándolas a fin de que pareciese una persona inestable que se había suicidado.[10]

Desde finales de 1963 y durante todo el año siguiente, Fraga dirigió personalmente desde el ministerio una operación de propaganda denominada «Veinticinco años de paz», con la que el gobierno pretendía mejorar la imagen del régimen sobre todo en el interior.[11]

Tras el accidente sufrido en 1966 por un bombardero estadounidense, a consecuencia del cual se produjo una fuga radioactiva y la caída de varias bombas de hidrógeno (una en el mar y tres en tierra, dos de las cuales esparcieron material radioactivo en una superficie de 226 hectáreas), Fraga se bañó aparentemente en Palomares en un intento de calmar a la opinión pública y demostrar que no había riesgo alguno.

La Ley de Prensa e Imprenta[editar]

La Ley de Prensa que Fraga presentó en 1966 (y que se había ido gestando durante la etapa de su antecesor en el cargo Rafael Arias Salgado) constituyó el punto de partida del llamado «proceso de institucionalización» del régimen, que tenía como fin ofrecer una imagen de tolerancia, sobre todo de puertas afuera. En este sentido, la «Ley Fraga» propició que pudiese emerger

la cultura liberal con la aparición de revistas y publicaciones que no pertenecían a la prensa del Movimiento, como Triunfo, Cuadernos para el Diálogo o el diario Madrid.[12]

Con todo, entre 1962 y 1966, etapa durante la cual se fueron tomando determinadas medidas preparatorias para la Ley (supresión de consignas; flexibilización de la censura previa; etc.), algunos periodistas y publicaciones muy combativos con el franquismo vieron cómo se les impedía publicar o editar, con el objeto de que, una vez aprobada la Ley, no hubise necesidad de tomar medidas contra ellos poniendo en entredicho el carácter aperturista de la misma.[13]

La Ley, que se aprobó en contra de la opinión de Carrero Blanco y la indiferencia de Franco, regulaba la libertad de expresión para salvaguardar el Régimen, estableciendo unos límites muy ambiguos (que, en todo caso, serían precisados por los tribunales) a la hora de tolerar la crítica o puesta en cuestión del propio Régimen. A estas restricciones, se le sumó en 1968 la aprobación de la Ley de Secretos Oficiales que, aunque no directa responsabilidad de Fraga, pudo haber sido fomentada por él para minimizar las acusaciones de «mostrar tendencias liberales» que se vertían contra su persona por parte de determinado sectores del Régimen.[14]

Durante este periodo se produjo la dimisión de Miguel Delibes como director del diario 'El Norte de Castilla' ante los intentos de control de Fraga, el secuestro del diario ABC en 1966, y dos años después el del Diario Madrid, que fue cerrado en noviembre de 1971 y su edificio volado; el periódico no era visto con buenos ojos por ningún miembro del gobierno, incluido Fraga, que lo veía como un rival a la hora de protagonizar la reforma del sistema desde dentro.[15]

La conflictividad política y social que se incrementó entre 1965 y 1969, animó a los sectores inmovilistas del régimen a imponer de nuevo la censura previa, que dio por finiquitada la ley de Prensa.

En 1967 se encargó también de la Ley de Libertad Religiosa, que supone una mayor permisividad con las religiones no católicas, lo que él llama "el problema de los acatólicos". En 1968 es comisionado del gobierno para la descolonización de Guinea Ecuatorial, siendo el encargado de firmar el acta de independencia del país el 12 de octubre de 1968.[16] [17]

El 24 de enero de 1969 se encargó como secretario del Consejo de Ministros de comunicar a la prensa el decreto de estado de excepción. Casi un año después, fue destituido el 29 de diciembre de 1969.

Embajador en Londres[editar]

En 1969, año del estado de excepción que se produjo en torno al proceso de Burgos, cesó como ministro. Fraga aprovecha el caso Matesa para hacer daño a los tecnócratas de Carrero Blanco en el gobierno, varios de los cuales estaban implicados en dicho caso. Como ministro portavoz le da al caso toda la publicidad que puede. Franco toma una medida salomónica destituyendo, tanto a los ministros corruptos, como a los que dieron publicidad al tema.

Después de ser ministro y embajador en Londres, ocupa los escaños de procurador en Cortes y consejero nacional del movimiento.

Abandona temporalmente la política para trabajar en la empresa privada. Ocupa el cargo de director general en la fábrica de Cervezas El Águila de Madrid.

En 1973 va en la terna que presenta el Consejo del Reino, junto a Carrero Blanco y Raimundo Fernández-Cuesta, al general Franco, para que éste designe presidente de gobierno.

Ese mismo año fue nombrado embajador en el Reino Unido, cargo que ejerció hasta la muerte de Franco, vendiendo en el exterior una imagen aperturista de España y contando con el socialista Fernando Morán, que después sería ministro de Exteriores, como cónsul general en Londres. No obstante cuando un piquete de protesta intenta asaltar la embajada española Fraga Iribarne apunta en su diario: "Les hice saber que tenía dos escopetas del doce cargadas con perdigones del cuatro".

En torno a la personalidad de Fraga se funda (como sociedad mercantil, puesto que las asociaciones políticas aún no se permiten) un club político denominado GODSA (Gabinete de Orientación y Documentación, S. A.), que desde 1974 se convertirá en una de las asociaciones políticas (aún se evita el nombre de partidos políticos) que permite el denominado espíritu del 12 de febrero, con el nombre de Reforma Democrática. Frente a la ruptura con la legalidad franquista, aboga por una línea reformista que permita llegar, sin convulsiones y de manera controlada, a un régimen democrático.

Actividad política en la Transición[editar]

Vicepresidente y ministro de Gobernación (1975-1976)[editar]

En 1975 fue nombrado vicepresidente y ministro de Gobernación (cargo equivalente al actual de Interior) del gobierno de Carlos Arias Navarro, en el primer gobierno del rey Juan Carlos.

En estos tiempos convulsos, fue un polémico ministro que acometió dos tareas: llevar a cabo la necesaria reforma política que condujera sin fisuras sociales a una democracia de corte occidental y mantener el orden y la seguridad en la calle en tiempos tan convulsos, con el fin de no conceder la iniciativa a las fuerzas de izquierdas.

Bajo su mandato en el Ministerio en 1976, acuñó la frase «La calle es mía», tras el intento de la oposición de manifestarse el Primero de Mayo, al cual se negó. En esta época también se producen incidentes con las fuerzas de seguridad del Estado: los Sucesos de Vitoria (1976), donde la Policía Armada mató a tiros a 5 obreros al salir de la Iglesia de San Francisco de Asís e hirió a más de 100 personas o la llamada «Operación Reconquista» o sucesos de Montejurra, con dos muertos y varios heridos tiroteados por militantes de la extrema derecha internacional que acudieron a España. Estos acontecimientos debilitaron su imagen de reformista y hombre de centro. En relación con los sucesos de Vitoria, de 3 de marzo de 1976, el Parlamento Vasco, en junio de 2008 aprobó resolución reprobatoria de la actuación del político gallego en relación con los mismos. Continuaron actuando los escuadrones de la muerte en el sur de Francia formados por elementos de extrema derecha, con distintos nombres y apoyados por Policía y Guardia Civil. Las denuncias de torturas acreditadas en los informes de Amnistía Internacional aumentaron.[cita requerida]

Fraga afirmó no disponer de suficientes policías para proteger a la líder comunista Dolores Ibárruri si regresaba a España, lo que motivó la respuesta del dirigente comunista Ignacio Gallego: «Es una actitud evasiva, torpe y grosera, digna de un gobernante graduado en el fascismo" y calificó el reformismo de Fraga de "basado en la represión y la violencia» (Ignacio Gallego, Desarrollo del Partido Comunista, París, Colección Ebro, 1976, p 18 y 272).

Mantuvo reuniones con dirigentes de la oposición como Felipe González y permitió la celebración del XXX Congreso Confederal de la UGT, sindicato todavía ilegal (Madrid, abril de 1976) en el cual Nicolás Redondo fue elegido secretario general.

Apoyó una primera pero reducida amnistía. El 19 de junio de 1976, el afamado periodista Cyrus Sulzberger publica en The New York Times que Fraga le ha manifestado que habrá que legalizar al Partido Comunista tras unas primeras elecciones democráticas. Esto le ocasiona una grave erosión por parte de los inmovilistas del régimen, que agitan contra él los prejuicios anticomunistas.

Durante esta época fue, junto al ministro de Exteriores, José María de Areilza, motor de la reforma política. Sin embargo, estos dos ministros divergían del presidente Arias, que no acababa de avanzar en la superación del franquismo.

El fracaso del gobierno de Arias se saldó con el nombramiento, como nuevo presidente, del que había sido secretario general del Movimiento, el joven Adolfo Suárez. Éste consiguió aglutinar a elementos muy heterogéneos, desde miembros del régimen de Franco partidarios de una reforma profunda hasta centristas del interior que habían disfrutado de una relativa tolerancia, en el partido que se llamó UCD. Fraga, junto a Areilza, era uno de los candidatos favoritos por parte de la prensa liberal para presidir el nuevo gobierno, pero finalmente se quedó fuera del mismo.

Reforma Democrática y Alianza Popular[editar]

Fraga no encontró acomodo en UCD, al considerar que era él quien debía liderar el proceso de reforma política, y no Adolfo Suárez, en quien finalmente recayó dicha misión.

En 1976 organiza el partido Reforma Democrática, que va encuadrando inicialmente sobre todo a políticos activos del régimen de Franco proclives a una apertura, frente a posturas contrarias a la reforma como las de Girón o Blas Piñar.

El 23 de septiembre de 1976 funda Alianza Popular (AP) una federación de fuerzas de derecha, partidarias de una democracia de corte europeo y de limitadas autonomías regionales que frenase el avance social del marxismo y del separatismo. En un primer momento, parece que Fraga se dispone a formar un partido de centro junto con José María Areilza y Pío Cabanillas. Sin embargo, finalmente, el ex ministro de Gobernación se alía con siete ex políticos franquistas, que formarían los llamados por la prensa "siete magníficos", casi todos ex ministros de Franco y, por lo tanto, de la derecha más conservadora.

Junto a Fraga, forman la coalición derechista Gonzalo Fernández de la Mora, Laureano López Rodó, Cruz Martínez Esteruelas, Federico Silva Muñoz, Licinio de la Fuente, Gregorio López Bravo y Enrique Thomas de Carranza.

Al fundarse Alianza Popular, Fraga dice "creemos en la democracia, pero en la democracia con orden, con ley y con autoridad". Alianza Popular trata de ejercer "una acción que tiende a que una gran parte de las fuerzas conservadoras del país formen un grupo que acepte las reglas democráticas y del sufragio". La nueva fuerza política cuenta en sus filas con 183 procuradores de las Cortes.

En junio de 1977 se celebran las primeras elecciones democráticas, siendo Manuel Fraga el candidato a presidente del gobierno por Alianza Popular. Esta fuerza política, que se consideraba heredera del "franquismo sociológico" y creía que tenía serias posibilidades de ganar las elecciones, sólo obtuvo 16 diputados, por debajo del 10% de los sufragios y alrededor de un millón y medio de votos. Como era de esperar, fue el centro de Suárez (UCD) el que ampliamente las ganó.

Actividad política en la etapa democrática[editar]

La Constitución[editar]

Manuel Fraga Iribarne en fecha indeterminada. Posiblemente en una campaña electoral durante la Transición Española.

Durante 1977 y 1978 colabora en la redacción de la Constitución Española, formando parte de la ponencia en representación de AP, junto a los centristas Gabriel Cisneros, José Pedro Pérez-Llorca y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, el socialista Gregorio Peces-Barba, el comunista Jordi Solé Tura y el nacionalista catalán Miquel Roca. En esa época declara sobre la problemática de las nacionalidades históricas y el carácter de España como nación:

El concepto de nación no se puede acuñar a voluntad; no basta una particularidad lingüística, étnica o administrativa; sólo la suma de un gran territorio compacto, de tradición cultural común y con proyección universal; una viabilidad económica; una organización política global, probada por siglos de Historia, sólo eso constituye una nación. Y no es el momento de volver sobre el hecho indiscutible de que nación y nacionalidad es lo mismo.

[3]

Su contribución a la Constitución y al consenso es importante en estos años. Presenta al líder comunista Santiago Carrillo en una conferencia del Club Siglo XXI. Su actitud conciliadora, abierta y proclive al consenso, consigue que los grupos más a la derecha abandonen AP.

Líder de la derecha[editar]

Fraga abandona brevemente la política en 1979 convencido de haber fracasado en su intento de crear una fuerza política de centro-derecha que disputara el poder a un Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que estaba abandonando el marxismo. Sin embargo, en breve retornaría para tratar de dar a su partido, AP, una cara más centrista y moderada, integrando a nuevas personas.

En estos años acuña el concepto de mayoría natural, espectro sociológico dominante que abarcaba las clases medias votantes del centro y la derecha. Pacta con Areilza y Osorio la formación de una coalición más centrada que intenta conectar con lo que entendía era un sector mayoritario en la población.

Pero su mensaje no cala todavía en el cuerpo electoral: en las elecciones de 1979, encabeza Coalición Democrática consiguiendo un grupo parlamentario de apenas 10 diputados y poco más del 6% de los votos: atraviesa la denominada travesía del desierto aguardando a que llegue el fin de una cada vez más inestable UCD.

El 23 de febrero de 1981, Manuel Fraga se encontraba en el Congreso cuando se produjo el intento de golpe de Estado conocido como 23-F. Fraga se enfrentó a los golpistas, y les llegó a decir que o le dejaban salir a él y a todos los diputados o les disparaban.[18]

Tras la intentona golpista, fue recibido por el Rey junto al resto de líderes de partidos nacionales y al presidente del gobierno.

Jefe de la oposición[editar]

En las primeras elecciones al Parlamento de la Comunidad Autónoma de Galicia, ensaya un cierto viraje autonomista que le permite alcanzar la victoria y el Gobierno regional para su candidato Gerardo Fernández Albor, un galleguista de perfil moderado. Es el primer aviso para una UCD en descomposición que deja abierto el espacio de centro derecha.

Alianza Popular forma en 1982 una amplia coalición con el Partido Demócrata Popular y el Partido Liberal, ambas formaciones procedentes de la UCD, así como con partidos regionalistas de Aragón, Navarra y Valencia.

En 1983, Cambio 16 publica que el jefe de seguridad del presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga, es Rodolfo Eduardo Almirón vinculado a la organización terrorista argentina de ultraderecha conocida como la Triple A.

La Coalición Popular obtuvo un 26% de los votos en las elecciones de 1982 y 1986, convirtiéndose Fraga en jefe de la oposición. En cierto modo, Fraga es el gran triunfador de estas elecciones, tras Felipe González, ya que consigue que su fuerza política pase de 9 a 106 diputados y de menos de un millón a más de cinco millones de votos. Se convierte así, con el hundimiento de UCD, en referente del centro-derecha.

Constituido en jefe de la oposición al socialista en el gobierno Felipe González, realiza una política proclive al entendimiento en los grandes temas de Estado, aunque con alguna excepción sonada como la petición de abstención en el referendum para la integración en la OTAN.

En 1986, tras el fracaso de Alianza Popular en las elecciones al parlamento vasco, dimite y se retira temporalmente de la política. Dejando en el cargo de presidente de AP a Miguel Herrero, el cual se mide con Antonio Hernández Mancha en un congreso del partido que gana el segundo.

Eurodiputado[editar]

En 1987 encabeza la candidatura de los populares al Parlamento Europeo, convirtiéndose en eurodiputado.

Hernández Mancha lidera el partido hasta 1988. Tras una fracasada moción de censura contra Felipe González y los discretos resultados de AP en las locales, autonómicas y europeas de 1987, es relevado de la dirección del partido por su fundador, Manuel Fraga, que en 1988 se convierte en presidente de AP en Galicia.[19]

En 1989 se celebra el congreso de la refundación, AP pasa a ser el Partido Popular, integrando ahora ya en un solo partido a todo el espectro centrista, liberal, democristiano y conservador que había representado anteriormente la Coalición Popular. El entonces presidente de Castilla y León, un joven José María Aznar, es designado candidato a la presidencia del gobierno.

Presidente de la Junta de Galicia[editar]

Fraga decide entonces volver a su tierra, Galicia, y presentarse a las elecciones al Parlamento gallego. Ofrece un programa abierto al galleguismo y un mensaje de recuperación de la dignidad de la autonomía gallega en un momento en que gobernaba un tripartito (PSdeG-PSOE, Coalición Galega y Partido Nacionalista Galego), fruto de una moción de censura. La derecha siempre había vencido en tierras gallegas, pero con su candidatura el PP, en coalición con una fuerza nacionalista moderada (Centristas de Galicia), obtiene, por fin, la mayoría absoluta.

Fraga ejerce un fuerte liderazgo durante 15 años. Defiende la identidad cultural gallega dentro de España con la idea de la autoidentificación y un autonomismo avanzado con su propuesta de administración única, inspirada en técnicas político-administrativas propias del federalismo de ejecución. Fue una etapa en la que el Partido Popular en Galicia tuvo una indiscutible personalidad propia que llegaba a todos los intersticios de la sociedad gallega. Su reverso político fue el líder nacionalista Xosé Manuel Beiras con el que sostuvo memorables enfrentamientos políticos y un corto período de entendimiento.

Placa en el albergue para peregrinos de Palas de Rei, Lugo, España, fundado en 1993

Sus detractores le acusan de fortalecer las redes de poder provincial en las que descansa el tradicional caciquismo gallego y de establecer un control de los medios de comunicación gallegos por la vía de convenios y subvenciones. Le hacen responsable de una política desarrollista escasamente planificada. Proliferaron parques empresariales en zonas de nula vocación industrial, concentraciones parcelarias sin real interés agrario e inversiones dispersas al servicio de líderes locales con escasos efectos multiplicadores. Recuerdan que su período es el de la consolidación del feismo urbano, de la destrucción de valores paisajísticos gallegos (monocultivo de eucalipto, minicentrales eléctricas, parques eólicos, macroplantas de acuicultura y canteras en espacios de alto valor natural) y el de la colosal contaminación de las rías. El macroproyecto arquitectónico de la Cidade da Cultura ha sido objeto también de vivas controversias.

Estatua en honor a Manuel Fraga en Cambados, Pontevedra, España, en reconocimiento a esfuerzo en impulsar el desarrollo de la viticultura, inaugurada en 2012

Sus partidarios hacen hincapié en los avances en electrificación y telefonía rural, el desarrollo de la viticultura y el saneamiento ganadero, la mejora de las carreteras interiores, la defensa de la conexión con la Meseta mediante autovías, el despegue espectacular del desarrollo turístico a mediados de los noventa y la eficaz ayuda a decenas de miles de emigrantes en Argentina y Uruguay, durante la aguda crisis económica que padecieron estos países a principios de siglo XXI. Destacan la política de extinción de incendios forestales que pasó de 100.000 hectáreas quemadas en 1989 a un promedio de 20.000 en los años de su mandato. Recuerdan que, con Manuel Fraga, Galicia obtuvo transferencias competenciales que la colocaron a un nivel de autogobierno puntero equiparable al de Cataluña.

Manuel Fraga fue uno de los presidentes autonómicos pioneros en desarrollar una activa acción exterior, algo que se creía vedado para las comunidades autónomas en función de la competencia del Estado central en materia de relaciones internacionales. Fueron polémicas sus buenas relaciones con Fidel Castro, influidas por el hecho de que la familia de Fraga había vivido en Cuba, mientras que el padre de Fidel era gallego.

Contribuyó a la mutación del espectro político gallego. Sus posiciones galleguistas y las redes locales de poder hicieron desaparecer a Coalición Galega y el nacionalismo de centro. Aumentar al 5% el número de votos necesarios para conseguir representación, acabó aglutinando al nacionalismo de izquierdas en torno al BNG, que llegó a ser, en sus dos últimas legislaturas, la segunda fuerza política en Galicia.

Como consecuencia del hundimiento del petrolero Prestige cerca de las costas gallegas a finales de 2002, Fraga fue muy criticado por la inacción y división desatada en el seno su gobierno, entre los que demandaban una mayor exigencia hacia el Gobierno de Aznar y los que optaban por la sumisión. Aznar acabó imponiendo la salida del gobierno de su delfín (Xosé Cuíña Crespo), ofreciendo a cambio un Plan de infraestructuras conocido como Plan Galicia. La masiva contestación en las calles, azuzada por el colectivo nacionalista Nunca Máis, no impidió que, pocos meses después, el PP saliera ganador de las elecciones municipales en la mayoría de las poblaciones costeras afectadas por la marea negra, aunque con retrocesos significativos en las ciudades y villas de tamaño medio (Vivero, Ribadeo, Monforte, Carballo...).

En las de 2005, siendo ya uno de los mandatarios en activo más ancianos del mundo, volvió a ganar las elecciones por amplio margen respecto del segundo partido en número de votos pero perdió la mayoría absoluta. La alianza de gobierno entre PSdeG y BNG impidió que Fraga obtuviera de nuevo la presidencia de la Junta de Galicia, la cual pasó a Emilio Pérez Touriño (PSdeG).[20]

Desde 2005[editar]

Fraga ocupó un puesto de senador designado por el Parlamento gallego, cargo para el que fue elegido en 2006 con 74 votos de los 75 que conforman el parlamento autonómico. En marzo de 2008 vuelve a ser designado senador autonómico por Galicia, esta vez con los votos del Bloque Nacionalista Galego y del PSOE. Su partido optó por abstenerse en esta votación.

Fue uno de los políticos en activo más ancianos del mundo, dedicándose a la escritura de libros (donde supera los 80) y a dar conferencias. Fraga ocupó desde 1990 el cargo honorífico de presidente-fundador del PP.

Presidió, al ser el senador más longevo, la mesa de edad en la constitución de la cámara alta en 2008, donde aprovechó para recordar su idea de reformar el Senado en un sentido autonomista.

Manuel Fraga en una convención del Partido Popular Europeo que tuvo lugar en Madrid, el 7 de febrero de 2008

Fraga tuvo una posición propia con eco por sí misma dentro de su partido. Defendió posiciones claras en polémicas internas. Así mostró su simpatía por el entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en quien vio un líder capaz de captar el voto progresista, defendió la reforma del Estatuto de Andalucía pese a la adjetivación como nacional que contiene para esa comunidad, advirtió de los peligros de hacer seguidismo a la cadena radiofónica COPE por sus posiciones que él juzgó como demasiado extremistas, abandonó una votación en el Senado para no ir en contra de una de sus ideas autonomistas (la participación autonómica en la designación de los magistrados del Tribunal Constitucional) y animó a una línea reformista sin renunciar a los valores tradicionales de la derecha española. A su vez, en la polémica trama del Caso Gürtel - investigación iniciada en febrero de 2009 dedicada a una presunta red de corrupción política vinculada al Partido Popular de España - Fraga, en unas declaraciones a la Cope, se refirió a Rita Barberá como "extraordinaria y por encima de toda sospecha", para añadir que "no diría lo mismo" de Francisco Camps, mostrando así indicios de duda sobre la inocencia o culpabilidad del político valenciano en dicha trama.[21]

En 2007, en unas declaraciones a El Faro de Vigo, comparó a Franco con Napoleón, afirmando que

«el franquismo ha sentado las bases para una España con más orden»

Y respaldó las declaraciones de Jaime Mayor Oreja, dirigente del Partido Popular que se negó a condenar el franquismo. Consideró que la España de la década de 1930 «no era para vivir», comentando el asesinato de Calvo Sotelo. Al mismo tiempo criticó al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero:

«Todo esto de la Memoria Histórica ... un intento de ir a contramarcha de la historia».[22]

En 2009 declaró a El Faro de Vigo que Ava Gardner le había invitado a tomar unas copas, pero que el la rechazó y eso le sentó mal a la diva.[23]

El 2 de septiembre de 2011 finalmente anuncia su renuncia a la política activa.[24]

Fallecimiento[editar]

El 15 de enero de 2012, aproximadamente a las 22:30 horas, Fraga muere a los 89 años de edad en su casa de Madrid a consecuencia de un paro cardiaco al no haberse recuperado de una afección respiratoria que le atacaba desde hacía varios días.[25]

Visión de Galicia[editar]

"Formamos los gallegos un pueblo inserto en España y en Europa desde los orígenes. En efecto, mi país ingresó en la primera organización general europea, que fue el Imperio romano, cuando las legiones ocuparon su territorio en dos sucesivas y largas campañas acaudilladas por Julio César y por Octavio Augusto; es decir, por los dos fundadores del imperio. Galicia permaneció dentro de éste hasta su fragmentación, ocurrida en el siglo V. Y ya en en siglo VI se integró en la unidad de la monarquía española, en la que sigue inscrito. Así es Galicia una de las más preclaras regiones que constituyen ininterrumpidamente el reino de España desde hace mil quinientos años. Nuestra constante adhesión a España y a Europa no es, por tanto, una cosa reciente, sino muy antigua: y, por tal, historia transformada en naturaleza radical. Esa radicalidad se ahondó gracias a un hecho que parecería fantástico si no fuera, como lo es, totalmente histórico. Ocurrió, en efecto, que Santiago de Compostela, la capital histórica de Galicia, se convirtió a partir del siglo IX en extremo occidental de un camino de peregrinos llamado Camino de Santiago. Ese camino enlazaba en el centro de Europa con otros dos: el camino de los romeros, que conducía a Roma, y el camino de los palmeros, que conducía a Jerusalén. Esas tres entradas coincidían en el mismo sentido -esencialmente religioso y completariamente cultural, comercial y económico- y fueron así las vías de comunicación de las personas, cosas e ideas de cuya pluralidad surgió la Europa moderna.[26]

Visión de Europa[editar]

"Europa es la acumulación de muchas realidades históricas, que venían de muy atrás; la cultura clásica, griega y romana; la expansión de los pueblos nórdicos; la tradición cristiana, con un claro predominio de su versión romana, tras el cisma de Oriente; una organización social progresivamente más flexible que las otras zonas geográficas y culturales; su capacidad de resistencia frente a la presión militar y cultural de otros conjuntos; su capacidad, en fin, para crear con todo ello unos modelos de vida y de organización, que le permitieron (desde una estructura geopolítica a la vez plural e integrada) descubrir y dominar gran parte del orbe, e influir de modo decisivo en todo él, en lo que ha sido ingeniosamente descrito como el verdadero "rapto de Europa".(...) Una Europa capaz de autodestrucción, de la que empieza a levantarse, y esperemos que lo logre, cara a los difíciles desafíos del nuevo milenio."[27]

Vínculos intelectuales con Hispanoamérica[editar]

"La Europa moderna fue el agente colectivo que, a partir del siglo XVI, descubrió América, verificó la unidad de la tierra y derramó por todo este planeta recién circunvalado una forma de cultura y civilización superiores, las cuales han marcado el progreso de toda la humanidad hasta nuestros días. En toda esa empresa tuvimos en América el protagonismo de todos conocido los españoles, los portugueses... y también los gallegos. Es decir, los que el bardo Eduardo Pondal llamó "Os Eoas" en su gran poema épico escrito en lengua gallega y dedicado al Descubrimiento.

Durante los tres primeros siglos siglos de la modernidad hispanos y americanos nos mantuvimos integrados en un mismo Imperio español, unido más por el Derechos que por la fuerza, en cuanto que cimentado en los principios de la igualdad de todos los seres humanos ante la ley y de la protección de los más débiles, ambos consagrados en las Leyes de Indias por primera vez en la historia de los derechos humanos. Durante tres centurias los europeos transferimos a América toda la tecnología y la ciencia de que disponíamos, y realizamos en ella colosales obras de infraestructura: de infraestructura física -como caminos, puertos y ciudades-; y de infraestructura cultural -como universidades, imprentas, hospitales y templos-. Todavía siguen siendo útiles por doquier muchas de aquellas construcciones.

Luego, durante los dos últimos siglos de la modernidad -una vez consumada la lógica independencia de las repúblicas americanas, como pueblos llegados a la mayoría de edad- los europeos aportamos capitales, empresarios y abundante mano de obra no especializada -constituida por millones de emigrantes- y también alguna superespecializada -integrada por valiosísimas minorías de universitarios refugiados o líderes exiliados."[28]

Estrechos vínculos intelectuales con Puerto Rico[editar]

Publicación pionera sobre la historia política de Puerto Rico y el controvertible debate sobre si el actual estatus es un “Estado Libre Asociado” o una “colonia con cadena más larga” de los Estados Unidos de América (según descrito por el prócer graduado de la Universidad Harvard, de origen paterno vasco, don Pedro Albizu Campos).

Sobre esta obra el mismo Fraga Iribarne expresó:

"Cierra el libro un trabajo extractado de mi libro Las Constituciones de Puerto Rico (Madrid 1953). Es quizá el que más a fondo trabajé en su día, y por lo mismo el que más he dudado en reproducir. Sin embargo, he optado por hacerlo, convencido de que si, por una parte, el indudable progreso económico realizado desde entonces podría tener más amplio reflejo en algunas de sus partes; por otra, se han agravado algunos de los problemas entonces apuntados, en la discrepancia creciente de ciertos aspectos de la política oficial y la tradición católica del país [de Puerto Rico]. Pero no quiero dejar de hacer expresa constancia aquí de la profunda impresión que me hizo, en 1960, la visita en Nueva York a las oficinas que allí mantiene la Administración puertorriqueña para ayudar y orientar a sus emigrantes en la gran metrópoli (6), y en 1968 una visita oficial a la isla [de Puerto Rico], cuando estaba a punto de terminar la larga etapa del P.P.D. (Partido Popular Democrático, a su vez, rival del fenecido Partido Republicano Puertorriqueño y del aún vigente Partido Independentista Puertorriqueño)"[29]

David Stern llamó la atención sobre mi actitud crítica, señalando su coincidencia con al de V. Marcantonio en la Cámara de Representantes (de Estados Unidos de América)[30]

Vínculos intelectuales con Cuba[editar]

Sobre Cuba declaró:

"Más allá de las diferencias ideológicas, y nunca lo hemos negado, Fidel Castro... es uno de los muchos símbolos de este mundo hispánico que tantas veces fue glorioso, estuvo dividido, fue despreciado injustamente y es un símbolo de independencia.[31] "

Vínculos intelectuales con Panamá y Perú[editar]

  • El Canal de Panamá: geopolítica, diplomacia y derecho internacional
  • Las constituciones del Perú

Condecoraciones y reconocimientos[editar]

Condecoraciones españolas[editar]

A lo largo de su carrera, Manuel Fraga ha sido laureado con las más altas condecoraciones civiles españolas, entre las que figuran:[32]

Órdenes
Medallas

Condecoraciones extranjeras[editar]

Ha recibido distintas condecoraciones internacionales, entre las que figuran:

Reconocimientos y premios académicos[editar]

Otros reconocimientos[editar]

Obras[editar]

  • La acción declarativa (1944)
  • Así se gobierna España (1949)
  • Razas y racismo en Norteamérica (1950)
  • El control de las relaciones internacionales por el Senado norteamericano (1951)
  • El Congreso y la política exterior de los Estados Unidos (1952)
  • Las Constituciones de Puerto Rico, Santiago de Compostela (1953)
  • El Canal de Panamá: geopolítica, diplomacia y derecho internacional", (1953)
  • Las constituciones del Perú, (1953)
  • La educación en una sociedad de masas (1954)
  • El Gabinete inglés (1954)
  • Balmes, fundador de la Sociología positiva en España (1955)
  • Don Diego de Saavedra y Fajardo y la diplomacia de su época (1955)
  • La familia española ante la segunda mitad del siglo XX (problemas y soluciones)(1959)
  • La familia y la educación en una sociedad de masas y máquinas (1960)
  • Estructura política de España: la vida social y política en el siglo XX (1961)
  • La guerra y la teoría del conflicto social (1962)
  • El nuevo anti-maquiavelo (1962)
  • Horizonte español (1965)
  • El desarrollo político (1972)
  • El Estado y la Iglesia en España (1972)
  • La República (1973)
  • Cánovas, Maeztu y otros discursos de la segunda restauración (1976)
  • Alianza Popular (1977)
  • Los fundamentos de la diplomacia (1977)
  • La Constitución y otras cuestiones fundamentales (1978)
  • La crisis del Estado Español (1978)
  • Después de la Constitución y hacia los años 80 (1979)
  • Ideas para la reconstrucción de una España con futuro (1980)
  • Memoria breve de una vida pública (1980)
  • El debate nacional (1981)
  • España, entre dos modelos de sociedad (1982)
  • El cañón giratorio: conversaciones con Eduardo Chamorro (1982)
  • El cambio que fracasó (1986)
  • España bloqueada (1986)
  • En busca del tiempo perdido (1987)
  • De Santiago a Filipinas, pasando por Europa (1988)
  • Galicia ayer, hoy, mañana (1989)
  • Galicia en España y en Europa (1990)
  • La cultura gallega, pasado, presente y futuro (1990)
  • Álvaro Cunqueiro: dos discursos (1991)
  • Galicia en el concierto regional europeo (1991)
  • A Galiza e Portugal no marco europeu (1991)
  • De Galicia a Europa (1991)
  • La Galicia del año 2000 (1993)
  • Administración única: una propuesta desde Galicia (1993)
  • Da acción ó pensamento (1993)
  • Ética pública y derecho (1993)
  • El futuro del estado autonómico (1996)
  • Nuevo orden mundial (1996)
  • Galicia fin de milenio (1997)
  • Cánovas del Castillo, cien años después (1897-1997) (1997).
  • Ciencia y tecnología: desafío político y administrativo (2000)
  • Las claves demográficas del futuro de España (2001)
  • Final en Fisterra (2006)
  • Sociedad y valores (2006)

Véase también[editar]


Predecesor:
Gabriel Arias-Salgado
COA Spain 1945 1977.svg
Ministro de Información y Turismo de España
1962-1969
Sucesor:
Alfredo Sánchez Bella
Predecesor:
Rafael Cabello de Alba
COA Spain 1945 1977.svg
Vicepresidente segundo del Gobierno de España
1975-1976
Sucesor:
Alfonso Osorio
Predecesor:
José García Hernández
COA Spain 1945 1977.svg
Ministro de la Gobernación de España
1975-1976
Sucesor:
Rodolfo Martín Villa
Predecesor:
Ninguno
Logo AP.svg
Secretario general de AP

1977-1979
Sucesor:
Jorge Verstrynge
Predecesor:
Ninguno
Logo AP.svg
Portavoz del Grupo Popular en el
Congreso de los Diputados de España

1977-1982
Sucesor:
Miguel Herrero de Miñón
Predecesor:
Félix Pastor Ridruejo
Logo AP.svg
Presidente de AP

1979-1986
Sucesor:
Antonio Hernández Mancha
Predecesor:
Gerardo Fernández Albor
Logo AP.svg
Presidente de AP de Galicia

1988-1989
Sucesor:
Refundación del partido
(PP de Galicia)
Predecesor:
Antonio Hernández Mancha
(Alianza Popular)
People's Party (Spain) logo.svg
Presidente del PP

1989-1990
Sucesor:
José María Aznar
Predecesor:
Refundación del partido
(AP de Galicia)
People's Party (Spain) logo.svg
Presidente del PP de Galicia

1989-2006
Sucesor:
Alberto Núñez Feijoo
Predecesor:
Fernando González Laxe
Escudo de Galicia.svg
Presidente de la Junta de Galicia

1990-2005
Sucesor:
Emilio Pérez Touriño

Referencias[editar]

  1. ABC (25 de febrero de 1996). «Hemeroteca». Consultado el 16 de enero de 2012.
  2. Alerta digital (16 de enero de 2012). «Muere Manuel Fraga». Consultado el 16 de enero de 2012.
  3. El País (15 de enero de 2012). «Muere a los 89 años Manuel Fraga». Consultado el 15 de enero de 2012.
  4. Biografías y Vidas
  5. Faro de Vigo (16 de enero de 2012). «Tenaz León Villalba». Consultado el 16 de enero de 2012.
  6. Cf. Manuel Ortiz Heras (coord.), Memoria e historia del franquismo, pág. 134.
  7. Carmen Molinero y Pere Ysàs, La Anatomía del Franquismo. De la supervivencia a la agonía, 1945-1977, Crítica, Barcelona, 2008, pág. 44.
  8. Cf. Borja de Riquer, La dictadura de Franco (vol. 9 de Josep Fontana y Ramón Villares (directores), Historia de España), Crítica / Marcial Pons, Barcelona, 2010, pág. 488-489.
  9. (J. Martí y J. Ramoneda, Jorge Semprún y la terrible memoria de Federico Sánchez, Por Favor. Una historia de la Transición, Barcelona, Editorial Crítica, 2000, p 150)
  10. (Natalia Junquera, «No se tiró, lo mataron», El País, 17 enero 2009)
  11. Cf. Borja de Riquer, La dictadura de Franco (vol. 9 de Josep Fontana y Ramón Villares (directores), Historia de España), Crítica / Marcial Pons, Barcelona, 2010, pág. 483.
  12. Carmen Castro Torres, La prensa en la transición española. 1966-1978, Alianza Editorial, Madrid, 2010, pág. 36.
  13. Cf. Carmen Castro Torres, cit., pág. 41.
  14. Cf. Carmen Castro Torres, cit., pág. 51.
  15. Cf. Carmen Castro Torres, cit., págs. 80-81.
  16. Moratinos viaja a Guinea con Fraga y sin El Pocero, diario El País, 08/07/2009.
  17. Fraga regresa a Guinea cuatro décadas después de firmar su acta de independencia, diario El Mundo, 09/07/2009.
  18. Diariodirecto.com (18 de marzo de 2006). «Los protagonistas del golpe frustado».
  19. http://elpais.com/diario/1988/05/21/espana/580168818_850215.html
  20. IGLESIAS, María Antonia. Cuerpo a cuerpo. Cómo son y cómo piensan los políticos españoles. Editorial Aguilar, Madrid, 2007.
  21. El País (27 de abril de 2010). «Fraga contra Camps».
  22. Fraga: «El franquismo ha sentado las bases para una España con más orden» (30 de diciembre de 2007). «El País».
  23. El Faro de Vigo (20 de octubre de 2009). «Ava Gardner me invitó a tomar una copa pero, para su sorpresa, me excusé».
  24. El País (2 de septiebre de 2011). «Fraga abandona la política activa». Consultado el 2 de septiembre de 2011.
  25. República (15 de enero de 2012). «Muere Manuel Fraga a los 89 años por paro cadiaco». Consultado el 16 de enero de 2012.
  26. Fraga Iribarne, Manuel; "Nuevo Orden Mundial" Ed.Planeta, 1996 pp. 168 y 169
  27. Fraga Iribarne, Manuel; "Nuevo Orden Mundial" Ed.Planeta, 1996 pp. 97
  28. Fraga Iribarne, Manuel; "Nuevo Orden Mundial" Ed.Planeta, 1996 p.98
  29. Madrid, mayo de 1970 M. Fraga Iribarne “ Sociedad Política y Gobierno en Hispanoamérica".
  30. .Notes on the History of Puerto Rico y Commonwealth Status”, en “Revista Jurídica de la Universidad de Puerto Rico”, vol. XXX (1961), pág. 48.
  31. http://elconfidencialdigital.com/mundo/imprimirNoticia?id=c31d4c40-67df-11e0-a4c7-b37475d75069 Declaraciones a periodistas españoles que lo acompañaban en su visita a Cuba, 30 de octubre de 1998.
  32. Levante (3 de septiembre de 2011). «Manuel Fraga pone fin a 60 años de actividad política». Consultado el 16 de enero de 2012.
  33. March.es
  34. Perfil de Fraga en la web de la RACEF. [1]
  35. Cf. [2]

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias