Gens Julia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Julio César, máximo representante de la gens Julia

La gens Julia fue un conjunto de familias de la Antigua Roma que compartían el nomen Julio. Los primeros Julios fueron de extracción patricia y aparecen por primera vez en los fastos en la época republicana temprana en la familia de los Julios Julos. Descendientes de estos fueron los Julios Césares, también patricios, cuya presencia es esporádica en las listas consulares durante los últimos cien años de la República. Julio César, el dictador, cinco veces cónsul, es la más relevante figura de esta familia. En época imperial, y como consecuencia de las concesiones imperiales de ciudadanía, los Julios se multiplicaron, como lo demuestra las decenas de miembros de esta gens que alcanzaron el consulado, siendo la mayoría de origen plebeyo.

Origen[editar]

En la República tardía, los Julios Césares se decían descendientes de Julo, alternativamente hijo de Ascanio (a su vez, hijo de Eneas) o identificado con él mismo. Con esta ascendencia, se relacionaban con la casa real troyana y los tempranos reyes de Alba Longa.[1] Tras la toma y destrucción de esta ciudad, Tulo Hostilio llevó a Roma a varias familias albanas, entre las que estaban los Julios, y los admitió en el patriciado.[2] No obstante, en la obra de Tito Livio se menciona a cierto Próculo Julio testigo de la ascensión al cielo de Rómulo, fundador y primer rey de Roma.[3]

Nombres y personajes relevantes[editar]

La familia empleaba sobre todo los nombres masculinos (praenomina): Cayo, Sexto y Lucio; más raros eran Vopisco y Próculo. Las mujeres se llamaban todas Julia.

Los cognomina eran: César (Caesar), Julo (Iulus), Mentón (Mento) y Libón (Libo); además, aparece algún Bursio.

Su antepasado más lejano conocido es Lucio Julio Libón. El primer miembro de la familia en conseguir el consulado fue Cayo Julio Julo, en 489 a.C. En 208 a.C. Sexto Julio César fue pretor, y posteriormente gobernador de Sicilia.[4] En todo caso, los Julios eran históricamente una familia patricia con no demasiada relevancia pública, que ejerció algunos consulados pero que no era parte, en el siglo I a.C., de las familias más influyentes y que aportaban mayores cargos públicos a la república.

La gens toma la mayor importancia con el ascenso de Cayo Julio César. Después de la muerte de César, los Julios continuaron manteniendo un poder importante en Roma a través de la dinastía Julio-Claudia (Augusto, Tiberio, Calígula, Claudio, y Nerón fueron miembros de la misma).

Referencias[editar]

  1. Wiseman, 1974, p. 153.
  2. Wiseman, 1974, p. 154, n. 1.
  3. Tito Livio. Desde la fundación de la Ciudad. I, 16.
  4. Infancia y juventud de Julio César spqr.com

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]